Tratamiento de la tromboflebitis

Tratamiento de la tromboflebitis
comparte

La tromboflebitis es un proceso inflamatorio de una vena causado por la aparición de coágulos sanguíneos que obstruyen una o más venas, generalmente localizadas en las piernas o la pelvis. Es una enfermedad que, si no se trata, puede resultar muy grave.

La causa principal es la aparición de un coágulo, que puede surgir como resultado de:


- Una lesión o golpe en una vena

- Un trastorno de coagulación congénito o adquirido

- Permanecer inmóvil mucho tiempo teniendo una lesión


Además, existen diversas circunstancias que pueden hacer que aumente el riesgo de padecer tromboflebitis, como estar inmóvil mucho tiempo (ya sea hospitalizado o viajando en coche o en avión), tener venas varicosas, estar embarazada o en el periodo de posparto, tomar píldoras anticonceptivas o terapia hormonal, sufrir policitemia vera, antecedentes familiares de trastornos de coagulación, episodios anteriores de tromboflebitis, haber sufrido un accidente cerebrovascular, tener más de 60 años, tener sobrepeso u obesidad, padecer algún tipo de cáncer o fumar.


En estos casos, tienes que tener cuidado cuando vayas a pasar mucho tiempo sin moverte para evitar que se produzca una tromboflebitis.

No te puedes perder ...


Además, es importante que conozcas los síntomas principales:


- Calor y dolor en la zona afectada.


- Enrojecimiento e hinchazón.


- Sensibilidad sobre la vena.


- Si la trombosis es superficial, se puede observar un cordón rojo y duro justo debajo de la piel. Si es profunda, es posible que la pierna entera se hinche y se vuelva hipersensible.


- Cuando el coágulo se desplaza por las venas hacia los pulmones, puede causar dificultades para respirar y dolor en el pecho que empora con cada inspiración de aire, lo que implica una embolia pulmonar.


Esta es una de las principales complicaciones, la embolia pulmonar, aunque también puene surgir otras como síndrome posflebítico o síndrome postrombótico, que puede aparecer meses, e incluso años, después de haber sufrido trombosis venosa profunda. Este síndrome puede causar dolor duradero posiblemente incapacitante, inflamación y una sensación de pesadez en la pierna afectada.


¿Cómo se trata?


Si la tromboflebitis es superficial, suele recomendarse la aplicación de calor en la zona dolorida, mantener la pierna afectada elevada, tomar antiinflamatorios y usar medias de compresión. Normalmente, con estas medidas el problema desaparece en unos días.


Si es profunda o si el médico lo considera necesario, se pueden recetar medicamentos anticoagulantes que deben tomarse con cuidado ya que hacen que la sangre esté mucho más líquida, por lo que debe avisarse que se toman si se padece una hemorragia fuerte o se tiene que realizar alguna intervención quirúrgica.


En algunos casos, especialmente si no se pueden tomar anticoagulantes, se puede insertar un filtro en la vena principal del abdomen (vena cava) para evitar que los coágulos viajen a los pulmones.


En el caso de venas varicosas que duelan o causen tromboflebitis recurrente. Se pueden extirpar las mismas mediante una sencilla operación.


¿Se puede prevenir?


Hay ciertas medidas que puedes adoptar en situaciones concretas o en tu día a día para evitar sufrir una tromboflebitis. Por ejemplo, si vas a estar sentado mucho rato en un avión, levántate a pasear por el pasillo; o si vas hacer un viaje largo en coche, haz paradas a menudo. Si no puedes hacer ninguna de estas dos cosas, mueve las piernas regularmente flexionando los tobillos o presionando los pies contra el suelo. Además, se recomienda en los viajes llevar ropa suelta que no apriete y beber mucha agua (nada de alcohol).


El ejercicio regular, no fumar o evitar el sobrepeso son otras medidas que pueden ayudar a evitar una tromboflebitis.


Tromboflebitis en el embarazo

La trombosis venosa profunda (TVP), es decir, la formación de un coágulo de sangre en una vena, generalmente en la pierna, es algo raro que puede ocurrir en el embarazo ya que la sangre se coagula más fácilmente durante la gestación para prepararse para la pérdida de sangre que se producirá en el parto. Asimismo, el flujo de sangre en las piernas se hace más lento al final del embarazo ya que los vasos sanguíneos están más comprimidos a causa del crecimiento del útero.


Por eso, debes tener aún más cuidado si estás embarazada y cumples otros factores de riesgo y evitar estar sentada mucho tiempo sin moverte. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>