• Buscar
Publicidad

¿En qué semana gestacional se forma el corazón?

¿En qué semana gestacional se forma el corazón?

El corazón es uno de los primeros órganos del bebé que comienzan a formarse y funcionar. En la semana quinta surge una protuberancia en el centro del embrión que se transformará en el corazón; en la semana octava ya tiene formadas las cuatro cámaras y los grandes vasos; y en la duodécima semana está prácticamente desarrollado del todo.

Publicidad

Indice

 

El desarrollo del corazón en el feto

El proceso de crecimiento y desarrollo del embrión primero, y del feto después, es muy rápido. En tan solo 12 semanas desde la fecundación pasa de ser un óvulo diminuto fecundado por un espermatozoide a un bebé en miniatura de unos 5 cm con todos sus órganos principales formados.

En la cuarta semana de embarazo, una vez ya implantado en el útero, el embrión está formado por una especie de disco con tres capas de células que darán lugar a todos los tejidos del bebé. El disco interno, llamado endodermo, se convertirá en los pulmones, el hígado y el sistema digestivo. El disco medio, mesodermo, formará los huesos, músculos, riñones, órganos sexuales y el corazón del bebé. Por último, el disco externo, ectodermo, dará lugar a la piel, el cabello, los ojos y el sistema nervioso.

En la quinta semana de embarazo las células del embrión se multiplican y comienzan a asumir funciones específicas. Esto se llama diferenciación. Empiezan a formarse los riñones, el hígado, el sistema nervioso, la espina dorsal, la cabeza y el tronco. Y de una protuberancia que se encuentra en el centro del embrión surgirá el corazón del bebé. El tejido embrionario forma un tubo cardiaco mediante la fusión de dos vasos sanguíneos que es la estructura primitiva del corazón.

En la sexta semana este corazón sigue su desarrollo y comienza a latir a un ritmo cardiaco de 100 a 130 pulsaciones por minuto -casi dos veces más rápido que el tuyo. Por lo tanto, ya puede oírse en una ecografía si el ecógrafo es de alta calidad. La circulación de la sangre también inicia su funcionamiento.

Por lo tanto, las primeras semanas de embarazo es muy importante evitar riesgos y peligros ya que son las más complicadas en cuanto la formación del embrión se refiere. Lo bueno es que el útero protege al bebé de intervenciones externas y solo algunas enfermedades graves y raras, como la rubéola, pueden afectar a su desarrollo.

A las ocho semanas el corazón del feto se muestra definido y ya cuenta con las cuatro cavidades (las dos aurículas y los dos ventrículos) y los grandes vasos sanguíneos, aunque su tejido muscular todavía no está completo y no es hasta la semana 12 cuando se produce el desarrollo de las válvulas del corazón y cuando se sitúa en la posición normal. En esta semana ya es un corazón en miniatura, aunque hasta la semana 20 no se considera completamente formado. A partir de esta semana ya podría latir y funcionar fuera del útero.

En definitiva, el corazón se forma principalmente en las primeras 12 semanas de embarazo, alcanza su madurez hacia la semana 20 y desde la semana 24 el bebé puede sobrevivir fuera del útero, aunque es importante que permanezca allí el mayor tiempo posible para evitar complicaciones.


Principales problemas en el desarrollo del corazón

Si se produce algún problema en el desarrollo del corazón, el feto puede sufrir una anomalía cardíaca congénita. La genética, la diabetes no controlada, el consumo de alcohol o de drogas, así como la exposición a sustancias químicas puede aumentar el riesgo de malformaciones cardíacas congénitas.

Algunas de estas anomalías se pueden tratar incluso dentro del útero y la cirugía cardiaca fetal y en neonatos ha avanzado mucho en los últimos años, por lo que las posibilidades de supervivencia son mayores actualmente.

Las principales anomalías de desarrollo que puede presentar el bebé son:

- Estenosis valvular aórtica: cuando la válvula aórtica (la válvula que hay entre el ventrículo izquierdo y la aorta) es demasiado pequeña, estrecha o rígida.

- Comunicación interauricular: existe una abertura anómala en el tabique divisorio que separa las dos cavidades superiores del corazón (las aurículas).

- Estrechamiento aórtico: estrechamiento de la aorta, el vaso sanguíneo principal que lleva la sangre procedente del corazón al resto del cuerpo.

- Conducto arterial persistente: es un vaso sanguíneo adicional presente en los bebés antes de nacer y justo después de nacer. La mayoría de las veces se cierra solo, pero a veces sí hace falta tratamiento.

- Tetralogía de Fallot: los cuatro problemas de la tetralogía de Fallot la comunicación interventricular, la estenosis pulmonar, la hipertrofia ventricular derecha y la aorta desplazada.

- Conexión venosa pulmonar anómala total: es un defecto en las venas que van desde los pulmones hasta el corazón que causa que la sangre no tome la ruta normal de los pulmones al corazón y al resto del cuerpo. En su lugar, las venas de los pulmones conectan al corazón en posiciones anormales lo que hace que la sangre oxigenada entre o salga del compartamento equivocado.

- Tronco arterial común: un solo vaso sanguíneo (tronco arterial) sale desde los ventrículos derecho e izquierdo, en lugar de los 2 vasos normales (la arteria pulmonar y la aorta).

- Comunicación interventricular: cuando existe una abertura anómala en la pared que divide las dos principales cavidades cardíacas encargadas de bombear sangre (o ventrículos).

Muchos de estos problemas se solucionan con cirugía y el bebé puede salir adelante, aunque depende de la gravedad de cada uno, de la edad gestacional con la que el bebé nazca, del diagnóstico temprano, etc.

 

 


Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Blog EnFamilia de a AEP: "Cardiopatías congénitas"https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/cardiopatias-congenitas. "Mi hijo tiene una comunicación interventricular", https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/mi-hijo-tiene-una-comunicacion-interventricular.

Fecha de actualización: 22-02-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×