×
  • Buscar
Publicidad

¿Puedo hacer ejercicio embarazada?

¿Puedo hacer ejercicio embarazada?

Algunas mujeres no tienen el hábito de hacer ejercicio, pero cuando llegan al embarazo no saben si es bueno o no mantener este hábito. Aquí encontrarás la respuesta a tus dudas y algunas recomendaciones.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

¿El ejercicio es malo durante el embarazo?

 

Para tener un cuerpo saludable, que cumpla con todas sus funciones de manera satisfactoria, ya sea motora, mental o fisiológica, es necesario tener una buena alimentación, higiene, descansar y mantener activo el cuerpo, ya sea física o mentalmente.

 

El ejercicio es bueno en general, por supuesto que todo en exceso es malo. Sin embargo, no se trata de convertirse en una atleta de alto rendimiento. El tiempo recomendado para ejercitar tu cuerpo día a día es de media hora. Con este tiempo tu cuerpo se mantendrá en un estado funcional.

 

Muchas mujeres tienen dudas sobre si deberían o no hacer ejercicio mientras se encuentran en la gestación ya que creen que puede ser dañino para su bebé. La respuesta es que el ejercicio es bueno durante el embarazo y toda la vida.

 

Hacer ejercicio durante el embarazo puede ayudarte a tener la fuerza necesaria en los músculos para soportar una postura funcional, para así evitar fatigas musculares o lesiones. Además de que en definitiva te hará sentirte mejor.

 

El flujo sanguíneo de tu cuerpo también se verá beneficiado por hacer ejercicio, puesto que tu capacidad cardiovascular es utilizada para todas estas actividades.

 

Al fortalecer tus músculos, también podrás preparar tu cuerpo para el momento de parto. Controlarás mejor tu respiración y soportarás mejor el dolor.

 

 

¿Qué tipo de ejercicio puede hacer una embarazada?

 

Ciertamente la mujer embarazada debe mantener mucho cuidado por las condiciones delicadas en las que se encuentra su cuerpo. A veces por los síntomas se sentirá mal e incluso no tendrá ganas de pararse de la cama.

 

La postura de las embarazadas también se ve afectada debido al peso que adquieren por el cambio de tamaño en su cuerpo. Así tienen que encontrar nuevas posturas para administrar dicho peso, puesto que no cuenta con la fuerza muscular necesaria para mantener el equilibrio con el nuevo peso.

 

El dolor en distintas partes del cuerpo de la embarazada será causado por el mismo cambio que este sufra. Por ello, debe encontrar una forma de fortalecerlo y adaptarlo.

 

El ejercicio funcional es aquel que utiliza movimiento totalmente naturales del cuerpo humano. Incluso utiliza todos los músculos grandes en conjunto con los pequeños para realizar los movimientos. Esto funciona al expandir la fuerza desde el punto centrífugo del cuerpo hacia las extremidades.

 

El ejercicio funcional tiene beneficios para conseguir las siguientes habilidades:

 

- Equilibrio

 

- Resistencia

 

- Resistencia cardiovascular y respiratoria

 

- Flexibilidad

 

- Velocidad

 

- Coordinación

 

- Agilidad

 

- Equilibrio

 

- Precisión

 

- Fuerza

 

 

¿Qué tipos de ejercicios funcionales puedo hacer?

 

En el mundo del deporte se empleo el ejercicio funcional. Sin embargo, existen ejercicios adecuados y adaptables para todo tipo de personas como los siguientes:

 

- Cross Training

 

- Yoga

 

- Pilates

 

- Natación

 

- Calistenia

 

 

Si estuviste haciendo ejercicio durante tu embarazo, tendrás una mejor recuperación después del parto, además de recuperar la forma de tu cuerpo más rápido que las mujeres que no hacen ejercicio en esta etapa.


Fecha de actualización: 07-12-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.