Fertilidad a los 40

Fertilidad a los 40
comparte

A partir de los 35 años la fertilidad de una mujer disminuye año tras año un 15%. Por lo tanto, ¿quedarse embarazada con más de 40 años es misión imposible? ¿Influye también la edad del hombre?

Cuando el embarazo llega a los 40

Cuando el embarazo llega a los 40

La presión de tener hijos a una edad temprana planea a menudo sobre las mujeres. Según el 82% de nuestros lectores la edad idónea para tener hijos debería ser antes de los 35 años y el 55% piensa que lo ideal sería hacerlo antes de cumplir 25. Sin embargo la realidad es otra y cada vez son más las mujeres que desafiando al reloj biológico y amparadas en los avances médicos, retrasan el momento de la concepción, posponiendo la maternidad hasta establecerse laboralmente, encontrar al compañero ideal o iniciar una segunda familia.

Fertilidad pasada la barrera de los 40

En la mujer, la fertilidad se va reduciendo año tras año pasados los 35. Los ovarios y el útero se envejecen, la calidad y la cantidad de los ovocitos es menor,… con lo que las posibilidades de quedarse embarazada en cada ciclo ovulatorio disminuyen.

Según un estudio publicado en la revista médica Fertility and Sterility, las mujeres de 40 años tratadas por infertilidad tienen una probabilidad del 25% de lograr quedarse embarazadas utilizando sus propios óvulos. A los 43 años ese porcentaje disminuye al 10%, y a los 44 hasta el 1,6%. A partir de los 45, es casi imposible quedarse embarazada con sus propios óvulos.

Para verlo más claro, a los 40 la probabilidad de concebir en un año está en torno al 45%, en comparación con una mujer de alrededor de 35, que tiene el 75% de probabilidades. Y al aumentar los años, disminuye, siendo del 2% con 43 años.

No obstante, la salud de la mujer es muy importante para lograr la concepción, ya que una mujer de 40 años, que nunca haya fumado, coma sano y no presente ninguna enfermedad crónica, tiene más posibilidades de quedarse embarazada que una con 27 que fume, no coma adecuadamente y tenga obesidad, por ejemplo.

¿Un embarazo de riesgo?

La edad no solo supone un problema de fertilidad, también existen ciertos problemas y anomalías que son más comunes cuanto mayor sea la edad de la mujer:

- Aborto espontáneo: El riesgo de sufrir un aborto espontáneo se sitúa en el 25% a los 40 años cuando a los 30 es del 12%. A partir de los 44, es de más del 40%. Sin embargo, llevando una vida tranquila y cuidándose mucho, no tiene por qué pasar nada.

- Anomalías cromosómicas: La frecuencia de las enfermedades genéticas también aumenta con la edad. Si a los 25 años una mujer tiene una probabilidad entre 1.250 de tener un bebé con síndrome de Down, a los 40 años esta probabilidad aumenta a una entre 106.

- Problemas en la placenta: Placenta previa, desprendimiento prematuro de la placenta, envejecimiento de la misma… las enfermedades relacionadas con este órgano son tres veces más comunes que en una menor de 30 años.

- Enfermedades del embarazo: Algunas dolencias que aparecen por los cambios que sufre el cuerpo durante la gestación (como la diabetes gestacional y la preeclampsia), son más frecuentes.

- Cesáreas: Las probabilidades de tener un parto por cesárea también aumentan con la edad. Las primerizas mayores de 40 años tienen más del doble de probabilidades que las madres de menos de 30 años de tener un parto por cesárea.

- Parto prematuro: También existen más posibilidades de que el parto se adelante. El porcentaje de partos prematuros en mayores de 40 años es del 40%, con las complicaciones que esto conlleva: bajo peso al nacer, problemas respiratorios, dificultades de desarrollo y aprendizaje, etc.

Fertilidad masculina

Pero la edad no solo afecta a la mujer, también la fertilidad masculina disminuye a medida que éste cumple años. A partir de los 40 años, la cantidad y calidad de los espermatozoides empieza a disminuir, situación que se vuelve drástica al cumplir los 50. Asimismo, aumentan las posibilidades de alteraciones genéticas en los mismos.

Otro problema habitual a esta edad son las enfermedades relacionadas con la próstata, donde se produce el semen. Los casos de cáncer de próstata aumentan a esa edad, y una vez se extirpa la próstata, el hombre pierde completamente su fertilidad.
También la disfunción eréctil se vuelve más frecuente, dificultando la concepción.

Algunos consejos

Sin embargo, los avances médicos de los últimos años permiten que se logre tener un hijo pasados los 40. Eso sí, conviene seguir una serie de recomendaciones:
Lo primero es acudir el médico en cuanto se plantee esta posibilidad. Cada mes que pasa la fertilidad disminuye, por eso no se puede esperar a que pase un año como ocurre en parejas más jóvenes. Conviene hacerse una serie de pruebas lo antes posible para confirmar que no existe ningún problema.

Si tanto el hombre como la mujer están sanos y no presentan ningún problema de fertilidad, deben empezar a cuidar su dieta y llevar una vida lo más sana posible: nada de alcohol ni tabaco, deporte regular, fuera el estrés…

La dieta es fundamental. La obesidad y el sobrepeso dificultan la concepción, aunque también un peso excesivamente bajo. Además, la mujer debe empezar a tomar suplementos vitamínicos de ácido fólico y yodo desde antes de quedarse embarazada para disminuir los riesgos de anomalías cromosómicas.

La tranquilidad y la calma son fundamentales. No agobiarse con el embarazo y disfrutar las relaciones sexuales son la clave para conseguirlo.
 


Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar