• Buscar
Publicidad

Cómo aumentar la fertilidad en la mujer

Cómo aumentar la fertilidad en la mujer

La demanda de tratamientos de fertilidad se ve incrementada en los meses de verano en un 12% en comparación al resto del año, quizá porque el horario laboral de verano y el descanso vacacional propician el abordaje de este proceso. Ofrecemos diez consejos a tener en cuenta tanto para favorecer el embarazo de forma natural como para afrontar con éxito un tratamiento de reproducción asistida.

Publicidad

Índice

 

Consejos para aumentar la fertilidad

1. Cuidado con el reloj biológico: La edad es un factor clave para lograr un embarazo. La mujer cada vez se plantea la maternidad más tarde y por cada año que ésta se retrasa, las posibilidades de quedarse embarazada se reducen un 5%, debido a la disminución de la calidad ovocitaria y a la reserva de óvulos. A partir de los 35 años empieza a haber más dificultades para concebir e incrementa, además, la posibilidad de trastornos cromosómicos en el bebé y el riesgo de aborto.

2. Olvidarse del tabaco y del alcohol: Las mujeres fumadoras requieren en ocasiones más medicación con gonadotropinas para estimular la ovulación y registran tasas de implantación más bajas. En el caso de fumar mucho, hay más posibilidades de sufrir abortos, gestaciones extrauterinas y otras complicaciones como placenta previa, prematuridad, e incluso riesgo de menopausia precoz.

En cuanto al alcohol, es recomendable reducir su ingesta y cesarla por completo durante el embarazo.

3. Controlar el peso. Ni obesidad ni delgadez extrema: Tan perjudicial para la fertilidad es la obesidad como la delgadez excesiva. La primera se asocia a fallos en la ovulación y a mayor riesgo de diabetes gestacional e hipertensión. Respecto al peso muy bajo, puede reducir la producción de la hormona GnRH y alterar la ovulación, así como afectar a la disponibilidad del revestimiento uterino para permitir que el embrión pueda implantarse en él. Debes tener un índice de masa corporal entre 18,5 y 24,99. 

4. Cuidar la alimentación: En cuanto a la alimentación, es aconsejable consumir alimentos con alto contenido en antioxidantes (como frutas y verduras), hierro y ácido fólico (presente en alimentos como los cereales) y ácidos grasos omega-3 (que se encuentran de modo natural en los pescados azules como el atún, el salmón, las sardinas o el marisco), ya que pueden mejorar la calidad de los óvulos. Se recomienda no consumir alimentos elaborados con harinas refinadas, ya que aumentan los niveles de insulina que interfieren negativamente en la ovulación. Otro apunte, el café: varios estudios aseguran que más de tres tazas de café al día afectan negativamente a la fertilidad femenina.

5. Relajarse y evitar el estrés: El estrés puede bajar el nivel de gonadotropinas y aumentar los niveles de prolactina, lo que puede acabar provocando ausencia de ovulación. Además, en mujeres que padecen un alto nivel de ansiedad y estrés las tasas de embarazo bajan y aumentan las posibilidades de sufrir un aborto.

6. Practicar deporte con moderación: Aunque el deporte es muy beneficioso para la salud y el bienestar al planear un embarazo es recomendable bajar el ritmo y la intensidad del ejercicio.

7. Actitud positiva y cosas que ayudan: Mantener una actitud positiva a la hora de buscar un embarazo o empezar un tratamiento es vital y, sin duda, contribuye a llevarlo mejor y evitar la temida ansiedad. La asistencia psicológica es de gran ayuda para controlar los aspectos emocionales.

8. Ciclo menstrual y días fértiles. Para aumentar las posibilidades de concebir es necesario conocer los días fértiles de cada ciclo menstrual y mantener relaciones sexuales durante la ovulación. Solo cuando el óvulo está en las trompas de Falopio se puede conseguir la fecundación. En ciclos regulares, el día fértil es el de la mitad junto con los 3 anteriores y el posterior. En ciclos irregulares es más complicado, por lo que se puede recurrir a los test de ovulación. Además, se aconseja mantener relaciones cada dos días.
 

Articulo relacionado: ¿Qué es la dermatitis atópica?

¿Cómo ayuda la medicina a la fertilidad?

Además de los consejos de estilo de vida saludable antes indicados, debes tener en cuenta que, si llevas más de 12 meses intentándolo y tienes menos de 35 años, o más de 6 meses si eres mayor de esta edad, debes acudir al profesional de medicina por si existe algún problema de fertilidad que requiera de algún tratamiento hormonal, intervención, etc.

- Contar con los profesionales sanitarios: Cuidar la salud sexual es fundamental. No hay que descuidar las revisiones ginecológicas anuales y consultar ante cualquier afección o molestia. Es conveniente informar al médico de que se está buscando un bebé, para que compruebe tu estado de salud y te haga las recomendaciones que considere oportunas. Igualmente, acudir a él si tras un año intentando concebir un hijo de forma natural, éste no llega, para que te haga las pruebas necesarias o te derive a un especialista.

- Controlar la toma de medicamentos: Algunos fármacos afectan a la fertilidad o interfieren en los medicamentos de los tratamientos de fertilidad; otros pueden causar defectos en el feto e incluso abortos, por lo que debes informar a tu médico si estás tomando algún fármaco

- La fertilidad es cosa de dos: El hombre es el gran olvidado al hablar de fertilidad; sin embargo, un tercio de las causas de ésta se deben al varón. Para mantener una buena calidad espermática los expertos recomiendan evitar el consumo de tabaco, ya que puede influir en la reducción de la concentración espermática, en su movilidad... Asimismo, cuidar la alimentación, controlar el estrés, reducir la ingesta de alcohol e incluso evitar el uso de ropa interior ajustada, ya que pueden debilitar el semen.


Te puede interesar:

Algunas parejas se preguntan "¿cómo tener un hijo varón?". El sexo del bebé viene definido por el padre, habiendo un 50% de probabilidades que sea hombre o mujer. Sin embargo, existe una teoría que relaciona el momento de la concepción con el estado de la ovulación. La evidencia científica de esta relación es poca, pero dado que su práctica es totalmente inocua es una opción que siempre se puede probar.

Glosario

Placenta previa

Definición:

Es una enfermedad propia de la gestación que se produce cuando la placenta se sitúa en la parte baja del útero, de manera que bloquea parcial o totalmente el cervix.

Las mujeres mayores de 35 años, que fuman o toma algún tipo de drogas tienen mayor riesgo de padecer esta enfermedad.

Puede llegar a ser grave tanto para la madre como para el feto ya que impide que este se alimente correctamente, puede causar sangrados muy abundantes y, en algunos casos, impedir la salida del bebé por el canal vaginal, por lo que necesitaría una cesárea para nacer.

Síntomas:

Sangrado vaginal repentino, abundante y sin dolor a partir de la 24ª semana. El sangrado se acompaña a veces de dolor en el útero.

Normalmente la placenta previa se descubre en la primera ecografía, y desde ese momento el embarazo se sigue de una manera especial.

Tratamiento:

El tratamiento dependerá de la cantidad de sangrado, la posición de la placenta respecto al cuello del útero, la viabilidad del feto y su posición.

La mayoría de las veces se recomienda reposo hasta que el feto es viable, y se provoca el parto o se practica una cesárea.

Fuentes: Ginefiv, Consejos para mantener la fertilidad https://www.ginefiv.com/consejos-mantener-fertilidad

Fecha de actualización: 22-10-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×