• Buscar

Los grados de madurez de la placenta

Los grados de madurez de la placenta

La placenta se empieza a formar desde el momento en el que el óvulo es fecundado, y va evolucionando a lo largo de la gestación, pasando por cuatro grados diferentes de madurez: 0, I, II y III.

Publicidad

Índice

 

¿Cuáles son las funciones de la placenta?

La placenta comienza a crearse en el mismo momento en que se fecunda el óvulo, aunque no comienza a realizar sus funciones hasta unas semanas después. La placenta se forma a partir del trofoblasto entre la cuarta semana de gestación y el cuarto mes.

Tiene forma de óvalo y es plana. Por uno de sus lados está adherido a la pared interna del útero (conocido como lado materno), y por el otro lado proporciona al feto los nutrientes y alimentos a través del cordón umbilical. Al final del embarazo, medirá unos 18 cm, tendrá un espesor de 2 a 3 centímetros y un peso de medio kilo aproximadamente.

La placenta sirve para:

- Transmitir nutrientes y oxígeno al bebé: el lado materno está formado por vellosidades que se adhieren al útero y extraen la sangre de la madre, a través de la cual pasan oxígeno, anticuerpos y nutrientes al bebé.

- Eliminar sus desechos: el lado fetal está compuesto por cientos de vasos sanguíneos que contienen la sangre y los desperdicios del bebé. La placenta se encarga de echarlos fuera del útero a través del sistema circulatorio de la madre.

- Fabricar hormonas: la placenta libera estrógeno, progesterona, gonadotropina coriónica humana (hCG), lactógeno placentario humano y hormonas esteroideas.

- Protegerle: también protege al feto de muchas sustancias y microorganismos que puedan atravesar la placenta. Sin embargo, no le protege totalmente ya que hay otros (nicotina, alcohol, varicela, rubéola) que sí la pueden traspasar.
 

¿Cuáles son los grados de madurez de la placenta?

Desde el punto de vista ecográfico hay varias clasificaciones, pero es la de Grannum de 1979 la más conocida.

- Placenta grado 0: es el grado más joven. Ecográficamente, se caracteriza porque la placa basal (la que se encuentra cerca del útero) es igual que la placa corial (la que está situada mirando hacia el feto). Este grado corresponde al primer y segundo trimestre de embarazo.

- Placenta grado I: alrededor de la semana 31 de gestación. La placenta en este momento ya no es tan homogénea, sino que se empiezan a observar ciertas calcificaciones en la placa corial.

- Placenta grado II: se inicia alrededor de la semana 36 y continúa hasta el final del embarazo. La estructura de la placenta en este momento es irregular debido a los depósitos de calcio. La capa coriónica es más discontinua y ondulada y la capa basal parece separada del miometrio.

- Placenta grado III: son las placentas totalmente calcificadas o envejecidas. Tanto la placa basal como la corial aparecen altamente ecorrefrigentes (color blanco). Los tabiques de ambas partes de la placenta ya confluyen y se fusionan entre sí. En el interior de los cotiledones placentarios (los ovillos que forman las vellosidades coriales) se observan zonas de calcificación y degeneración.
 

Problemas de una placenta envejecida antes de tiempo

La placenta debe ir madurando y envejeciendo de acuerdo con las semanas de embarazo, pero si una mujer presenta una placenta de grado II antes de la semana 34, significa que ha envejecido prematuramente y que ya no le llegan nutrientes y oxígeno suficientes al bebé, con lo que habrá que provocar el parto.

Esto podría hacer que el feto desarrollara una restricción en su desarrollo por insuficiencia placentaria, ya que esta insuficiencia produce hipoxemia y déficit nutricional. Esto último es causa de retraso de crecimiento intrauterino, por ello es importante realizar un adecuado control prenatal, especialmente en la etapa final del embarazo.
 

¿Qué afecta a la salud de la placenta?

- Edad de la madre: los problemas relacionados con la placenta durante el embarazo suelen estar relacionados con mujeres de mayor edad (después de los 40 años).

- Ruptura prematura de las membranas: si el saco amniótico se rompe antes del parto los riesgos de sufrir problemas con la placenta aumentan.

- Presión arterial alta.

- Embarazos gemelares o múltiples: si el embarazo es de más de un bebé, la mujer es más propensa a sufrir problemas de la placenta.

- Trastornos de la coagulación de la sangre.

- Si has sufrido alguna operación en el útero anterior al embarazo. Algunos ejemplos de esto pueden ser una cesárea, cirugía de extirpación de fibromas, etc.

- Si ha tenido problemas de placenta en embarazos anteriores.

- Abuso de sustancias: hay determinados problemas de la placenta que están asociados al consumo de tabaco y de otras sustancias como la cocaína.


Fuente: 

Universités de Fribourg, Lausanne et Berne (Suisse). Placental blood circulation: Fetal and maternal blood circulation systems.

Fecha de actualización: 09-02-2021

Redacción:

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×