¿Es normal tener incontinencia en el embarazo?

¿Es normal tener incontinencia en el embarazo?
comparte

Durante el embarazo es normal sufrir incontinencia urinaria debido a los cambios físicos y hormonales que se tienen estos meses. Te contamos como prevenirla.

¿Es normal tener alergia en el embarazo?

¿Es normal tener alergia en el embarazo?

A lo largo de todo el embarazo, el cuerpo de la mujer cambia. Su piel está más sensible y algunas de las alergias más comunes pueden ser las alergias cutáneas. Alergias frecuentes y muy normales, ya que en la mayoría de los casos, estas no presentan ningún tipo de gravedad. Otras alergias que se conocen son las respiratorias. El asma, la alergia al polen o a los ácaros del polvo son algunos ejemplos de este tipo de alergias respiratorias.

El cuerpo de una mujer embarazada experimenta una serie de cambios totalmente nuevos y diferentes, por lo que es importante conocerlos para no tener ningún problema.

 

Algunos de los síntomas que pueden tener las embarazadas afectan a un porcentaje grande, por lo que son muy conocidos y podrá ser fácil relacionarlos. Sin embargo, en cuanto a la incontinencia urinaria, sólo el 40% de las mujeres que están en esta etapa la sufrirán.

 

 

¿Qué es la incontinencia?

 

La uretra es un conducto que permite la salida de la orina desde la vejiga hacia afuera del sistema. Cuando una persona tiene incontinencia, no podrá ser capaz de evitar que la orina se escape por este conducto, ya sea por mínimas parte o en su totalidad.

 

Existen 3 tipos de incontinencia urinaria:

 

1.- Incontinencia urinaria de esfuerzo. Este tipo ocurre durante alguna actividad donde se comprima el abdomen de manera intensa o incidental, para así producir un escape de la orina.

 

2.- Incontinencia imperiosa. Después de una necesidad urgente de orinar, no le dará tiempo a la persona de llegar al baño. Esto sucede cuando la vejiga se contrae.

 

3.- Incontinencia por rebosamiento. Cuando la vejiga no se vacía después de hacer del baño, podrá seguir expulsando el resto por medio de un goteo posmiccional.

 

 

¿Qué provoca la incontinencia?

 

Una persona aprende desde que es un bebé a desarrollar el control sobre la vejiga o los órganos encargados de expulsar los desechos del cuerpo, por lo que si existe incontinencia siempre habrá una explicación.

 

Las siguientes son las posibles causas por las que se pueda tener incontinencia:

 

- Tener alguna obstrucción en el aparato urinario

 

- Problema neurológico

 

- Problemas de salud mental

 

- Problemas musculares

 

- Problemas con el aparato nervioso

 

- Musculatura débil en la pelvis

 

- Consumo de ciertos medicamentos

 

- Confusión mental

 

- Embarazo

 

- Infección

 

- Estreñimiento

 

- Aumento de peso

 

- Alzheimer

 

- Cáncer de vejiga

 

- Espasmos

 

- Depresión

 

- Lesión de columna

 

- Esfínter débil

 

 

¿Por qué las embarazadas pueden tener incontinencia?

 

El útero de la mujer embarazada aumentará de tamaño durante el embarazo para poder almacenar al feto. Cuando este aumenta ejercerá cierta presión sobre la vejiga, claro que esta será mayor por el aumento progresivo que presenta a lo largo del embarazo.

 

Las ganas de orinar se verán en aumento debido a lo explicado anteriormente, además de que el incremento hormonal provocará que el esfínter uretral interno tenga menor capacidad para contraerse, así haciendo que se relaje y deje escapar la orina.

 

 

¿Qué puedo hacer contra la incontinencia en el embarazo?

 

Durante el embarazo será difícil tener un control sobre el escape de la orina debido a la presión ejercida por el incremento del tamaño de útero, por lo que se recomienda que se haga ejercicio y se fortalezcan los músculos de la zona pélvica.

 

Los ejercicios de Kegel son una buena opción para recuperar tono muscular, además de que fortalecerán el área muscular deseada para evitar la incontinencia.

 

Además, te aconsejamos evitar ingerir líquidos en exceso y comida irritante, puesto que el estreñimiento también puede provocar escapes debido a la presión.

 

Mantén una buena higiene en general, pero al tener contacto con tu órgano deberás tener cuidado para evitar alguna infección.

 

Por último, te podemos aconsejar que cuando tengas tos contraigas la musculatura perineal.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×