¿Es normal que quiera dormir todo el día?

¿Es normal que quiera dormir todo el día?
comparte

¿Desde que estás embarazada lo único que quieres es dormir? Esto es normal ya que tu cuerpo trabaja a mil por hora desde el primer momento, por lo que es frecuente que sientas más sueño y cansancio. Siempre que no manifiestes síntomas de otras enfermedades, como anemia o depresión, no debes preocuparte.

¿Por qué estoy tan cansada?


Aunque parezca que el cansancio debería llegar en las últimas semanas de embarazo, cuando la tripa es tan grande que apenas si nos deja dormir o descansar, lo cierto es que durante las primeras semanas de embarazo es normal sentir mucho sueño y cansancio. De hecho, este sueño agotador es uno de los primeros síntomas de embarazo.


De repente, te quedas dormida a las 9 de la noche sin poder evitarlo o te entra un sueño increíble nada más comer. Lo único que te apetece hacer es meterte a la cama a dormir durante los 9 meses que faltan parta que nazca tu bebé, y te preocupa que eso puede ser síntoma de algo malo.


Pero no debes sentir miedo, es algo normal ya que los cambios hormonales de estas primeras semanas, junto con los requerimientos adicionales del organismo para favorecer el crecimiento y desarrollo vertiginoso del feto, hacen que tengas una sensación permanente de somnolencia.


Lo normal es que este sueño constante remita en el segundo trimestre y vuelva en las últimas semanas del embarazo.


Por lo tanto, en estas primeras 12 o 13 semanas de gestación es normal que tengas mucho sueño. Sin embargo, el cansancio y el sueño pueden ser síntoma también de otros problemas, por lo que hay que estar atento a otras señales. Por ejemplo, puede ser síntoma de anemia, una enfermedad común en las embarazadas porque las necesidades de hierro aumentan y la dieta no siempre cubre este aumento de la demanda, lo que puede agotar las reservas de la madre y hacer que la fabricación de hemoglobina se vea afectada, causando anemia, que provoca cansancio, palidez, fatiga… En este caso, los análisis del embarazo indicarán si sufres o no este trastorno. Si así fuera, deberás tomar suplementos de hierro e incluir en tu dieta alimentos ricos en este mineral como carnes rojas, legumbres, frutos secos, verduras de hoja verde, etc. Los alimentos de origen vegetal se deben consumir acompañados de otros que tengan vitamina C para mejorar su absorción.


El sueño también es un síntoma de depresión, una enfermedad mental que es bastante habitual durante el embarazo. Suele aparecer en las primeras etapas del embarazo, normalmente en el primer trimestre y sobre la semana 6ª y 10ª ya que es cuando la mente se da cuenta de todo lo que se le viene encima. En este caso, además de un exceso de sueño, aparecerían otros síntomas como apatía y falta de interés, culpabilidad, pérdida de energía, problemas para llevar a cabo tareas que requieran concentración, etc. Si piensas que puedes padecer depresión, consulta a tu médico para iniciar el tratamiento cuanto antes.


Sin embargo, lo normal, como decíamos, es que tengas mucho sueño y quieras dormir todo el día debido a los cambios hormonales propios de estas semanas y al trabajo intenso que está realizando todo tu organismo para crear una vida dentro de ti.


¿Cómo evitar el sueño constante?


Para no pasarte el día medio dormida, con sueño y echando una cabezadita en cualquier parte, puedes seguir estos consejos:


1- Procura dormir bien por las noches, descansa todas las horas que tu cuerpo necesite. Si te cuesta conciliar el sueño por la noche, practica meditación y relajación para alejar los miedos, date un baño de agua tibia, bebe un vaso de leche o date un paseo antes de irte a la cama. No te quedes dando vueltas si no te duermes, levántate y lee un libro o escribe en tu diario. Existen algunos alimentos que ayudan a combatir el insomnio, como el pavo, el pollo, la leche, el queso, el pescado, los huevos, las nueces, etc.


2- Aunque sientas mucho sueño por el día y te cueste concentrarte en el trabajo, no abuses de la cafeína, ya que esta traspasa la placenta y un exceso de cafeína puede ser perjudicial para el feto, afectando a su desarrollo y su peso. Asimismo, la cafeína deshidrata e inhibe la absorción del hierro. Cuando tengas sueño, levántate, date un paseo o bebe agua para refrescarte.


3- En el trabajo, haz pausas regulares. Evita estar mucho tiempo sentada y levántate cada hora y media para estirar las piernas y tomar el aire.


4- Si estás muy cansada, baja el ritmo en casa y en el trabajo y prioriza.


5- Si te entra mucho sueño después de comer y hay posibilidades de dormir una pequeña siesta, no lo dudes y échate unos 20-30 minutos.


6- El deporte nos ayuda a mantenernos activos, tener más energía y menos sueño por el día y dormir mejor de noche, así que no dudes en hacer ejercicios adecuados a tu estado de manera regular.


7- Escucha a tu cuerpo. Si te pide descanso, descansa.


8- Si piensas que el sueño constante puede deberse a otro motivo, como anemia o depresión, no dudes en consultar a tu médico, puesto que, si así fuera, cuanto antes se detecte y trate el problema, mejor. 

 

 


Fuentes:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

West, Zita (2007), El cuidado del bebé antes del nacimiento. Ed. Pearson Alhambra.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×