• Buscar
Publicidad

Alimentos para la anemia en niños

Alimentos para la anemia en niños

La anemia infantil es bastante habitual ya que, según los expertos, la padecen hasta un 50% de los niños menores de 3 años. Para combatirla nada mejor que una dieta rica en alimentos con hierro como las legumbres o las carnes rojas.

Publicidad

Indice

 

¿Cómo afecta la anemia a los niños?

La anemia es una disminución en el número de glóbulos rojos (o hematíes) en la sangre o en los niveles de hemoglobina. Esto hace que la sangre no transporte el oxígeno adecuado al organismo, causando una serie de síntomas bastante característicos:

- Cansancio

- Palidez

- Sensación de frío constante

- Falta de apetito

- Somnolencia

- Debilidad muscular

- Decaimiento

- Dificultad para respirar

- Problemas de rendimiento escolar

En los niños la anemia es relativamente frecuente ya que los pediatras alertan que hasta un 50% de menores de 3 años puede padecer en algún momento esta enfermedad. Las causas principales de la aparición de la anemia en niños son:

1- Alimentación pobre en hierro.

2- Parasitosis intestinal que provoca pérdidas de sangre ya que los gusanos se alimentan de la sangre.

3- Consumo de leche de vaca en menores de 6 meses que puede causar una enteropatía perdedora de glóbulos rojos, enfermedad en la cual se produce una salida de los hematíes y con el tiempo, anemia.

4- Ciertas infecciones como paludismo, tuberculosis, infección urinaria, etc.

5- Dieta pobre en vitamina B12, ácido fólico o vitamina E.

El tratamiento normalmente consiste solo en administrar suplementos con hierro y B12 al niño mientras sea necesario y llevar una dieta adecuada rica en ambos nutrientes.


Alimentos ricos en hierro

Estos alimentos son fuente de hierro, pero también de vitamina B12 y de ácido fólico.

- Carne de vaca, pollo y pescado

- Legumbres: alubias, garbanzos, lentejas y soja

- Yema de huevo

- Guisantes, espinacas, coliflor, brócoli, remolachas (verduras de hoja verde oscuro)

- Frutas, especialmente uvas y mango

- Mariscos de concha (mejillones, almejas)

- Carne rojas y vísceras (hígado sobre todo)

- Lácteos suplementados con hierro

- Calabaza

- Frutos secos

La absorción de hierro es más efectiva cuando es ingerido con el ácido ascórbico o ácido cítrico, encontrados por ejemplo en la naranja y en el limón. Así que cuando le des al niño un alimento rico en hierro, acompáñalo de una naranja de postre y evita los lácteos (queso, yogures, flanes, natillas...) en la misma comida.

Asimismo, la lactancia materna prolongada es la mejor manera de prevenir y evitar la anemia infantil ya que la leche materna es rica en hierro. 


Glosario

Anemia infantil

Definición:

Es el descenso de la hemoglobina. La hemoglobina es una sustancia presente en los glóbulos rojos de la sangre, que se encargan de transportar el oxígeno a todos los tejidos del cuerpo.

Síntomas:

- Cansancio - Palidez en la piel, en la parte interna de los párpados y en la raíz de las uñas - Sensación de frío - Falta de apetito - Somnolencia - Debilidad muscular - Decaimiento - Aumento de la frecuencia de los latidos cardíacos

Tratamiento:

El médico determinará como primer paso del tratamiento asegurar una dieta adecuada rica en hierro y vitamina B12. Después puede recetar suplementos vitamínicos que contengan hierro y otras vitaminas. La dosis de hierro normal es de 3 a 5 miligramos por kilo de peso por día. Se debe dar la dosis fraccionada en dos o tres tomas diarias, alejadas de la ingesta de leche o comida. Las deposiciones pueden volverse oscuras. La duración del tratamiento depende de la respuesta del niño, normalmente se administra un suplemento durante tres meses después de que se haya normalizado el valor de hemoglobina. Si la anemia es severa y no responde al tratamiento, se realizará una transfusión de sangre. Sólo se recurre a ello en determinados casos -anemia severa, anemia más neumonía o asma con insuficiencia respiratoria moderada o severa- por los riesgos que ésta implica.

Fecha de actualización: 14-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×