• Login
  • Registrarme
×


×
×

Tratamiento de la inserción velamentosa del cordón umbilical

Tratamiento de la inserción velamentosa del cordón umbilical
comparte

Se define como inserción velamentosa del cordón umbilical a la situación en la que los vasos umbilicales no se insertan directamente en la placenta, sino entre las membranas corion y amnios que rodean al bebé. No es muy común, puesto que aparece en un 0,09- 1,8% de las gestaciones simples, pero al no ser diagnosticada en el anteparto, da lugar a graves complicaciones en el caso de que los vasos velamentosos se rompan.

Para conocer esta complicación, es necesario comprender el término de vasa previa. Consiste en que los vasos fetales atraviesan las membranas por encima del cuello del útero y por debajo de la presentación fetal. Existen dos tipos. En primer lugar, la que se debe a la inserción velamentosa del cordón umbilical, y en segundo lugar, la que se origina cuando los vasos fetales circulan entre los lóbulos de una placenta bilobulada o subcenturiata.


En otras palabras, los vasos fetales se encuentran en las membranas sin la protección de la placenta o del cordón umbilical (gelatina de Wharton) y la ruptura espontánea o artificial de las membranas podría producir una rápida exanguinación fetal.


Esta situación se relaciona con un aumento en la incidencia de algunas anomalías fetales, como espina bífida, malformaciones renales, arteria umbilical única, defecto del septo ventricular. Asimismo, está asociada a las complicaciones obstétricas en las que se incluye el aborto, prematuridad y bajo peso.

Conservación de las células madre del cordón umbilical. Dudas frecuentes

Conservación de las células madre del cordón umbilical. Dudas frecuentes

En España todavía existe un desconocimiento general sobre el servicio de conservación privado de las células madre del cordón umbilical. Para resolver todas las dudas que podáis tener, hemos preguntado a la Asistente Sanitaria de uno de los laboratorios que realizan este servicio en nuestro país, Sevibe Cells, para que nos informe sobre las posibilidades terapéuticas de las células madre y por qué merece la pena conservarlas


En cuanto a sus factores de riesgo, se han identificado la fecundación in vitro y los embarazos múltiples. 

Su diagnóstico se suele realizar a partir del segundo trimestre de embarazo a través de un examen vaginal, aunque se aconseja especialmente la ecografía tridimensional. Sin embargo, en muchos casos se ha tenido que resolver de forma espontánea al final del embarazo porque se considera más sensato confirmar el diagnóstico durante el tercer trimestre ya que su detención tiene mayor repercusión en el tratamiento.


Este tratamiento radica en la realización de una cesárea a partir de la semana 35 de embarazo puesto que la madurez pulmonar del feto es suficiente para evitar problemas. Su reanimación tiene que ser de forma inmediata y con energía junto a una reposición rápida de volemia.


Otros médicos exponen la idea de ingresar a la mujer embarazada justo en la semana 32 de embarazo para suministrarle corticoides que aceleren la maduración pulmonar del pequeño y aplicar una cesárea urgente si se produjera una rotura de las membranas antes de la semana 35.


Cuando se produce este diagnóstico antes del nacimiento, si no existen malformaciones y se practica la cesárea, la supervivencia de estos recién nacidos se acerca  al 100%.


Por último, recuerda que la inserción velamentosa del cordón umbilical es una complicación que puede tener consecuencias muy negativas para tu futuro bebé, incluso la muerte. Por esta razón, es necesario que ante la facilidad de obtener un diagnóstico prenatal, se tomen las medidas terapéuticas y de prevención necesarias para evitar riesgos.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
Volver

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.