• Buscar
Publicidad

Estoy embarazada y duermo poco

Estoy embarazada y duermo poco

Que duermas poco durante el embarazo, sobre todo a partir del segundo trimestre, es algo normal que le pasa a la mayoría de las mujeres. Sin embargo, no es bueno, por lo que debes intentar descansar todo lo posible en estos meses.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué en el embarazo duermo poco?

Durante las primeras semanas lo normal es que te encuentres más cansada y con mucho sueño ya que la revolución hormonal de estas primeras semanas es enorme, lo que hace que gastes mucha energía para que el pequeño embrión se desarrolle y se convierta en un feto. Por eso, a pesar de que podría parecer raro ya que todavía no tienes incremento de peso ni una tripa enorme que te canse, lo habitual es que tengas sueño a todas horas. Intenta acostarte antes y dormir todo lo posible; incluso una pequeña siesta si el trabajo lo permite.

No obstante, hay mujeres que tienen problemas de sueño en estas primeras semanas, generalmente causados por las preocupaciones y las molestias que surgen al principio, como las náuseas y los vómitos (que suelen pasarse de noche pero no siempre ocurre así), los dolores abdominales, etc.

Pero, como decíamos, lo más normal es que los problemas para dormir comiencen a lo largo del segundo trimestre de embarazo, cuando el incremento de volumen de la tripa, junto con las pataditas del bebé, hacen que sea complicado dormir toda la noche del tirón. Además, se añaden otros problemas, como los dolores de espalda, la dificultad de encontrar una postura cómoda y segura para el bebé (no se puede dormir boca abajo ni boca arriba mucho tiempo) y las ganas de orinar, que nos hacen levantarnos de la cama una o dos veces por noche.

Eso hace que muchas mujeres embarazadas duerman una media de 5 o 6 horas al día hasta el momento del parto. Incluso en las últimas semanas puede ser peor por las contracciones de Braxton Hicks y los nervios de que el parto comience en cualquier momento.


¿Es malo dormir poco en el embarazo?

Dormir pocas horas y descansar poco no van a alterar el desarrollo del feto ni causarle anomalías, pero sí van a hacer que estés más cansada y exhausta, lo que te restará energías para hacer ejercicio moderado regularmente (algo muy beneficioso para el embarazo) y hará que llegues en un peor estado al parto. De hecho, está demostrado que las mujeres que duermen menos de 6 horas en las últimas semanas de gestación tienen más probabilidades de tener un parto largo o acabar en cesárea.

Además, las mujeres que duermen menos de seis horas cada noche tiene una probabilidad mayor de sufrir hipertensión durante el tercer trimestre de gestación, mientras que el riesgo se multiplica por 10 entre las mujeres que duermen menos de 5 horas. La hipertensión en el embarazo (preeclampsia), es una complicación que se caracteriza por un aumento de la tensión arterial durante la gestación. Si esto no es tratado a tiempo puede tener graves consecuencias, tanto para la madre como para el desarrollo del feto.

Sin embargo, esto no debe angustiarte ni preocuparte ya que, como hemos dicho, la mayoría de las embarazadas duerme poco en las últimas semanas y tienen bebés sanos y perfectos, que en realidad es lo más importante. No obstante, es conveniente que duermas y descanses lo mejor posible, por lo que no está de más que aprendas unos cuantos consejos y trucos que pueden ayudarte.


¿Cómo conseguir dormir mejor en el embarazo?

Si te cuesta conciliar el sueño, te despiertas en medio de la noche y ya no eres capaz de volver a dormir o no descansas adecuadamente, estos consejos te vendrán de maravilla:

1- Intenta irte a la cama a una hora adecuada, ni demasiado pronto (o no tendrás sueño), ni muy tarde (o te pondrás nerviosa al ver las pocas horas de sueño que te restan).Intenta establecer un horario y síguelo cada día.  También puede ayudarte evitar distracciones en la cama como televisión.

2- Si ya no estás trabajando o si tu horario laboral lo permite, duerme una siesta después de comer para estar más descansada. Eso sí, esta siesta no debe ser muy larga ni juntarse con a la hora de irse a dormir por la noche.

3- Si estás en la cama dando vueltas y poniéndote nerviosa porque no consigues dormir, lo mejor es que te levantes, te vayas al salón y te cojas un libro. Leer por la noche suele dar sueño. Y si no, al menos conseguirá que te relajes y no te pongas más nerviosa.

4- Si el problema es la postura, recuerda que debes dormir el mayor tiempo posible tumbada sobre el lado izquierdo para evitar el síndrome de hipotensión supina (que el peso del útero aplaste la vena cava), pero que puedes cambiar de lado e incluso estar boca arriba por periodos de tiempo corto. Colocarte unas almohadas en la cabeza, la espalda y las piernas puede ayudarte a estar más cómoda.

5- Evita el exceso de cafeína y los alimentos que puedan producirte ardor o acidez. También es importante evitar el consumo de alcohol y de tabaco en el embarazo.

6- Realiza deporte durante el día para estar más cansada y favorecer la conciliación del sueño.

7- Aunque es cierto que debes beber mucha agua, procura no hacerlo en las últimas horas del día para que tengas que levantarte lo menos posible al baño. Y si tienes que ir a hacer pis, procura no dar una luz muy fuerte para que te desveles lo menos posible.

8- Las técnicas de relajación te ayudarán a mantener tu mente en blanco y conciliar el sueño.

9- Aunque estés cansada, hacer ejercicio de manera regular también favorece el sueño.

10- Prueba remedios naturales como darte un baño de agua tibia o beber un vaso de leche, que contiene triptófano, un aminoácido que se transforma en serotonina, un neurotransmisor conocido relacionado con el sueño saludable.

11- Prueba con infusiones que inducen la relajación y favorecen el sueño como la valeriana, el tilo o el naranjo dulce.


Te puede interesar:

Algunas mujeres se preguntan "¿de cuántos meses estoy?" cuando en realidad es mejor medir el embarazo en semanas ya que de esta forma es más sencillo su control y seguimiento riguroso.

Fuentes:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 23-12-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×