Los embriones humanos son capaces de eliminar las células con anomalías

Los embriones humanos son capaces de eliminar las células con anomalías
comparte

Jan Tesarik, experto en reproducción asistida, ha realizado numerosas investigaciones relacionadas con este campo, algunas tan sorprendentes como una reciente que afirma que los embriones humanos están genéticamente programados para detectar anomalías cromosómicas en sus células y eliminarlas.

El desarrollo de un bebé humano es un mecanismo muy complejo. A partir de dos células germinales como son los óvulos y los espermatozoides, se crea un conjunto de células que crecen y se multiplican pasando por diversas fases de menos a más complejas: cigoto, blastocisto, embrión, feto, etc. A lo largo de este proceso, sobre todo en las primeras semanas, pueden surgir problemas que den lugar a anomalías cromosómicas muy graves. Algunas acaban con la vida del embrión causando un aborto, mientras que otras son compatibles con la vida, pero pueden dar lugar a graves enfermedades o síndromes cromosómicos.


Sin embargo, a pesar de lo complejo que es este proceso, la mayoría de las veces no se producen complicaciones y nace un bebé sano. Un estudio reciente realizado por Jan Tesarik afirma que esto puede deberse, entre otras cosas, a que los embriones tienen la capacidad de corregir anomalías cromosómicas durante su desarrollo. Y es que se ha comprobado que la mayoría de embriones humanos contienen proporciones variables de células portadoras de anomalías cromosómicas.  “Sin embargo -explica el doctor Tesarik- la frecuencia de estas células disminuye durante su posterior evolución, sugiriendo la existencia de un mecanismo de autocorrección”.


En un artículo publicado por el investigador y director de la Clínica MARGen en la revista Reproductive Biomedicine Online se analiza este fenómeno de autodefensa y Tesarik afirma además que este tipo de anomalías son más habituales en madres de más edad a causa del aumento de errores en los óvulos. No obstante, estos errores también pueden producirse en las primeras divisiones celulares o venir aportados por los espermatozoides.


Muchas de las células anormales, aunque no todas, contienen dos o más núcleos cada una, un fenómeno llamado multinucleación. Para evitar este problema, la mayoría de las clínicas de reproducción asistida evita la transferencia de embriones con células “multinucleadas”, sin embargo, estudios recientes señalan que la transferencia de embriones multinucleados origina embarazos y nacimientos similares a los de los embriones normales, aunque la probabilidad de embarazo es ligeramente inferior. Esto podría deberse a que, como explica Tesarik, “la mayoría de las células afectadas por anomalías cromosómicas se autoexcluyen de la participación en el futuro desarrollo del embrión y desaparecen progresivamente, mientras que las células sanas siguen adelante y dan finalmente lugar a un feto normal, libre de anomalías cromosómicas. La multinucleación es una mera expresión morfológica de este proceso de autodestrucción celular selectiva”.


Tesarik se basa en otros trabajos, como uno realizado por un equipo japonés en 2015 que mostraba que los embriones con células multinucleadas 2 o 3 días después de la fecundación tenían menos probabilidad de continuar su desarrollo hasta el día 5. Sin embargo, los que alcanzaban esa fecha tenían la misma capacidad de implantarse en el útero y originar un embarazo normal. En la misma línea, un estudio canadiense afirma que los embriones inicialmente multinucleados que han podido continuar su desarrollo hasta el día 5 no presentan una tasa de anomalías cromosómicas más elevada que los embriones que parecían “normales” desde el inicio de su desarrollo.


Paralelismo con las células precancerosas


El mecanismo de esta autocorrección de los embriones es similar al del organismo de una persona adulta para eliminar errores cromosómicos en la multiplicación celular que puede dar lugar a células cancerosas. Cada día son muchas los errores que aparecen, pero el organismo cuenta con una serie de procesos, como la parada de la división celular, caracterizada por la aparición de múltiples núcleos antes de la desaparición definitiva de estas células, para evitar que se conviertan en cancerosas. De igual modo actúan los embriones.


“El estudio de los paralelismos de los mecanismos de autocorrección de los embriones y de la eliminación de las células adultas precancerosas podrá ayudar, a medio y largo plazo, a profundizar nuestro conocimiento en ambos campos de investigación”.


El análisis del ADN liberado en sangre y semen permitirá determinar anomalías en los espermatozoides


Uno de los principales problemas a los que se enfrentan muchas parejas que recurren a la fertilidad asistida son los fallos en implantación o los abortos espontáneos. Un nuevo estudio llevado a cabo por Tesarik permite detectar determinadas anomalías de la impronta genética de los espermatozoides a partir del análisis del ADN libre liberado en la sangre y el semen proveniente de los testículos.


Actualmente existen métodos para determinar el origen celular del ADN libre y, así, esclarecer el origen de algunas patologías como el cáncer. Sin embargo, en el caso del ADN proveniente de la producción de los espermatozoides no es sólo una cuestión cuantitativa. En la producción de los espermatozoides a partir de sus células precursoras se producen importantes cambios en determinados genes: evolución epigenética. Estos procesos no alteran la propia secuencia de los genes, pero añaden factores que determinan en qué medida el gen será activo o reprimido en diferentes tipos de células.


En el caso de los espermatozoides, el conjunto de estos fenómenos es importante para que el embrión pueda desarrollarse normalmente. “Las anomalías de la impronta genética – señala el doctor Tesarik- generalmente no impiden la fecundación, pero causan fallos de implantación, abortos espontáneos o anomalías de los niños nacidos. El análisis de la impronta en el ADN libre proveniente de los testículos nos dará información sobre eventuales riesgos de este tipo”.


También puede ser útil en casos de azoospermia (ausencia de espermatozoides) debida a la producción defectuosa de los espermatozoides en los testículos. En estos casos, según Tesarik, “el análisis del ADN libre aislado del semen de los hombres con azoospermia es un método no invasivo, en comparación con la biopsia testicular, que puede ser útil para predecir la capacidad de las espermátidas redondas de formar embriones normales y evaluar eventuales efectos de diferentes tipos de tratamientos realizados para mejorar su desarrollo.”


Fuente:

Jan Tesarik, investigador y director de la Clínica MARGen

Foto: Freepik.com

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×