¿Cuánto peso aumenta el bebé en el último mes de embarazo?

¿Cuánto peso aumenta el bebé en el último mes de embarazo?
comparte

En el último mes de embarazo el aumento diario de peso del bebé se ralentiza y desde la semana 36 hasta la 40, engorda como mucho un kilo, cogiendo la mayor parte de peso en las dos primeras semanas.

A partir de la semana 16 de embarazo los fetos empiezan a coger peso y a engordar, de tal manera que no se suelen dar medidas sobre el peso hasta la eco 20 ya que, ante de esa semana, apenas si pesan 300 gramos.


Desde la semana 16 hasta la 23, aproximadamente, los fetos engordan entre 50 y 80 gramos a la semana, pero esta cantidad se incrementa desde ese momento, que pasan a ganar unos 100 gramos a la semana hasta la semana 28. Desde esa semana hasta la 38, más o menos, engordan entre 200 y 250 gramos a la semana.


Sin embargo, en las últimas semanas el bebé apenas gana peso. Entre la semana 28 y el nacimiento del pequeño apenas si engordan 50 o 100 gramos a la semana ya que la placenta ya no es suficiente para ellos, además de funcionar algo peor al estar envejecida por el tiempo de gestación.


Por lo tanto, la mayor ganancia de peso de los fetos se da entre la semana 23 y la 38, y en el último mes de embarazo lo normal es que engorden entre 500 y 800 gramos, aunque depende del bebé.


Además, debes tener en cuenta que estos datos son medias, pero cada niño tiene un crecimiento diferente y la ganancia de peso no es regular, puede que una semana gane 100 gramos y, a la siguiente, 350… No hay que preocuparse por lo que coge en una semana, hay que mirar los resultados globales y ver si el peso es el adecuado para la edad gestacional y está dentro de los percentiles habituales.


También hay fetos, al igual que bebés, más o menos grandes y que crecen más o menos rápido. La genética influye mucho en el peso de un feto, por lo que deberá de ser el ginecólogo el que evalúe si el feto está engordando por encima de lo recomendando o tiene un bajo peso para su edad gestacional teniendo en cuenta una serie de condiciones, y no solo el peso ganado en una semana.


Si se sospecha que el feto está ganando poco peso, se puede hacer una ecografía Doppler para comprobar si la placenta y el cordón umbilical funcionan correctamente y el suministro llega bien al bebé. Si no fuera así, se podría adelantar el parto si se considerara necesario para que pudiera ganar peso fuera de la mamá.


Por último, hay que tener en cuenta que las medidas del peso y el tamaño del feto que calculan las ecografías pueden variar hasta en 300 gramos por encima o por debajo ya que el ultrasonido no pesa al bebé, sino que coge tres medidas diferentes (diámetro biparietal, circunferencia del abdomen y longitud del fémur) y se cruzan para calcular un peso estimado, por lo que es normal que el peso dado en las últimas semanas varíe ligeramente respecto al peso del bebé al nacer. Este peso se calcula de acuerdo a unas fórmulas que pueden llegar a tener un error de entre el 15 y el 20%.


Por lo tanto, no te obsesiones con el peso de tu feto a no ser que el médico te indique que pasa algo malo, mientras se encuentre dentro de los percentiles normales para su edad gestacional y siga ganando peso semana a semana, todo va bien. 


Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×