×
  • Buscar
Publicidad

Estoy embarazada y retengo líquido, ¿qué debo hacer?

Estoy embarazada y retengo líquido, ¿qué debo hacer?

Una de las molestias más típicas del embarazo, y que se presenta con más frecuencia en los últimos meses de gestación, es la retención de líquidos o edemas.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Índice

 

¿Por qué ocurre la retención de líquidos en el embarazo?

Se llama edemas en el embarazo a la acumulación de líquido en los tejidos, o a lo que normalmente llamamos retención de líquidos, que causa en las embarazadas que lo sufren una incómoda sensación de pesadez, fatiga e hinchazón de piernas y tobillos, especialmente, aunque puede manifestarse en otras partes del cuerpo, como las manos o la cara. Hay que resaltar que aunque este síntoma del embarazo puede ser molesto, no supone ningún riesgo para la salud del bebé ni para la de la madre.

La retención de líquidos suele producirse especialmente en el tercer trimestre del embarazo y, en muchas ocasiones, se incrementa en el periodo inmediato al posparto. Por lo regular, esta sensación de hinchazón y pesadez suele aumentar al final del día y se debe tener en cuenta que dos tercios del peso que la embarazada gana en la parte final de la gestación corresponde a líquido, por lo que es lógico que el sobrante se distribuya en el organismo.

Los edemas en el embarazo se producen por distintos motivos, uno de ellos es la liberación de sustancias maternas, fetales y placentarias. También pueden deberse a la compresión que ejerce el útero al crecer en el tercer trimestre del embarazo sobre los vasos sanguíneos, lo que hace que se dificulte el retorno venoso de las extremidades inferiores al corazón y de esta manera se favorezca la extravasación de líquidos fuera de la circulación, quedándose acumulado en los tejidos.

Otra de las causas de la retención de líquidos se debe a los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo.

Hay determinadas circunstancias que propician la retención de líquidos como el calor, la obesidad, permanecer de pie mucho tiempo o utilizar ropa y calzado muy ajustado. Las mujeres con problemas renales o circulatorios, como aquellas que sufren de varices, son más propensas a sufrir retención líquidos, y en ellas estos edemas puedes ser mayores.

¿Cómo aliviar la retención de líquidos en el embarazo?

A continuación, presentamos algunos consejos que se pueden seguir para aliviar la retención de líquidos, como por ejemplo:

- Descansar con las piernas elevadas: no se debe sentar y colocar las piernas sobre una mesilla ya que de esta forma se comprimen aún más los vasos sanguíneos. Se debe acostar y elevar las piernas al menos 15 centímetros por encima del resto del cuerpo o acostarse en el suelo (o en la cama) y colocar las piernas apoyadas sobre una pared. Permanecer durante 20 minutos en esa posición para aliviar la hinchazón de piernas.

- Eliminar la sal de la dieta: se debe evitar salar los alimentos y eliminar los alimentos excesivamente salados como por ejemplo las papas fritas o snacks comerciales. Estas sustancias hacen que nuestro organismo tienda a acumular líquidos que no necesita. Estos alimentos se deben sustituir por frutas y verduras frescas que contienen altas dosis de potasio necesarias para regular el organismo. Además, es preferible que todo lo cocines de forma casera, no comer precocinados.

- Beber abundante agua: el consumo de abundante agua ayuda a depurar el organismo de toxinas. También se puede recurrir a zumos naturales, licuados de frutas y hortalizas, sopas o infusiones frías. Una buena hidratación ayudará a aliviar el calor y a disminuir la hinchazón del cuerpo.

- Masajes con cremas refrescantes: masajearse los pies y las piernas también es un buen remedio ya que el drenaje linfático se realiza haciendo un suave masaje desde los pies hacia los muslos, eliminando de esta forma el estancamiento de los tejidos.

- Duchas frías: esto sobre todo te vendrá bien en verano para refrescarte, pero además de pasarte la alcachofa de la ducha con agua fría por las piernas dando un suave masaje hace milagros. Descomprime la tensión de los vasos sanguíneos favoreciendo la circulación de la sangre y reduciendo la hinchazón.

- Practicar ejercicio moderado: son muchos los beneficios del ejercicio durante el embarazo, nadar, realizar una caminata diaria o el yoga son prácticas muy recomendables para favorecer la circulación y aliviar la retención de líquidos.

- Duerme de lado: es preferible dormir sobre el lado izquierdo. Dormir boca arriba puede provocar la compresión de la vena cava y, además, entorpece el flujo sanguíneo de los miembros inferiores al corazón.

- Controla tu peso: tener un peso normal y controlado puede ayudar a minimizar la retención de líquidos.

- Evita los zapatos y la ropa apretada: estos pueden acentuar las molestias y la sensación de pesadez.

Con estos sencillos consejos se puede disminuir la retención de líquidos y aliviar las molestias que esta provoca. Si la retención es excesiva, es decir, que se extiende a la cara, el cuello y las manos, se debe consultar al médico pues podría ser una señal de preeclampsia, una enfermedad grave caracterizada por el aumento de tensión en el embarazo.

¿Cuándo hay que preocuparse?

Si a pesar de haber llevado estos consejos ves que la hinchazón de tus piernas está incrementándose drásticamente o incluso afecta a la cara, cuello y manos, debes acudir al médico que está siguiendo tu embarazo de inmediato para que te realice las pruebas necesarias. El objetivo principal de estas pruebas es descartar una preeclampsia o una hipertensión durante el embarazo.

También debes acudir a tu médico si con esta retención de líquidos vienen asociados síntomas como dolores de cabeza, visión borrosa, pitidos en los oídos náuseas, vómitos o dolor abdominal.

Ten en cuenta que las embarazadas con sobrepeso, las que tienen trastornos circulatorios, diabetes gestacional son factores de riesgo para desarrollar hipertensión durante el embarazo. Por eso, si estás entre ella debes tener especial cuidado, ya que con estas características eres más propensa a padecer este problema. Además, la retención de líquidos siempre será más notoria en embarazadas con cardiopatías o trastornos renales.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.