Primer trimestre: Recomendaciones para un embarazo seguro y saludable

Primer trimestre: Recomendaciones para un embarazo seguro y saludable
comparte

El primer trimestre del embarazo es un período lleno de cambios físicos y psicológicos. En este artículo encontrarás recomendaciones sobre cómo afrontar algunas de esas nuevas situaciones en este momento tan especial.

1- Confirmación del embarazo


Antes de nada, confirma tu embarazo. Puedes contar con información fiable desde dos semanas después de la ovulación, es decir, desde la primera semana de retraso del período. Lo más sencillo es que te hagas un test de embarazo casero. Una vez que hayas confirmado el embarazo, es importante que pidas una cita con tu ginecólogo lo más pronto psoible para que comiences con las pruebas y análisis del primer trimestre.

 

2- Elige al profesional que te acompañará durante el proceso


Si ya tienes un ginecólogo de confianza, es probable que decidas seguir con él durante el embarazo. Si no es así, debes buscar un buen profesional que te inspire confianza. Nosotros te recomendamos que pienses en un equipo consolidado que te acompañe desde los primeros meses hasta después del parto. Te sentirás más segura si son los mismos profesionales los que te atienden durante todo el proceso ya que conocerán tu caso y podrán darte los mejores consejos en todo momento.

3- Calcula las semanas de embarazo

Es importante también que sepas de cuántas semanas estás embarazada y cuándo será tu fecha de parto para que sepas cómo se desarrolla tu embarazo y cuándo nacerá tu bebé. 

No te puedes perder ...

 

4- Ácido fólico, importante desde antes de la concepción


Si has planificado quedarte embarazada, es muy recomendable que empieces a tomar ácido fólico antes de que el embarazo se produzca, si no es así, debes tomarlo durante el primer trimestre. El ácido fólico reduce el riesgo de algunas malformaciones (como la espina bífida y otros defectos del tubo neural) y es importante en la formación del sistema nervioso del bebé.  


Además de la suplementación vitamínica, el ácido fólico también podemos encontrarlo en verduras de hoja verde, espárragos y legumbres.

 

5- Tabaco, alcohol y cafeína: mejor lejos


Está demostrado que fumar retrasa el crecimiento del bebé e incrementa el riesgo de complicaciones durante el embarazo.


Algunos estudios relacionan la ingesta de alcohol y altas cantidades de cafeína con riesgos durante la gestación.


Por lo tanto, limita tu consumo de café a dos tazas al día y evita totalmente el alcohol y el tabaco (incluso lugares cerrados con humo).

 

6- Cuida especialmente la alimentación

Si en cualquier momento de tu vida es importante cuidar la alimentación, durante el embarazo todavía lo es más.


Tu alimentación en estos meses debe ser variada, evitando la bollería industrial, el exceso de azúcar y de sal.


¿Has oído hablar de la toxoplasmosis y la listeriosis? Son infecciones que atraviesan la placenta pudiendo afectar al bebé. La buena noticia es que pueden evitarse excluyendo de tu dieta embutidos y carnes crudas o poco cocinadas, así como lavando bien verduras y frutas que vayas a consumir crudas.

 

7- Ejercicio físico


El ejercicio físico te ayudará a que el embarazo sea más agradable ya que mejora los sistemas cardiovascular y muscular, además de ayudar a controlar el peso.


Están totalmente desaconsejados deportes que generen vibraciones o sobrecargas, de alto impacto o riesgo.


Se recomienda realizar tres sesiones semanales de cuarenta minutos. Las actividades más recomendables son caminar, yoga, natación o bicicleta.

 

Centro Médico Pintado


Te puede interesar:
Una de las primeras preguntas que se realiza una embarazada al conocer su estado es "¿cómo no subir de peso en el embarazo?" ya que más allá de las razones estéticas, engordar más kilos de los debidos puede ocasionar problemas de salud tanto a la madre como al feto.


Fecha de actualización: 24-05-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>