×
Publicidad

¿Es normal tener calambres en el embarazo?

¿Es normal tener calambres en el embarazo?

¿Te has despertado la noche pasada exaltada por un dolor tremendo que sentiste fuera de lo normal? ¿El dolor te hacía retorcerte tanto que no podías ni moverte? Un calambre suele ser muy doloroso y, además, si te ocurre embarazada, puede asustarte al pensar que puede pasarte algo malo.

Publicidad

No te puedes perder ...

¿Es normal tener agruras en el embarazo?

¿Es normal tener agruras en el embarazo?

En el embarazo tendremos bastantes cambios fisiológicos, por lo que se presentarán distintos síntomas que nos harán sentir disgustadas o dejarán con un mal sabor de boca. Las mujeres suelen presenciar las agruras por primera vez durante la gestación. Es esa sensación de ardor que va desde el pecho, específicamente el esternón, hasta la garganta.

Y tambien:

Índice

Si has hecho ejercicio anteriormente, seguramente sabrás qué es un calambre. También puede ser que sepas perfectamente cómo se siente, pero no entender el porqué sucede o qué es exactamente, a pesar de haberlo experimentado.

Si vas al gimnasio probablemente has visto a alguna persona que terminó de hacer una sesión intensa de ejercicio y de la nada se tira al piso, se mantiene inmóvil mientras grita de dolor y trata de tocar la parte del cuerpo de la cual se queja.

Mencionamos lo anterior para que te vayas dando una idea de lo que es un calambre, puesto que durante el embarazo es común que suceda, y pasa cuando menos te lo esperas.

¿Qué es un calambre?

Un calambre es una contracción muscular o un espasmo súbito. Suceden de forma involuntaria en uno o más músculos, por lo que no sabes cuándo van a aparecer. Sin embargo, ocurren comúnmente después de que el cuerpo se ha visto expuesto a una alta intensidad de ejercicio a la cual no estaban acostumbrado, con una duración de pocos segundos hasta varios minutos.

Durante el embarazo las principales causas de los calambres son:

- Cambios metabólicos que se producen durante el embarazo. Esto puede ser el aumento del fósforo y el descenso del calcio en sangre favorecen la aparición de calambres.

- Enlentecimiento del retorno vascular: hecho que favorece la aparición de edemas así como de calambres.

- Corrección del eje de la columna vertebral debido al crecimiento uterino durante la gestación. Esto favorece la compresión de los nervios que inervan las extremidades inferiores, favoreciendo también la aparición de los calambres.

Un calambre muscular también puede ser causa de un mal funcionamiento en los nervios, el cual puede ser resultante de un problema de salud, como una lesión de la médula espinal. Otras causas de calambres son:

- Exceso de uso de un músculo

- Deshidratación

- Escasez de minerales en el cuerpo

- Dieta sin minerales

- Flujo de sangre insuficiente

La mejor forma para aliviar el dolor de un calambre, que suele ser muy intenso, es a través de un masaje en la zona afectada y un buen estiramiento.

Estoy embarazada, no hago ejercicio y tengo calambres

Es muy común que a las mujeres embarazadas les llegue los calambres de sorpresa, esto porque, aunque estén realizando actividad física, no es lo suficientemente intensa para desgastar uno de sus músculos.

Los calambres en las embarazadas son causados por la misma forma en la que la mayoría de sus síntomas salen a relucir, gracias al cambio de hormonas. Estas ablandan las paredes de los vasos sanguíneos, por lo que el retorno venoso y linfático se ven afectados, para así provocar un estancamiento de líquidos en las piernas de la embarazada.

Te preguntarás por qué suceden los calambres en la noche, pero no es tan complicado de descifrarlo. Cuando estás acostada, el feto ejerce presión sobre los vasos sanguíneos de la pelvis, por lo que la circulación se ve afectada.

Los calambres en las embarazadas son más frecuentes cerca del segundo trimestre y seguramente en el tercero porque el tamaño del feto va creciendo y afecta al retorno venoso.

¿Puedo prevenir los calambres?

Estos consejos pueden ayudarte a evitar un calambre:

- Estira los músculos de las pantorrillas: estirarte antes de acostarte podría ayudar a prevenir los calambres en las piernas durante el embarazo. Mantén el estiramiento al menos durante 30 segundos y asegúrate de mantener la espalda recta y las caderas hacia adelante.

- Dieta sana y balanceada

- Consumir alimentos ricos en potasio y magnesio, como el plátano y el kiwi

- Tomar un suplemento de magnesio. Investigaciones vislumbran que tener una dieta rica en magnesio podía ayudar a prevenir los calambres en las piernas durante el embarazo. Si vas a tomar un suplemento asegúrate de que está indicado en tu caso. Los alimentos ricos en magnesio son granos enteros, frijoles, frutos secos, nueces y semillas.

- Toma las cantidades adecuadas de calcio: algunas investigaciones sugieren que la reducción de los niveles de calcio en la sangre durante el embarazo puede contribuir a los calambres en las piernas. Todas las mujeres, incluidas las embarazadas, deben consumir 1.000 miligramos de calcio al día.

- Mantente hidratada: mantener los músculos hidratados puede ayudar a prevenir los calambres. Tu orina debe ser relativamente clara o de color amarillo claro si estás bien hidratada. Si tu orina es de color amarillo más oscuro puede que no estés recibiendo suficiente agua.

- Hacer ejercicio: la actividad física regular puede ayudar a prevenir los calambres en las piernas durante el embarazo. Antes de comenzar un programa de ejercicios, asegúrate de contar con la aprobación de el médico que sigue tu embarazo. Después de hacer ejercicio practica relajación en casa.

- No quedarse sentada mucho tiempo, tampoco debes pasar demasiado tiempo de pie. Si estás sentada evita cruzar las piernas, esta postura puede restringir la circulación.

- Masaje de piernas antes de dormir

- Descansar cada cierto tiempo: evitar el cansancio excesivo a la hora de la actividad física. No es bueno forzar los músculos ni el corazón.

- El calor puede venir bien al principio del calambre para soltar los músculos y mejorar la circulación. Después, una vez calmado, se recomienda aplicar frío.

- Usa un calzado adecuado: elige un calzado que sea cómodo y útil. Podría ser útil usar zapatos que tengan una talonera firme (la parte del zapato que rodea el talón y ayuda a sujetar el pie dentro del zapato). Se deben evitar los zapatos de tacón alto.

- Reduce la ingesta de fosfatos (leche y suplementos de fosfato cálcido) y aumentar la ingesta de calcio sin fósforo.

En caso de que los calambres sucedan de manera más repetitiva y dolorosa, será mejor que consultes a tu médico para descartar un caso grave.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.