¿Una embarazada puede oler pintura?

¿Una embarazada puede oler pintura?
comparte

¿Es perjudicial inhalar el olor de la pintura? ¿Puede una embarazada pintar la casa o pintar un cuadro? ¿Qué pinturas son más perjudiciales? ¿Qué daños le puede causar al bebé?

¿Puede la pintura ser perjudicial para el embarazo?


Es posible que, ahora que ya sabes que tu bebé va a ser un niño, quieras pintar la pared de su cuarto, pero te preguntes si eso puede ser malo para ti o para el bebé.


Lo cierto es que, aunque no hay estudios que documenten los efectos de la pintura sobre el embarazo y el bebé en desarrollo, sí se sabe que algunas pinturas pueden ser perjudiciales para el pequeño, como aquellas que contienen mercurio, éteres de glicol de etileno o biocidas.


La pintura de plomo, por ejemplo, tremendamente dañina, está prohibida desde hace años, por lo que no hay problema con ella.


Debes tener en cuenta, no obstante, que el problema no está tanto en la pintura en sí, sino en los disolventes y productos químicos que se usan para crear los colores de algunas de ellas. Los disolventes son productos químicos como etileno glicol, trementina y acetona, que sí pueden ser dañinos para las mujeres que están embarazadas. En cuanto a la mayoría de pinturas que se comercializan, los niveles de tóxicos en ellas son muy bajos.


El riesgo, por lo tanto, está en las sustancias químicas que contienen estos productos, por lo que es mejor que busques productos naturales. Y es que estas sustancias químicas pueden entrar al organismo por diversos caminos: a través de la inhalación de los vapores de la pintura o de las partículas en polvo; infiltrarse al lijar o raspar los restos de pintura antigua; o absorberse por el contacto con la piel. También pueden entrar al cuerpo a través de un alimento sobre el que haya caído polvo de pintura.


En cuanto a los riesgos principales, la exposición prolongada o la inhalación de ciertos químicos puede causar aborto espontáneo, bebé de bajo peso, defectos o malformaciones congénitas. Un estudio encontró que las mujeres que desempeñan actividades en las que emplean disolventes, tienen un riesgo un poco mayor de dar a luz a un bebé con gastrosquisis (una abertura en el abdomen por la que sobresalen los intestinos y otros órganos).


No obstante, todos estos riesgos van asociados a una exposición prolongada a este tipo de sustancias, por lo que, lo normal si pintas la habitación de tu casa y hueles un rato la pintura, es que no te pase nada de nada ni a ti ni al bebé.


Pero como no hay estudios que hayan establecido los peligros exactos según las cantidades y el tiempo de exposición, es mejor adoptar una serie de precauciones.


Consejos a tener en cuenta


- Si es posible, mejor que pinte otra persona la habitación y, hasta que se vaya el olor, no entres en esa habitación. Recuerda además dejar las ventanas abiertas para ventilar bien.


- Si vas a pintar tú, mejor no hacerlo en el primer trimestre de embarazo, ya que es cuando se forman los órganos del bebé.


- Protege tu piel con guantes y ropa que tape tus brazos y piernas. Usa también mascarilla.


- Limita el tiempo de exposición. Toma descansos a menudo y sal a respirar aire fresco.


- No dejes alimentos ni bebidas en la zona que estás pintando para que no se puedan ver afectados.


- No uses pinturas en aerosol, ya que producen más partículas en el aire que pueden ser inhaladas.


- Evita las pinturas de látex que contienen disolventes tales como éteres de glicol de etileno y biocidas y opta por las naturales o ecológicas. Busca también que la pintura un nivel muy bajo de VOC (compuestos orgánicos volátiles) o no los contenga.


- Si lo que te gusta es pintar cuadros, asegúrate de trabajar en un lugar bien ventilado y usa acuarelas o pinturas acrílicas en lugar de pinturas de aceite u óleos. 

Foto: Creado por Freepik


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×