• Buscar
Publicidad

¿Es posible que el bebé no se vea en la ecografía?

¿Es posible que el bebé no se vea en la ecografía?

Es cierto que no es lo más habitual realizar ecografías antes de la semana 7 pues en la quinta y sexta semana el bebé todavía es muy pequeño y en una ecografía tan primaria no se aprecia nada prácticamente puesto que el bebé mide apenas 1 mm. Sin embargo, hay ocasiones en las que te pueden adelantar la ecografía para controlar así mejor tu embarazo o por algún otro caso en particular. ¿Es posible entonces no ver nada en una ecografía?

Publicidad

Índice

 

¿Cuándo se hace la primera ecografía?

Pues bien, como ya veíamos, aunque no es algo habitual, puede suceder que, en determinados momentos, las ecografías se hagan antes de esa séptima semana de embarazo. Sin embargo, es más bien por algo determinado por lo que se hará, así que es mejor no hacerse demasiadas ilusiones porque lo más seguro es que no veas a tu bebé ella.

Existen casos, por ejemplo, en los que las mujeres han podido experimentar diversas complicaciones en embarazos anteriores como podría ser por ejemplo un aborto involuntario, un embarazo ectópico o extrauterino o bien algún sangrado. En estos casos, uno ha de cerciorarse de que todo está correcto a través de una ecografía temprana. En dicha ecografía se comprobará que todo va bien, se confirmará la existencia del embarazo y se verificará, además, que el embrión se encuentra situado correctamente en el útero y que no se han producido hematomas en el útero a consecuencia de la implantación del embrión u otros problemas. Asimismo, esta ecografía temprana nos va a proporcionar otra información importante para los progenitores: si viene un solo bebé o alguno más…

Las ecografías tempranas se realizan de forma transvaginal, un tipo de ultrasonido fetal que consiste en la colocación en la vagina de un dispositivo conocido como transductor, y el cual emite ondas sonoras que después se van a transformar en imágenes. Sin embargo, hay que saber que existen distintos tipos de ecografías fetales que es importante saber diferenciar. Una ecografía fetal es una técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas de sonido para producir imágenes de un feto en el útero. Estas, además, pueden ayudar al profesional de medicina a evaluar el crecimiento y el desarrollo del bebé, y también monitorear el embarazo.

Si esta primera ecografía se hace en la semana cuarta o quinta es posible que todavía no se vea al embrión, sino solo el saco amniótico. No te preocupes, es lo normal en esta semana de gestación. 

Esta primera ecografía fetal se realiza en ginecología durante el primer trimestre para confirmar así el embarazo y calcular el tiempo de gestación, aunque se ha de tener en cuenta que, si este continúa sin complicaciones, entonces la próxima ecografía ya se realizará durante el segundo trimestre cuando son visibles también los detalles anatómicos.
 

Primer trimestre de embarazo

El estudio ecográfico del primer trimestre se realiza para evaluar la presencia, el tamaño y la ubicación del embarazo, determinar la cantidad de fetos y estimar el tiempo que lleva de embarazo. La ecografía también se puede utilizar para los análisis de detección genéticos del primer trimestre, y también para detectar cualquier tipo de anomalía del útero y del cuello uterino.
 

Segundo y tercer trimestre de embarazo

Durante el segundo o tercer trimestre se realiza un ultrasonido estándar para evaluar varias características del embarazo, incluida la anatomía fetal. Este estudio de medicina generalmente se realiza entre las semanas 18 y 20 de embarazo. Sin embargo, el momento de la ecografía se puede modificar por motivos como obesidad, lo que podría limitar la visualización del feto. Y también es probable que se necesite una evaluación ecográfica limitada cuando sea necesario investigar un tema específico.
 

¿Qué tipos de ecografías existen?

Existen distintos tipos de ecografías y es importante diferenciarlas:

- Ecografía transvaginal. Un tipo de ecografía fetal en la que se coloca en la vagina un dispositivo con forma de varilla que emite ondas sonoras y capta sus reflexiones. Mayor frecuencia en las primeras etapas del embarazo.

- Ecografía transabdominal. Ecografía fetal transabdominal que se realiza moviendo el transductor sobre el abdomen.

- Evaluación ecográfica especializada. Este tipo de examen puede ser necesario en determinadas circunstancias, como cuando se sabe o se sospecha de una anomalía fetal.

- Ecografía tridimensional. Este examen proporciona una visualización bidimensional de los datos tridimensionales. Este tipo de ecografía a veces se utiliza para ayudar a los profesionales de salud a detectar anomalías faciales o defectos del tubo neural.

- Ecografía Doppler. Una ecografía Doppler mide pequeños cambios en las ondas ecográficas a medida que rebotan sobre objetos en movimiento, como las células sanguíneas. Puede proporcionar detalles acerca del flujo sanguíneo del bebé.

- Ecocardiograma fetal. Este examen proporciona una imagen detallada del corazón del bebé. Puede utilizarse para confirmar o para descartar un defecto cardíaco congénito.
 

¿Para qué sirve exactamente la ecografía fetal? ¿Para qué no debe utilizarse?

Para:

1. Confirmar el embarazo y la ubicación. Algunos fetos se desarrollan fuera del útero, en las trompas de Falopio y una ecografía fetal puede ayudar al profesional de salud a detectar un embarazo fuera del útero.

2. Determinar la edad gestacional del bebé. Conocer la edad gestacional del bebé puede ayudar al profesional de salud a determinar la fecha del parto y hacer el seguimiento de varios puntos importantes a lo largo del embarazo.

3. Confirmar la cantidad de bebés. Si el profesional de salud sospecha un embarazo múltiple, podrá realizar una ecografía para confirmar la cantidad de bebés.

4. Evaluar el crecimiento de tu bebé. El profesional de salud puede usar la ecografía para determinar si el bebé crece a una velocidad normal. La ecografía se puede utilizar para controlar los movimientos del bebe, la respiración y la frecuencia cardíaca.

5. Estudiar la placenta y los niveles de líquido amniótico. La placenta le proporciona al bebé los nutrientes vitales y sangre rica en oxígeno. Un volumen demasiado grande o demasiado pequeño de líquido amniótico o bien las complicaciones con la placenta requieren una atención especial.

6. Identificar defectos congénitos. Una ecografía puede ayudar al profesional de salud a detectar determinados defectos congénitos.

7. Investigar las complicaciones. Si estás sangrando o si tienes otras complicaciones una ecografía podría ayudar al profesional de salud a determinar la causa.

8. Realizar otros estudios prenatales. Es posible también utilizar la ecografía para guiar la colocación de la aguja durante ciertos estudios prenatales.

9. Determinar la posición fetal antes del parto. La mayoría de los bebés se ubican de cabeza al final del tercer trimestre, aunque no siempre sucede y por ello podría ser importante realizarla.

La ecografía fetal solamente debe realizarse por motivos médicos válidos pues no se recomienda hacer una ecografía fetal solo para determinar el sexo del bebé. Asimismo, la ecografía fetal no se recomienda al solo fin de obtener imágenes o videos de recuerdo.

Si el profesional de salud no sugiere una ecografía fetal, pero tú misma deseas una ecografía para quedarte tranquila, bastará con comunicárselo a tu médico para determinar entre los dos cuál es la mejor decisión.
 

Algunos consejos para ver al bebé en la ecografía

1. No utilices crema hidratante en la zona de la barriga 48 horas antes de la ecografía. Esto puede provocar que el ecógrafo, que actúa por ultrasonidos, no realice bien su función y no termine de devolver una imagen nítida.

2. Antes de realizarte la ecografía, consume algún alimento dulce. Esto provocará que el bebé se mueva y se le pueda ver mejor.

3. Es preferible que la vejiga esté medio llena para favorecer la visualización del feto.

4. Si bebes abundante agua los días previos a la ecografía, el líquido amniótico estará más claro.

5. Lleva ropa cómoda para que puedas dejar tu abdomen al aire sin hacerte daño. 


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 22-03-2021

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×