Ovulación y temperatura basal. ¿Qué relación tienen?

Ovulación y temperatura basal. ¿Qué relación tienen?
comparte

Si quieres determinar en qué momento de tu ciclo ovulas, hacer un seguimiento de tu temperatura corporal basal (TCB) es un buen punto de despegue.

No te puedes perder ...

Enfermedad celiaca y fertilidad

Enfermedad celiaca y fertilidad

La relación entre enfermedad celiaca y fertilidad ha sido objeto de estudio desde hace tiempo. En la literatura podemos encontrar múltiples estudios acerca de este tema en los que se muestran opiniones contradictorias. Esto hace que existan dudas sobre si merece la pena hacer un cribado sistemático de enfermedad celiaca a todas las parejas que acuden a una clínica de fertilidad.

La ovulación es el proceso de liberación de un óvulo maduro que se ha desarrollado en el ovario de la mujer. Se corresponde con una de las etapas del ciclo menstrual, la cual es desencadenada por acción de las hormonas sexuales.

La ovulación marca los días fértiles de la mujer, ya que es en este momento cuando podrá tener lugar la concepción al mantener relaciones sexuales sin protección.

La temperatura basal es la temperatura que tiene el cuerpo en reposo, es decir, nada más despertarse y antes de levantarse, después de haber dormido un mínimo de seis a ocho horas.

La temperatura corporal pasa por dos fases: al inicio del ciclo está más baja, lo que causa la ovulación, y después se eleva y comienza el periodo infértil de la mujer.

El método de la temperatura basal puede ayudar cuando se busca un embarazo. Es un procedimiento para el que se requiere un poco de constancia y disciplina: hay que ponerse un termómetro cada mañana, observar los cambios que experimenta el flujo vaginal a lo largo del ciclo menstrual y anotar cuidadosamente toda la información.

Unos tres días después de la ovulación aumenta el nivel de progesterona. Esta sustancia, también llamada hormona del cuerpo lúteo, juega un papel importante en la nidación del óvulo fecundado y durante la primera fase del embarazo

La progesterona es la responsable de que la temperatura corporal se eleve uno o dos días después de la ovulación. Cuando el aumento térmico (de unos 0,2 a 0,5 grados centígrados) se registra tres días seguidos, se considera que ha finalizado la fase fértil de la mujer en ese ciclo.

La temperatura permanece más alta durante un mínimo de diez días, tras los cuales vuelve a descender, dando lugar a la menstruación. En algunas mujeres, sin embargo, la temperatura corporal vuelve a bajar una vez que ha aparecido la regla.

Midiendo la temperatura corporal solo es posible saber si ha habido ovulación. Para saber cuándo se inicia el periodo fértil hay que analizar el flujo vaginal o moco cervical.

El periodo más fértil de la mujer tiene lugar antes y poco después de la ovulación. Por lo anterior puedes concluir que al tomarte la temperatura basal todos los días e ir controlando los resultados, puedes estimar cuándo habrás ovulado.

Si bien en la mayoría de las mujeres la TCB desciende antes de la ovulación y aumenta después de ovular, estos cambios no siempre ocurren el mismo día de la ovulación. Únicamente el 11 por ciento de las mujeres ven un aumento en su TCB el día en el que ovulan, y solo el 40 por ciento ven un descenso ese mismo día.

No podrás identificar el momento exacto de la ovulación de manera directa, pero teniendo en cuenta que el período fértil comienza 4 días antes de la fecha de la ovulación y termina unas 24 horas después, te será fácil establecer un patrón más o menos regular de los días más fértiles de tu ciclo.

Es importante que tengas en cuenta que solo podrás registrar el momento de la ovulación una vez que haya ocurrido. Por eso se recomienda hacer un control de la curva de temperatura basal durante dos ciclos menstruales consecutivos como mínimo antes de poder realizar una interpretación fiable de los datos.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>