• Buscar
Publicidad

Los padres que hacen ejercicio antes de la paternidad tienen hijos más saludables

Los padres que hacen ejercicio antes de la paternidad tienen hijos más saludables

Dado que la madre es la que lleva al bebé dentro durante los 9 meses de embarazo, se suele hacer más hincapié en su estilo de vida y lo que debe comer o cómo debe cuidarse desde antes incluso de la concepción para favorecer esta y el desarrollo sano del feto. Sin embargo, es también muy importante que el padre se cuide desde los meses antes.

Publicidad

Índice

 

Hábitos saludables desde antes del embarazo

Desde hace un tiempo se sabe que la salud de la madre antes del embarazo y los cuidados que siga durante este, así como la estimulación prenatal, influyen directamente en el crecimiento y desarrollo del niño no solo en su etapa prenatal, sino también a lo largo de toda su infancia. Por eso, las mujeres cuidan su dieta antes de quedarse embarazadas y durante estos 9 meses, pero también aspectos como el peso, el ejercicio, no fumar ni beber alcohol… Pero son menos los padres que cuidan su alimentación o su estilo de vida antes del embarazo, y también influye, y mucho, en el desarrollo fetal y posterior ya que, al fin y al cabo, el embrión se forma con la unión de un óvulo y un espermatozoide, por lo que la calidad de este es muy importante.

Además, cuando hay problemas de fertilidad se echa “la culpa” a las mujeres y son ellas las que, en primer lugar, se someten a pruebas para ver dónde puede estar la causa, pero lo cierto es que está comprobado que los problemas de fertilidad están causados en un 40% por la mujer, un 40% por el hombre y un 20% restante por ambos, por lo que los hombres deberían someterse a pruebas también.
 

Hacer ejercicio antes de la concepción favorece la salud de los hijos

La investigadora de fisiología y biología celular del Centro Médico Wexner, Kristin Stanford, ha realizado un estudio, publicado recientemente en la revista Diabetes, que dice que los hombres que hacen ejercicio un mes de la concepción producen bebés más saludables.

El estudio presentó dos grupos de ratones. Un grupo fue alimentado con una dieta alta en grasas durante tres semanas; el otro, con una dieta más equilibrada. Cada grupo se dividió en dos: un grupo permaneció sedentario, el otro hacía mucho ejercicio. Después de que nacieran sus hijos, los ratones infantiles recibieron dietas regulares, pero permanecieron sedentarios. El resultado fue que los hijos de aquellos que habían hecho ejercicio habían mejorado el metabolismo de la glucosa, disminuyó el peso corporal y disminuyó la masa grasa.

El grupo de niños con peor desarrollo fue concebido por padres sedentarios con una dieta alta en grasas. El ejercicio, señala Standford, negó ese efecto: la combinación de ejercicio y una dieta alta en grasas condujo a niños más saludables que los padres sedentarios con una dieta regular. El ejercicio, por lo tanto, es muy importante.

Estos cambios en el fenotipo de la descendencia van acompañados de cambios en la fisiología de los espermatozoides, ya que, por ejemplo, la alimentación con alto contenido de grasa produce una disminución de la motilidad de los espermatozoides, un efecto normalizado en los hombres sujetos a entrenamiento físico. La secuenciación profunda de los espermatozoides revela efectos pronunciados del ejercicio en múltiples clases de ARN (ácido ribonucleico), ya que los cambios múltiples en la carga útil de ARN de los espermatozoides observados en animales que consumen una dieta alta en grasas son suprimidos por el entrenamiento con ejercicios. Por lo tanto, el entrenamiento de ejercicio voluntario de ratones machos produce mejoras pronunciadas en la salud metabólica de la descendencia masculina y femenina adulta.

Por lo tanto, aunque parezca mentira, el ejercicio cambia la expresión genética de la descendencia. Laurie Goodyear, quien dirigió el estudio, dice que esto podría tener consecuencias importantes para los niños en su futuro.

Ahora están haciendo nuevas investigaciones para comprobar si el ejercicio de ambos padres tiene efectos aún mayores para mejorar el metabolismo y la salud general de la descendencia. Si se traduce a los humanos, esto sería muy importante para la salud de la próxima generación.
 

¿Qué problemas pueden crear los malos hábitos?

No solo fumar es perjudicial para el desarrollo del niño, sino que muchos otros problemas se producen debido a la vida sedentaria y los malos hábitos alimenticios. Por ejemplo, la diabetes de inicio temprano está relacionada con el microbioma: su expresión genética afecta directamente a los hijos, y sí, la comida que comemos importa. Otro estudio reciente muestra que la lactancia materna no solo es mejor para los bebés, sino que reduce el riesgo de varios tipos de cáncer, diabetes tipo 2 y artritis reumatoide en las madres.

Con tanto enfoque en la madre, la evidencia emergente sobre el papel del padre es importante. Aunque se ha desacreditado el antiguo mito de que el consumo de marihuana afecta las tasas de fertilidad, la obesidad masculina, por ejemplo, tiene un profundo efecto en la salud de los niños.

Sabemos que en los hombres adultos la obesidad altera los niveles de testosterona, el número de espermatozoides y la motilidad, y disminuye la cantidad de nacimientos vivos. Por lo tanto, si le aconsejamos a alguien que se está preparando para tener un hijo que haga ejercicio moderadamente, incluso durante un mes antes de la concepción, eso podría tener un fuerte efecto en la salud de su esperma y la salud metabólica a largo plazo de sus hijos.

Por supuesto, la salud de los padres debe considerarse primero por su propio bien, dados los rigores que tendrán que soportar durante los primeros años de vida de sus hijos, pero, además, es importante para asegurar la salud futura de sus descendientes. ¡Así que todos a hacer deporte!


Fuente:

“Paternal Exercise Improves Glucose Metabolism in Adult Offspring”, Kristin I. Stanford, Morten Rasmussen, Lisa A. Baer, Adam C. Lehnig, Leslie A. Rowland, Joseph D. White, Kawai So, Ana Luisa De Sousa-Coelho, Michael F. Hirshman, Mary-Elizabeth Patti, Oliver J. Rando and Laurie J. Goodyear. Diabetes 2018 Dec; 67(12): 2530-2540. https://doi.org/10.2337/db18-0667

Fecha de actualización: 11-05-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×