Proceso de quedarse embarazada. ¿Cómo ocurre la concepción?

Proceso de quedarse embarazada. ¿Cómo ocurre la concepción?
comparte

Si estás buscando un embarazo, es importante que sepas cómo ocurre el proceso de fecundación y qué pasos deben seguirse para conseguir que el óvulo femenino se junte con un espermatozoide masculino para dar lugar a un embrión que crecerá hasta convertirse en un feto. Un proceso casi milagroso que ocurre a diario en todas las partes del mundo.

El embarazo es el proceso mediante el cual un embrión humano crece y se desarrolla hasta convertirse en un bebé que puede sobrevivir fuera del útero materno. Este proceso dura en total unas 40 semanas en las cuales una pequeña célula microscópica se transforma en un bebé con todos sus órganos de unos 3 kilos y medio y unos 50 centímetros. Algo mágico y maravilloso que tiene lugar en el útero materno, el sitio preparado para permitir que ese pequeño cigoto crezca y se convierta en un bebé.

 

Todo este proceso comienza con la menstruación ya que al acabar esta, los ovarios empiezan con la fase folicular o preovulatoria. En este momento, la hipófisis envía una señal al cerebro para que comience a fabricar la hormona folículo-estimulante o FSH, que hace que el ovario desarrolle entre 10 y 100 folículos en cada ciclo. De todos los folículos que comienzan a desarrollarse, uno lo hará más rápido que el resto, y ese será el que libere el óvulo llegado el momento.

No te puedes perder ...

 

Durante esta fase se producen cambios en la cavidad uterina, en la mucosa endometrial y en las glándulas mamarias, que se preparan para un posible embarazo.

 

Una vez el folículo ha madurado lo suficiente, comienza la fase ovulatoria, en la que el hipotálamo libera la hormona luteinizante o LH que completa la maduración del folículo, haciendo que se rompa entre 12 y 36 horas después, liberando al óvulo. En ese momento, el ovocito (llamado terciario o de Graff) se dirige a la cavidad peritoneal, donde es atrapado por las trompas de Falopio que cuentan con unos pequeños filamentos o cilios que se mueven como una aspiradora, aspirando el líquido folicular con el óvulo dentro. Los músculos de la trompa también se contraen rítmicamente para favorecer el ingreso del óvulo a las trompas, donde espera unas 24 o 48 horas a la llegada de un espermatozoide que lo fecunde. Generalmente, la fecundación tiene lugar en la parte superior de las trompas de Falopio. 

 

Durante esas horas, los espermatozoides, que deben estar ya en las trompas de Falopio, se sienten atraídos por el óvulo e intentan entrar dentro de él, pero solo uno consigue atravesar su membrana exterior e introducirse dentro. La fusión entre el espermatozoide y el ovocito provoca profundos cambios en el metabolismo de este último a la vez que se produce la fusión de los gametos, lo que permite que se complete el número de cromosomas necesarios para crear el genoma del embrión (23 de cada gameto que dan lugar a los 46 cromosomas que tiene un ser humano). En ese momento el ovocito es una célula binucleada que comienza a dividirse formando el cigoto, la primera célula del ser humano.

 

El cigoto tarda unos 3 días en llegar al útero para implantarse. Durante este tiempo tiene lugar a su vez la fase lútea, en la que se produce la aparición del cuerpo amarillo o cuerpo lúteo en la zona donde se liberó el óvulo. Este cuerpo es un tejido muy rico en colesterol, de color amarillento, que comienza a formar grandes cantidades de progesterona para preparar al endometrio para alimentar al óvulo fecundado hasta que forme la placenta. La progesterona también estimula que el cuello del útero segregue un moco muy espeso que impide la entrada en el mismo de gérmenes que puedan afectar al óvulo fecundado.

 

Una vez que el cigoto llega al útero permanece suelto esperando a que la cavidad uterina termine de prepararse. Mientras esto sucede continúa dividiéndose. Así, al llegar al útero ya está formado por 16 células, adoptando el aspecto de una mora, de ahí su denominación: mórula. A partir de entonces, las células, además de dividirse, empiezan a diferenciarse y a cumplir diferentes funciones dando lugar al blastocisto, que se fija a la pared del útero unos 7 días después de la fecundación. En el interior del blastocisto hay una masa celular que será lo que forme el embrión.

 

Ahora el embrión necesitará alimentarse para seguir su crecimiento. Por ello, alrededor del 9º día, proyecta unos filamentos que se hunden en la mucosa y le conectan a los vasos sanguíneos maternos. A través de ellos el embrión recibirá lo que necesita para desarrollarse mientras se va formando la placenta. En este momento se ha producido la anidación. El cigoto se ha adherido y ya es parte del cuerpo materno, por lo que se considera que el embarazo ya ha comenzado. Desde ese instante seguirá su crecimiento vertiginoso el tiempo de gestación hasta convertirse en un bebé formado listo para nacer y vivir fuera del útero materno.

 

¿Cómo aumentar las posibilidades de quedarse embarazada?

 

Para incrementar las posibilidades de lograr un embarazo hay que tener en cuenta una serie de consejos:

 

1- Calcular los días fértiles, es decir, los días en los que el óvulo está vivo y puede ser fecundado por un espermatozoide. Son 3 o 4 día en cada ciclo, hacia la mitad del mismo, en los que debes mantener relaciones sexuales sin protección para poder concebir.

 

2- Evitar ciertas sustancias y actividades perjudiciales, como fertilizantes inorgánicos (nitratos, fosfatos), pesticidas, detergentes.

 

3- Reducir el estrés ya que es te causa que la libido disminuya, y con ello la frecuencia de los coitos.

 

4- No programar. El exceso de planificación dificulta la consecución de una gestación ya que vamos contra reloj, las prisas nos agobian y así es más difícil lograr la tranquilidad necesaria para conseguir un embarazo. Aprended a relajaros.

 

5- Disfrutar de las relaciones. Algunas parejas se concentran tanto en quedarse embarazadas que se olvidan de que las relaciones tienen que ser placenteras en primer lugar. De hecho, se sabe que el orgasmo femenino durante el sexo aumenta las posibilidades de quedarse embarazada en un 15%, así que no te olvides de disfrutar.

 

6- Olvidarse del tabaco y el alcohol ya que ambas sustancias disminuyen la fertilidad.

 

7- Evitar el sobrepeso puesto que la calidad de los óvulos disminuye si el peso está por encima de lo recomendado.

 

8- Para que el cigoto se implante la pared uterina debe tener un grosor de unos 9-10 mm antes de la implantación para asegurarla. Para conseguir que la pared uterina sea más gruesa puedes tomar suplementos con vitaminas antioxidantes C y E, así como selenio, como protección contra los daños provocados por los radicales libres. Comer alimentos que contengan bioflavonoides, como cítricos, brécol, uvas y tomates ya que poseen propiedades antioxidantes y mejoran el flujo sanguíneo. Asegurarse de que la dieta es rica en vitaminas del complejo B y tomar alimentos ricos en ácidos grasos esenciales, hierro y proteínas.

 

Fuente: Dra. Victoria González Villafáñez, ginecóloga de la clínica GINEFIV (Madrid).


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de embarazo y fecha de parto que permite averiguar los meses de gestación así como la fecha prevista del nacimiento del bebé.


Fecha de actualización: 30-08-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>