• Buscar
Publicidad

Tratamiento de la sacroileítis en el embarazo

Tratamiento de la sacroileítis en el embarazo

La sacroileítis es una inflamación dolorosa de la articulación sacroilíaca, difícil de diagnosticar y relacionada con la artritis inflamatoria de la columna. ¿Te diagnosticaron en su día una sacroileítis o ha venido provocada por el embarazo o tras el parto? ¿Cómo tratar esta inflamación de manera adecuada? Presta atención…

Publicidad

Índice

La articulación sacroilíaca se encarga de la unión del hueso sacro con la pelvis. Esta articulación se encuentra ubicada a ambos lados del sacro, es decir, en la parte inferior de la columna vertebral en donde se conecta el hueso ilíaco con la cadera.

La inflamación del sacro puede tener diferentes causas de medicina que incluyen autoinmunidad, microtraumatismos, ejercicio y en algunos casos también infecciones. La sacroileítis también puede asociarse con la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y la gota.

Existen diferentes técnicas de diagnóstico para la inflamación articular, pero si no se diagnostica y maneja adecuadamente la sacroileítis puede llegar a volverse crónica.
 

Causas de la aparición de la sacroileítis

Son muchas las posibles causas para que se presente la sacroileítis, pero estas son algunas de las más comunes:

- Enfermedades que tienen relación con la espondilitis anquilosante, la artritis de la columna vertebral, la psoriasis, el lupus y otras condiciones reumatológicas en la columna vertebral.

- La artritis degenerativa u osteoartritis localizada en la parte de la columna vertebral. Cuando esto pasa empiezan a deteriorarse las articulaciones del sacro y toda la zona se inflama causando mucho dolor.

- Los traumas o golpes en la región baja de la espalda, en la cadera o en los glúteos también y en especial cuando estos golpes se dan en condiciones como caídas severas o accidentes automovilísticos que dañan las articulaciones.

- En las mujeres puede presentarse como consecuencia del embarazo o del parto debido a los cambios y la presión a la que se someten las articulaciones sacroilíacas.

- Infecciones en las vías urinarias, endocarditis y uso y abuso de drogas intravenosas.
 

Sacroileítis y embarazo ¿cuáles son los síntomas más comunes?

Las mujeres durante el embarazo experimentan una serie de cambios en su cuerpo, especialmente en la columna vertebral para sostener el peso de sus bebés. Como consecuencia de ello pueden sufrir una inflamación de la articulación sacroilíaca (sacroileítis), y que es a su vez una de las dolencias más comunes a partir del tercer trimestre del embarazo, aunque algunas mujeres ya han padecerla antes de estar embarazadas.

La sacroileítis se expresa a través de dolores punzantes que se extienden hacia uno o ambos lados de la articulación o hacia ambas piernas. Durante el embarazo, la musculatura de la espalda se sobrecarga y contractura, exigiendo a la zona un trabajo mayor del habitual. De hecho, una causa común de esta dolencia podría ser perfectamente el embarazo, ya que durante los meses de gestación se libera una hormona llamada relaxina para facilitar la dilatación del canal de parto, preparándose para dar a luz. Es por este motivo que las articulaciones sacroilíacas se vuelven más laxas.

Esto significa que, al aumentar su movilidad sumado al aumento de peso que carga esta zona ya debido al peso del bebé, se empiezan a generar inestabilidades que hacen que estas articulaciones se inflamen y duelan, originando la aparición de esta enfermad: la sacroileítis.

Los síntomas de sacroileítis son muy similares a una lumbalgia originada en la columna, aunque también puede acompañarse de una falsa ciática, ya que el nervio ciático discurre justo por debajo de esta articulación. La falsa ciática se conoce así por ser una irritación del nervio ciático a su paso por el músculo piramidal. Pasa muy cerca del músculo y, a veces, queda atrapado por la tensión muscular y presenta síntomas similares a los de la ciática.
 

Principales síntomas de la sacroileítis

- dolor en las articulaciones del sacro con la columna vertebral. El dolor es profundo y se localiza en la parte superior de los glúteos y puede irradiar al muslo

- dolor en la zona lumbar o cadera (a veces)

- dolor frecuente y está presente incluso durante el sueño

- dolor o incomodidad en las rodillas

- contracturas al final de la espalda y cerca de la articulación sacroilíaca

- fiebre cuando es causada por alguna infección

- dolor puede empeorar después del reposo prolongado, siendo más intenso al despertar.

Además, las mujeres embarazadas o que han dado a luz pueden presentar todos o algunos de estos problemas:

- dolor nocturno

- no poder dormir del lado afecto

- dolor al sentarse

- dolor al estar de pie

- dolor al subir escaleras
 

¿Cómo tratar esta molestia en el embarazo y posparto?

Aunque no existe ninguna prueba radiológica que nos indique que el sacro está afectado o el dolor provenga de allí, el diagnóstico se realiza mediante la historia clínica, la exploración y la punción diagnóstica, pero debe realizarla un especialista de columna.

Una vez está diagnosticada hay que tratarla, aunque su tratamiento es radicalmente distinto al de cualquier lumbalgia de origen en la columna. Lo más común es recurrir a la fisioterapia para fortalecimiento de músculos de la pelvis, cinturón de cierre pélvico, punción directa de la articulación o radiofrecuencia.
 

Tratamiento de fisioterapia para la sacroileítis

El objetivo de la fisioterapia es reducir la inflamación y brindar analgesia a la dolencia. Después, tiene como objetivo mejorar la movilidad, estabilidad e incentivar el movimiento adecuado en la región lumbopélvica. Para ello se realizan intervenciones tales como:

- educación para el manejo del dolor

- educación postural

- electroanalgesia o uso de TENS (electroestimulación percutánea o transcutánea de los nervios). Un aparato para la aplicación de corriente eléctrica a través de la piel para controlar el dolor

- ejercicios de neurodinamia

- ultrasonido terapéutico

- manipulaciones articulares y terapia manual de la columna lumbar y las articulaciones sacroilíacas

- ejercicios de estiramiento

ejercicios del suelo pélvico

Además, la fisioterapia ofrece un tratamiento sin riesgos y sin efectos secundarios, que independientemente de la evolución en la que se encuentre la patología, puede brindar restauración de las funciones comprometidas y analgesia al dolor a largo plazo.


Fuentes:

Science Direct: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0716864014700859 

Cohen SP, Chen Y, Neufeld NJ. Sacroiliac joint pain: a comprehensive review of epidemiology, diagnosis and treatment. Expert Rev Neurother. 2013;13(1):99-116. PMID: 23253394 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23253394.

Fecha de actualización: 19-04-2021

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×