×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal orinar mucho en el embarazo?

¿Es normal orinar mucho en el embarazo?

Seguramente la frecuencia con la que vas al baño ha cambiado desde que comenzó tu embarazo. Esto seguirá incrementando según vaya cambiando tu cuerpo en esta etapa, un proceso totalmente normal.

Publicidad

Índice

La percepción de la frecuencia con la que vas a ir al baño durante el embarazo dependerá de la frecuencia con la que solías ir antes de esta etapa. De todos modos, debes saber que sí aumenta la frecuencia de ir a orinar durante la gestación. Es algo completamente normal y que todas las embarazadas lo experimentan al llegar a algún momento del embarazo (especialmente a partir de la semana 9 del embarazo y del tercer trimestre).

¿Por qué me dan tantas ganas de orinar en el embarazo?

El cuerpo de una embarazada sufre muchos cambios, tanto físicos como fisiológicos, causantes de que tus ganas de orinar aumenten en esta etapa:

1.- Cambios hormonales. Son muchos los cambios hormonales que tiene una embarazada, pero en cuanto a la orina debes saber que la sangre fluye más rápido por los riñones, por lo que tu vejiga se llenará con mayor frecuencia.

2.- Volumen de la sangre. En tu embarazo aumentará el volumen de tu sangre hasta casi un 50 por ciento del que solías tener antes de esta etapa, por lo que tus riñones tendrán que procesar mayor líquido.

3.- Tamaño del útero. A lo largo de tu embarazo tu útero va a aumentar de tamaño progresivamente, ejerciendo presión sobre tu vejiga y aumentando las ganas de ir al baño.

Casi desde el principio del embarazo puedes comenzar a sentir mayor ganas de ir a orinar, por lo que es uno de los síntomas más comunes de esta etapa como las náuseas y los cambios de humor.

Algunas mujeres pueden sentir un alivio con respecto a la frecuencia de orinar cuando empieza el segundo trimestre, puesto que el útero se coloca encima de la pelvis en esta etapa.

Durante el tercer trimestre tanto el útero como el feto van a descender generando nuevamente presión sobre la vejiga, por lo que la frecuencia de ir a orinar aumentará en esta última etapa de la gestación.

¿Cómo dejar de orinar tan frecuentemente?

Es difícil tratar de dejar de orinar tanto en el embarazo, puesto que hay que ir en cuanto se tienen ganas. Como ya hemos dicho, se tratan de cambios fisiológicos, por los que no se pueden modificar. Sin embargo, los siguientes consejos pueden ayudarte a disminuir la frecuencia:

1.- Evita bebidas. No consumas bebidas azucaradas como sodas y gaseosas, puesto que son bebidas diuréticas.

2.- Saca todo. Cuando vayas a hacer del baño, asegúrate de vaciar tu vejiga por completo. Esto lo puedes lograr inclinándote hacia adelante.

3.- No te aguantes. Debes ir a hacer del baño en cuanto sientas la necesidad, puesto que al retenerlo sólo se debilitará el suelo pélvico.

Además, para sobrellevar mejor la micción frecuente en el embarazo puedes:

1.- Evita beber mucho por la noche. Para prevenir las ganas de orinar por la noche y no tener que levantarte con tanta frecuencia, no bebas demasiado antes de acostarte.

2.- Practica ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Esto puede ayudarte también con las pérdidas de orina que pueden producirse cuando toses, estornudes o te rías.

3.- Cuidado con la deshidratación. Si el color de tu orina es amarillo oscuro o casi naranja, ten cuidado. Este puede ser un signo de que no estás consumiendo la cantidad de agua suficiente. En estos casos debes aumentar la ingesta de agua y de líquidos que consumes en un día hasta que el color se vuelva amarillo claro.

4.- Antes de salir de casa vete al baño. Así evitarás incomodidades más tarde. Muchas veces te verás en aprietos al tener que investigar dónde hay un baño disponible cerca.

Tenemos que distinguir el aumento de las ganas de orinar y las molestias propias de la infección de orina o cistitis, que también son frecuentes durante el embarazo.

No te puedes perder ...

Y tambien:


¿Cómo puedo evitar pérdidas de orina?

En la última etapa de la gestación tu cuerpo conseguirá los mayores cambios, incluyendo el tamaño de tu útero y el feto dentro de este, ejerciendo presión sobre tu vejiga.

Con lo mencionado anteriormente te podemos decir que también durante el último trimestre del embarazo es normal que sucedan las pérdidas de orina al estornudar, toser, cargar o hasta hacer ejercicio, puesto que ahora que tienes mayor presión sobre la vejiga, ejercer otra creará las pérdidas.

Una forma de poder fortalecer el suelo pélvico para evitar tener más pérdidas de orina es realizando los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico.

¿Cuándo disminuyen las ganas de orinar?

Después del parto todo regresará a la normalidad ya que ya no habrá presión sobre la vejiga y las hormonas volverán a sus niveles habituales. Sin embargo, los primeros días después del parto vas a orinar en mayor cantidad para expulsar el exceso de líquido que retuviste durante la gestación.

¿Puede ser la micción frecuente en el embarazo un problema de salud?

La micción frecuente es uno de los primeros síntomas del embarazo. Pero, hay ocasiones que se produce por una condición médica que puede requerir tratamiento especial. Por ejemplo:

Infección en el tracto urinario: si notas dolor, sensación de ardor mientras estás orinando, tienes fiebre, orina turbia o ves rastros de sangre en tu tina, es posible que tengas una infección urinaria. Es muy normal que tengas muchas ganas de orinar y cuando vas a hacerlo salen un par de gotas. Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de infecciones urinarias, especialmente entre la semana 6 y 24 de embarazo. Si crees que puedes tener una infección urinaria consulta con tu médico, estas precisan de tratamiento.

Diabetes gestacional: con menor frecuencia la micción frecuente puede deberse a la diabetes gestacional, que aparece en un pequeño porcentaje de mujeres embarazadas. Tu médico seguramente te haga un examen para descartar esta dolencia entre la semana 24 y 28 de embarazo. Cuando esta condición se trata, la salud del bebé no se verá afectada.


Fuente:

Clínica Mayo

Fecha de actualización: 16-03-2020

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.