×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal tener incontinencia en el embarazo?

¿Es normal tener incontinencia en el embarazo?

Durante el embarazo es normal sufrir incontinencia urinaria debido a los cambios físicos y hormonales que se tienen estos meses. Te contamos como prevenirla.

Publicidad

No te puedes perder ...

¿Es normal tener agruras en el embarazo?

¿Es normal tener agruras en el embarazo?

En el embarazo tendremos bastantes cambios fisiológicos, por lo que se presentarán distintos síntomas que nos harán sentir disgustadas o dejarán con un mal sabor de boca. Las mujeres suelen presenciar las agruras por primera vez durante la gestación. Es esa sensación de ardor que va desde el pecho, específicamente el esternón, hasta la garganta.

Y tambien:

Índice

El cuerpo de una mujer embarazada experimenta una serie de cambios totalmente nuevos y diferentes, por lo que es importante conocerlos para no tener ningún problema.

Algunos de los síntomas que pueden tener las embarazadas afectan a un porcentaje grande, por lo que son muy conocidos y podrá ser fácil relacionarlos. Sin embargo, en cuanto a la incontinencia urinaria, sólo el 40% de las mujeres que están en esta etapa la sufrirán.

¿Qué es la incontinencia?

La uretra es un conducto que permite la salida de la orina desde la vejiga hacia afuera del sistema. Cuando una persona tiene incontinencia, no podrá ser capaz de evitar que la orina se escape por este conducto, ya sea por mínimas parte o en su totalidad.

Existen 3 tipos de incontinencia urinaria:

1.- Incontinencia urinaria de esfuerzo. Este tipo ocurre durante alguna actividad donde se comprima el abdomen de manera intensa o incidental, para así producir un escape de la orina.

2.- Incontinencia imperiosa. Después de una necesidad urgente de orinar, no le dará tiempo a la persona de llegar al baño. Esto sucede cuando la vejiga se contrae.

3.- Incontinencia por rebosamiento. Cuando la vejiga no se vacía después de hacer del baño, podrá seguir expulsando el resto por medio de un goteo posmiccional.

¿Qué provoca la incontinencia?

Una persona aprende desde que es un bebé a desarrollar el control sobre la vejiga o los órganos encargados de expulsar los desechos del cuerpo, por lo que si existe incontinencia siempre habrá una explicación.

Las siguientes son las posibles causas por las que se pueda tener incontinencia:

- Tener alguna obstrucción en el aparato urinario

- Problema neurológico

- Problemas de salud mental

- Problemas musculares

- Problemas con el aparato nervioso

- Musculatura débil en la pelvis

- Consumo de ciertos medicamentos

- Confusión mental

- Embarazo

- Infección

- Estreñimiento

- Aumento de peso

- Alzheimer

- Cáncer de vejiga

- Espasmos

- Depresión

- Lesión de columna

- Esfínter débil

¿Por qué las embarazadas pueden tener incontinencia?

El útero de la mujer embarazada aumentará de tamaño durante el embarazo para poder almacenar al feto. Cuando este aumenta ejercerá cierta presión sobre la vejiga, claro que esta será mayor por el aumento progresivo que presenta a lo largo del embarazo. Además, el peso del bebé durante los 9 meses de gestación provoca un aumento de la presión intraabdominal. Este es un factor de riesgo para el debilitamiento del suelo pélvico que puede derivar en incontinencia del esfuerzo. Los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecerlo y evitan las pérdidas de orina.

Las ganas de orinar se verán en aumento debido a lo explicado anteriormente, además de que el incremento hormonal provocará que el esfínter uretral interno tenga menor capacidad para contraerse, haciendo que se relaje y deje escapar la orina.

Conforme la gestación avanza, se altera la posición normal de los órganos pélvicos que el suelo pélvico sostiene. El útero crece y esto deja menor espacio a la vejiga, lo cual hace que la misma se llene antes de lo habitual. Además el embarazo se desprende un tipo de hormona llamada relaxina, que relaja los tejidos del cuerpo para que se puedan ir expandiendo conforme crece el bebé, lo que permite al suelo pélvico estirarse.

¿Qué puedo hacer contra la incontinencia en el embarazo?

Durante el embarazo será difícil tener un control sobre el escape de la orina debido a la presión ejercida por el incremento del tamaño de útero, por lo que se recomienda que se haga ejercicio y se fortalezcan los músculos de la zona pélvica.

Los ejercicios de Kegel son una buena opción para recuperar tono muscular, además de que fortalecerán el área muscular deseada para evitar la incontinencia.

Si has comprobado que los escapes se producen al toser o estornudar, intenta cruzar las piernas o realizar los ejercicios de Kegel cuando notes que vas a hacerlo. También si vas a levantar peso, al realizar un esfuerzo momentáneo puede producir pérdidas.

Evita alimentos y bebidas irritantes para la vejiga como el café u otras bebidas con cafeína, cítricos, chocolate, tomates, alcohol (el alcohol está prohibido totalmente durante el embarazo por muchas razones). 

Además, te aconsejamos evitar ingerir líquidos en exceso y comida irritante, puesto que el estreñimiento también puede provocar escapes debido a la presión.

Mantén una buena higiene en general, pero al tener contacto con tu órgano deberás tener cuidado para evitar alguna infección.

La cistitis es muy frecuente durante el embarazo, pero se puede prevenir precisamente evitando los alimentos mencionados en el punto anterior, manteniendo una higiene adecuada o tomando arándano rojo.

Controla el aumento de peso ya que un peso excesivo aumenta la presión sobre la vejiga.

Por último, te podemos aconsejar que, cuando tengas tos, contraigas la musculatura perineal.

¿Y si las pérdidas no son orina?

Al final del embarazo puede que sospeches que tengas pérdidas que no son de orina. El olor puede dar una pista bastante segura. Existe la posibilidad de que los escapes que se están produciendo sean de líquido amniótico.

En el caso de que sospeches que las pérdidas sean de líquido amniótico debes acudir a tu médico para que lo compruebe. Las pérdidas de líquido amniótico pueden suponer que el bebé se encuentre en peligro (porque habría una rotura en la bolsa amniótica).

El saco amniótico es la estructura membranosa que ha de ser hermética, estar llena de líquido, para proteger y envolver al feto y al cordón umbilical. La supervivencia y el bienestar del bebé depende en gran medida de que la bolsa se encuentre intacta y no se pierda líquido. Al final del embarazo puede darse la rotura de bolsa, lo que comúnmente se conoce como “romper aguas”, lo cual indica que el parto ha comenzado, pero una rotura prematura implica riesgos.

El líquido amniótico se distingue del flujo vaginal porque este es filamentoso y no presenta el olor tan característico de la orina.


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Elsevier: https://www.elsevier.es/es-revista-enfermedades-infecciosas-microbiologia-clinica-28-articulo-infeccion-del-tracto-urinario-embarazada-13091447

Fecha de actualización: 11-03-2020

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.