¿En qué semana baja el riesgo de aborto?

¿En qué semana baja el riesgo de aborto?
comparte

La mayoría de las parejas, al enterarse de que están esperando un bebé, sienten junto con la felicidad cierta preocupación ante el riesgo de aborto que existe en las primeras semanas de embarazo

¿Qué es el aborto?


El aborto espontáneo es una variedad clínica del síndrome de aborto que se presenta en un 15% de los embarazos en México. La definición que tienen la Secretaria de Salud y el Instituto Nacional de Salud Pública para el aborto consiste en “la expulsión del producto de la concepción de menos de 500 gr de peso o hasta 20 semanas de gestación”.

 

Causas de un aborto espontáneo


Hay que tener en cuenta que más de la mitad de los óvulos fecundados no son viables y se expulsan de forma espontánea; para la mayoría de las mujeres esto pasa desapercibido ya que los únicos signos que se dan de este hecho es un sangrado ligeramente mayor del habitual durante la menstruación.


Las causas de un aborto espontáneo pueden ser varias, aunque lo más común es que se deba a problemas en los cromosomas u otros factores como niveles hormonales anómalos, diabetes no controlada, incompetencia del cuello uterino o algunos medicamentos. Otro tipo de causas pueden ser infecciones, obesidad, problemas físicos en los órganos reproductores de la madre, problemas con la respuesta inmunitaria o enfermedades graves.

No te puedes perder ...


La edad también puede ser un factor determinante: a mayor edad, mayor es la probabilidad de sufrir un aborto espontáneo, especialmente a partir de los 40 años.


El haber sufrido un aborto espontáneo anteriormente también puede aumentar las posibilidades de volver a sufrirlo.


Sin embargo, no hay evidencias científicas que demuestren que las circunstancias anteriores aumenten el riesgo de un aborto involuntario. Sí está probado, en cambio, que los motivos genéticos están detrás del 60 por ciento de los casos.



El aborto espontáneo puede presentar diferentes diagnósticos y clasificaciones dependiendo del modo en que ha ocurrido, las cuales se dividen en:

 


Amenaza de aborto: la mujer presenta hemorragia genital y/o contracciones uterinas.


Aborto en evolución: presencia de hemorragia genital persistente, actividad uterina reconocible clínicamente y modificaciones cervicales (borramiento del cuello uterino y dilatación cervical).


Aborto inevitable: existe una hemorragia genital intensa o ruptura de membranas, que hacen imposible continuar la gestación.


Aborto incompleto: se presenta cuando ha ocurrido la expulsión de una parte del huevo y el resto se encuentra aún en la cavidad uterina.


Aborto completo: expulsión total del producto de la concepción y que no requiere evacuación complementaria.


Aborto diferido: ocurre cuando después de la muerte del producto, no se expulsa en forma espontánea y presupone un lapso entre la muerte ovular y la elaboración del diagnóstico por parte del médico.


Pérdida gestacional recurrente: pérdida espontánea del embarazo en dos o más ocasiones en forma consecutiva o alterna.


Aborto séptico: cualquiera de las variedades anteriores a las que se agrega infección intrauterina y/o pélvica.

 

¿Cuándo comunicar el embarazo?

 

Hay parejas que prefieren esperar a comunicar la noticia una vez superados los primeros tres meses, hasta asegurarse que todo va bien.

 

Comunicarlo demasiado pronto trae aparejado el hecho de luego tener que dar explicaciones si algo va mal, en cambio comunicarlo una vez pasados los primeros meses, cuando el riesgo de que algo vaya mal disminuye, puede ser visto por los demás como una falta de confianza por no haberlo dicho antes.

 

Comunicar la noticia del embarazo no es una cuestión de prudencia o imprudencia, es una decisión que debe platicarse en pareja y tomar la mejor decisión.


Te puede interesar:
En TodoPapás hay una calculadora con calendario del embarazo que arroja como resultado las semanas del embarazo así como la fecha probable del nacimiento del bebé.


Fecha de actualización: 05-07-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>