• Buscar
Publicidad

La 34ª semana de embarazo

La 34ª semana de embarazo

Todos los sistemas principales del bebé están desarrollados y sigue aumentando de peso y acumulando grasa. Ya tiene un 99% de posibilidades de sobrevivir.  Cada vez estarás más cansada y fatigada, trata de descansar y de no realizar movimientos bruscos.

Publicidad

Indice

 

Evolución del feto en la semana trigésima cuarta del embarazo

Su peso está entre los 2,2 y 2,4 kilos y mide entre 39 y 45 cm. Todos los sistemas principales del cuerpo, salvo los pulmones, están desarrollados. El bebé sigue aumentando de peso y acumulando grasa.

Sus órganos se están preparando para la vida fuera del útero. Sus riñones están produciendo orina. El cerebro se desarrolla rápidamente. Aumenta enormemente la cantidad del tejido cerebral. Este desarrollo continuará durante varios meses después de su nacimiento.

Si has estado preocupada hasta ahora por si el bebé nacía prematuramente, debes saber que ya tienen un 99% de posibilidades de sobrevivir fuera del útero.

No te puedes perder ...

Tu primer mes de embarazo

Tu primer mes de embarazo

Desde el momento en que te enteras de que estás embarazada, toda una serie de sentimientos contradictorios recorren tu cuerpo, desde la ilusión de estar esperando un hijo, al miedo ante las nuevas responsabilidades que esto supone. Con este calendario, TodoPapás te va dando las claves para que sepas lo que está ocurriendo en tu cuerpo en cada momento de la gestación y cómo debes cuidarte.

Y tambien:

En esta semana ya adopta su postura definitiva, y es complicado que cambie en las siguientes, aunque todavía podría girarse si sigue boca arriba o podrían hacerte una versión cefálica externa un profesional de medicina para girarle y evitar una cesárea.
 

Cambios en la madre en la semana 34 del embarazo

Es posible, sobre todo si es verano, que tus pies y tobillos estén muy hinchados por la presión que ejerce sobre ellos el peso del bebé. Trata de evitar las comidas que contengan mucha sal. Te sugerimos poner los pies en alto y recostarte sobre tu lado izquierdo, verás que esta hinchazón disminuye. Si notas una hinchazón repentina de las manos y cara, llama inmediatamente a tu doctor.

Puedes sentirte cada vez más fatigada. No vayas muy rápido y ahorra energía durante el trabajo. Si tienes que pasar mucho tiempo de pie, trata de llevar un cinturón de maternidad que ayuda a redistribuir el peso. Si has estado acostada o sentada mucho rato, no te levantes bruscamente, puedes marearte.

Puedes notar la aparición de una erupción de manchas rojas en tu vientre, que podrían extenderse a tus nalgas y piernas. Esto se llama erupción polimorfa del embarazo (PEP). Son lesiones diversas (placas eritematosas, pápulas, vesículas, púrpura, lesiones tipo eritema multiforme) y prurito. Acude a tu médico para que te recete un tratamiento.

Las contracciones de Braxton Hicks se vuelven cada vez más habituales y puedes sentir varias en una hora. Mientras cedan al descansar o cambiar de postura y no se vuelvan cada vez más frecuentes y regulares, no hay problema. Si notas que se vuelven rítmicas, frecuentes y dolorosas o pérdida de líquido amniótico, debes ir a Urgencias.
 

¿Cómo cuidarse en esta semana?

Hacia esta semana ya deberías estar asistiendo a clases prenatales donde aprenderás técnicas de relajación y de respiración si es que has optado y estás en condiciones de tener un parto natural. Te ayudarán a relajarte durante el trabajo de parto y serás capaz de enfrentarte a las contracciones. Estas técnicas también te pueden ayudar durante lo que queda del embarazo para que logres relajarte y así superar cualquier dolor que puedas tener.

Procura descansar y estar tranquila para que el bebé pueda estar también tranquilo y engorde lo que necesita en estas últimas semanas. Quizá notes que ya estás muy cansada y que no rindes, puede que sea momento de pedir la baja en el trabajo, sobre todo si el estrés impide que el bebé engorde adecuadamente.

A partir de esta semana es conveniente que prepares la bolsa para el hospital con lo que necesitas llevar para ti y el bebé, puesto que el parto puede adelantarse.  Haz una lista con lo necesario para que no te olvides nada y, recuerda llevar todos los papeles del embarazo.

Si has empezado a realizarte los masajes en la zona perineal para evitar una episiotomía o desgarros, sigue con ellos, ya que solo son efectivos si se realizan de forma regular. Deben realizarse todos los días unos 10 minutos, usando una crema de aceite de rosa de mosqueta, y haciendo diversos movimientos con tus dedos para dar mayor flexibilidad y elasticidad a la zona.

Si no te han hecho todavía el frotis vaginal, puede que te lo hagan esta semana para comprobar si está presente en tu vagina la bacteria estreptococo del grupo B, una bacteria habitual en esta zona que puede ser peligrosa para el bebé si se infecta con ella al salir por el canal de parto, por lo que hay que ser conscientes de su presencia o no para administrar antibióticos en el parto.

También debes haberte hecho la ecografía del tercer trimestre o hacértela esta semana. Esta ecografía sirve para comprobar si el bebé se ha colocado ya en la postura definitiva para el parto y su tamaño. Si se detecta un posible retraso del crecimiento fetal te pueden hacer una ecografía Doppler para ver la circulación sanguínea del bebé, del cordón umbilical y de la placenta por si hubiera algún problema y es necesario un control más exhaustivo o reposo.

 

 


Te puede interesar:

Peso y embarazo van de la mano ya que es muy importante contolar al máximo cuántos kilos se van adquiriendo para evitar coger más de los precisos. Un aumento de peso elevado puede causar problemas de salud tanto a la madre como al feto.

Fuente: 

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 08-02-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×