¿Es normal tener bultos en el pecho?

¿Es normal tener bultos en el pecho?
comparte

La presencia de un bulto en el pecho enseguida no asusta y nos hace pensar en un tumor o cáncer de mama, pero estos bultos que aparecen a veces en los senos pueden deberse a muchas otras causas.

¿Es normal tener ansiedad en el embarazo?

¿Es normal tener ansiedad en el embarazo?

La ansiedad puede lograr que sientas que te encuentras en peligro o que pienses que algo va a salir mal. Recuerda que en el embarazo tendrás muchos cambios físicos y fisiológicos, por lo que el nivel de tus hormonas, unido a los cambios en tu cuerpo, los síntomas del embarazo y planear todo para la llegada de tu pequeño pueden estar ocasionando este problema.

Un bulto es un crecimiento anómalo de tejido que se desarrolla en la mama. El palparse un bulto en uno de los pechos puede causarnos mucho miedo y ansiedad, ya que enseguida lo relacionamos con el cáncer, pero la mayoría de los bultos no son peligrosos. Aún así, es importante que consultes con tu médico por si acaso.

El tejido mamario se siente normalmente abultado o fibroso, formado por pequeños nódulos. Sin embargo, cuando hablamos de un bulto en el pecho es porque ese tejido varía de diversas formas. Por ejemplo, puede notarse un bulto redondo, liso y firme; un bulto sólido y grande que se mueve debajo de la piel; piel rojiza y con abolladuras; cambios en el tamaño o la forma de la mama; etc.

Causas de los bultos en el pecho

Además de un tumor, son muchas las causas que pueden provocar la aparición de un bulto en una de las mamas:

1- Quistas mamarios. Los bultos redondos, circulares, suaves y firmes suelen ser un quiste que se forma al llenarse de líquido uno de los conductos de leche. Pueden ser más o menos grandes y el tejido de alrededor suele estar sensible e incluso doler. Estos quistes aparecen antes de los ciclos menstruales y desaparecen solos al finalizar estos. Si no es así y se vuelven más grandes o muy incómodos, el médico puede drenarlos, pero no suele ser necesario.

2- Fibroadenomas. Son tumores mamarios sólidos y no cancerosos que se mueven fácilmente por debajo de la piel. El embarazo, la terapia hormonal o la menstruación puede causar la aparición de estos bultos que pueden hacerse bastante grandes, pero que no son peligrosos.

3- Cambios fibroquísticos. Los cambios hormonales que se sufren en la menstruación pueden hacer que se experimenten cambios en las mamas como áreas rugosos o con bultos. Estos cambios tienden a mejorar al disminuir las hormonas tras la regla.

4- Lesiones. Un golpe o traumatismo en el pecho puede causar la aparición de un bulto en uno de los senos. También una lesión grave en el tejido mamario o en los nervios cercanos (necrosis grasa) puede causar la aparición de un bulto.

5- Infecciones. La acumulación de líquido infectado (absceso) en el tejido mamario puede causar un bulto doloroso en la mama. En este caso, si hay infección, será necesario un tratamiento antibiótico para hacerlo desaparecer.

6- Cáncer de mama. Los tumores cancerosos suelen diferenciarse porque son duros, tienen forma irregular, no duelen, la piel de alrededor puede estar enrojecida, el tamaño o la forma de la mama puede cambiar y puede haber secreción del pezón o cambio en la forma o protrusión de este. Ante estos cambios, es necesario acudir al médico para que realice las pruebas necesarias para confirmar el diagnóstico.

Pruebas para evaluar los bultos en los senos

Lo primero si te notas un bulto en el pecho es que te autoexplores y detectes si el bulto es duro e irregular o suave, liso y uniforme. Cuando hay dolor, generalmente, es benigno y asociado a los cambios menstruales. Fíjate en si crece con la ovulación y si disminuye los días de la regla (en los que puede llegar, incluso, a desaparecer).

No obstante, si el bulto no desaparece tras la regla, lo mejor es que acudas al médico quien lo primero hará una evaluación palpando el bulto y detectando los cambios de la mama. Después, lo normal es que realice una serie de pruebas mediante imágenes para poder ver bien el origen del bulto y su causa.

Las pruebas principales son radiografías, mamografías y resonancia magnética del seno. Según lo que se descubra en esas pruebas se puede realizar otras más como una biopsia del tejido o del líquido.

¿Cómo se tratan los bultos en el pecho?

Como hemos visto, la mayoría de los bultos benignos no se tratan, ya que tienden a desaparecer solos o son tan pequeños que no causan dolor ni molestias. Si crecen o duelen mucho, puede ser necesario extirparlos o drenarlos si están llenos de líquido.

También puedes adoptar otras medidas para reducir el dolor si es un quiste, como usar un sujetador bien ajustado que sirva de apoyo al tejido circundante, reducir el consumo de cafeína ya que está comprobado que esta puede hacer que los quistes aumenten y reducir el consumo de sal para evitar la retención de líquidos.

En el caso de que se confirme que el bulto está causado por un tumor cancerígeno, habrá que hacer diferentes pruebas para valorar el estado del tumor, el tipo, si es maligno o no, si se ha extendido, etc. Con todas las pruebas el oncólogo determinará el mejor tratamiento que suele ser cirugía para extirpar el tumor o incluso mastectomía para quitar el pecho completo, quimioterapia y radioterapia.

Cuando se detecta a tiempo, el cáncer de mama tiene una tasa muy alta de curación, así que no debes asustarte, sino confiar en tus médicos.


Fuente:

Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/suspicious-breast-lumps/symptoms-causes/syc-20352786

Foto: Freepik.com

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×