×
  • Buscar
Publicidad

¿A qué edad puede comer un bebé palomitas?

¿A qué edad puede comer un bebé palomitas?

Las palomitas de maíz son un snack muy popular. Las comemos en el cine y también en casa cuando ponemos una película. Hay gente que las prefiere saladas, y otros dulces. Pero lo que está claro es que a casi todo el mundo le gustan y son fáciles de preparar. Es por esto que cuando el bebé ha alcanzado cierta edad y es capaz de masticar, nos preguntamos si ya puede comer palomitas. ¿Qué debemos saber antes de dárselas?

Publicidad

Índice

¿Pueden comer palomitas los bebés?


Para empezar a introducir alimentos sólidos en la dieta del bebé, primero tenemos que pensar en la edad del bebé y su capacidad para masticar, además de en el alimento sólido que queramos darle: su tamaño, su textura… Hacernos otras preguntas como si se deshace en la boca por la propia saliva o necesita ser masticado son muy útiles para decidir si pueden comer o no ciertos alimentos con su edad, además de tener en cuenta posibles alergias. 

Aunque la edad para empezar con la alimentación complementaria son los 6 meses, las palomitas no están entre los alimentos recomendados para esta etapa. Aunque puedan parecer blanditas, contienen granos de maíz duros o la cáscara de estos, que resulta imposible de digerir para el bebé.

La tráquea de un niño pequeño tiene aproximadamente el diámetro de una pajita, por lo que puedes imaginarte lo fácil que es que algún alimento mal masticado produzca un atragantamiento o incluso la asfixia si van a los pulmones o al aparato respiratorio. 

Por su medida y características, es muy fácil que una palomita pueda quedarse atascada en la garganta de tu bebé, ya que su capacidad de masticar y tragar no está completamente desarrollada.

Así que ese plan de tarde de domingo de película en casa con palomitas tendrá que esperar hasta que el bebé pase a ser niño y sepa masticar correctamente y analizar si todo está bien triturado antes de tragar.

Según la Academia Americana de Pediatría, ese momento no llegará antes de los 5 años de edad, por lo que, hasta ese momento, ofrécele al niño otras alternativas de snacks y mantén fuera de su alcance las palomitas.

Cuando ya haya cumplido la edad recomendada y creas que el niño está preparado para comer palomitas sin atragantarse debes estar muy atento las primeras veces que las come. Evita que esté corriendo o jugando a la vez que come. Para evitar sustos es mejor que coma sentado y tranquilo, contando las veces que mastica antes de tragar si es necesario. Al principio asegúrate de que en su plato está solo la parte blanda de las palomitas, sin cáscaras ni granos que puedan bloquear sus vías respiratorias. Además, nada de echarles sal ni azúcar, las palomitas pueden ser sanas sin ambos aditivos. 
 

¿Qué hacer si mi bebé se atraganta con una palomita?

No te puedes perder ...

¿A qué edad puede comer un bebé aguacate?

¿A qué edad puede comer un bebé aguacate?

El aguacate se ha ganado un hueco en la gastronomía de casi todo el mundo. Tiene numerosos beneficios tanto para bebés como para adultos, pero ¿cuándo un bebé puede empezar a comer aguacate?

Y tambien:


Puede darse el caso de que no supieras lo dicho anteriormente y le hayas dado palomitas o de que tu bebé haya comido una palomita sin que te dieras cuenta.

De repente notas que tu bebé empieza a toser o a presentar síntomas de ahogamiento y tienes que estar preparado para realizarle los primeros auxilios:

1-Golpes en la espalda: coloca al bebé boca abajo, apoyado en tu muslo, con la cabeza un poco más baja que el tronco y sujétala con una mano. Golpéale en la espalda, entre los omoplatos, de manera firme y hasta 5 veces. Si el bebé no expulsa lo que ha tragado, practícale el paso 2.

2-Compresiones en el pecho: coloca al bebé boca arriba y, utilizando dos dedos, presiona fuerte en el medio del pecho. Esto ayuda al bebé a expulsar aire de los pulmones.

3- Llamar al 112. Si después de las compresiones en el pecho el bebé no expulsa la comida, llama inmediatamente a los servicios de emergencia.
 

Otros alimentos peligrosos para bebés


Los niños que aún no han alcanzado los 5 años de edad no han desarrollado por completo la masticación. Es por eso que hasta esa edad el riesgo de atragantamiento y asfixia es mucho mayor.

Por el tamaño de su tráquea y sus capacidades para masticar y tragar, además de las palomitas, debemos evitar otra serie de alimentos hasta que cumplan la edad recomendada para comerlos:

- Salchichas: su forma de tubo las hace un alimento muy peligroso. Si decides dárselas a tu bebé pártelas en trozos muy pequeños, más alargados que redondeados.

- Uvas enteras: las uvas pueden ser una de las frutas favoritas de tu bebé, por su sabor dulce y su textura blandita. Si decides dárselas, asegúrate de que quitas la piel, las pepitas y las cortas de forma longitudinal.

- Caramelos: al estar en contacto con la saliva y ser resbaladizos es muy probable que el bebé se lo trague cuando el caramelo aun es muy grande

- Verduras crudas: puede que le des a tu bebé palitos de verdura cruda, ya que puede agarrarlos bien con la mano y chuparlos para descubrir su sabor. El problema llega si el bebé ya tiene los dientes incisivos, ya que es probable que parta la verdura y se la trague.

- Frutos secos: si el niño aún no ha desarrollado los molares, triturar de forma correcta los frutos secos le será muy difícil.


Fuentes:

AAP. 2013. Selecting snacks for toddlers. American Academy of Pediatrics.

Cruz Roja

New York State Department of Health

Fecha de actualización: 13-07-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.