• Buscar
Publicidad

Pieles atópicas en el embarazo

Pieles atópicas en el embarazo

Durante los nueve meses de gestación la mujer sufre una serie de cambios en su piel y, en ocasiones, se pueden pronunciar más si padece o ha padecido dermatitis atópica. Entre las dermatosis que se pueden empeorar durante este período se encuentra el eccema atópico, originado por una dermatitis atópica ya existente.

Publicidad

Indice

 

La dermatitis atópica en el embarazo

Para comenzar, la dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel que causa inflamación y brotes y produce un picor que puede llegar a ser muy intenso. Si este picor es insoportable, a la hora de rascarte puede que se origine un eccema en la piel, que se caracteriza por la aparición de pequeñas ampollitas y descamación de la piel. Normalmente, estos casos se presentan en la zona de la cara, cuello, escote y áreas de flexión de las extremidades. En el posparto, en las manos y el pezón.

En el embarazo esta enfermedad puede mejorar y desaparecer por completo, o empeorarla como ocurre en el 80% de los casos. Incluso puede aparecer por primera vez durante la gestación o tras un largo periodo de tiempo sin brote, incluso desde la infancia.

Suele brotar antes del tercer trimestre debido a los cambios inmunológicos que surgen en esta etapa. Esto no afectará al feto ni a la madre, pero existe la posibilidad de que el bebé manifieste atopía durante su infancia. 


¿Cómo tratar la dermatitis en el embarazo?

No te puedes perder ...

Y tambien:

Utiliza cremas o bálsamos emolientes de textura enriquecida después de ducharte. Recuerda que debe ser: sin perfume, con agua termal, trío lipídico vegetal, selectiose, glicocol y agentes hidratantes.

- Para la ducha, utiliza un gel para pieles sensibles muy secas y atópicas.

- Si tu caso es grave, haz una visita al médico para que te recete corticoides tópicos, sistémicos, antihistamínicos o fototerapia UVB.

- Debes evitar rascarte porque, aparte de que potencias el picor, aumentas el riesgo de sobreinfección de las lesiones. Es muy importante mantener las uñas cortas y limpias.

- El sol es bueno para la dermatitis, pero hay que tener cuidado porque en la gestación suben los niveles de melanina y pueden aparecer manchas con mayor facilidad.

- Controla tu alimentación porque hay alimentos que al aumentar la histamina en sangre pueden desencadenar picor y brotes.
 

¿Por qué las enfermedades de piel son comunes en el embarazo?

Durante el embarazo, para evitar la expulsión del feto, que no deja de ser un ser vivo que se alimenta de la madre y es ajeno en parte a ella, ocurren cambios del sistema immune que afectan la susceptibilidad de la mujer a las enfermedades cutáneas o dermatosis, incrementando el riesgo de enfermedad autoinmune y reduciendo la inmunidad mediada por células (incrementando el riesgo de infecciones cutáneas).

Las enfermedades de dermatología como psoriasis dependientes de la respuesta Th1 tienden a mejorar, mientras que los dependientes de la respuesta Th2, como el eccema atópico y lupus eritematoso sistémico, pueden exacerbarse.
 

¿Qué otras enfermedades de la piel son frecuentes en la gestación?


La piel sufre mucho durante el embarazo debido a los cambios hormonales y el debilitamiento del sistema inmune:

1- Hiperpigmentación

Los cambios hormonales afectan a la melanina de la piel, produciendo más melanina de la normal, lo que puede oscurecer la línea alba, la línea que va desde el pubis hasta el final de la tripa.

También puede causar la aparición del cloasma, también llamado melasma o paño gravídico, manchas más oscuras que aparecen sobre todo en la cara debido al aumento de los estrógenos y la progesterona en estos meses. Para evitar la aparición de estas manchas hay que evitar la exposición directa al sol y usar crema fotoprotectora. La mayoría de las manchas desparecen después del parto.

2- Acné

El acné también es muy común en estos meses debido a los cambios hormonales y el aumento de grasa en la piel. Para evitarlos debes limpiar tu cara dos veces al día con un producto específico según tu tipo de piel que cuide tu pH. Aplícate después una crema hidratante y ten cuidado con las cremas antiacné, puesto que algunas contienen ingredientes muy perjudiciales para el desarrollo del feto.

3- Prurito gravídico

El aumento de la temperatura corporal, la sequedad de la piel y el estiramiento de las fibras de colágeno pueden causar muchos picores en la piel, lo que se conoce como prurito gravídico. Este picor es muy molesto, aunque no perjudicial para el feto. Para aliviar el picor debes usar crema hidratante a diario, ducharte con agua tibia y usar jabones naturales. Si es necesario, se pueden usar antihistamínicos.

4- Herpes gestationis

Es una rara enfermedad autoinmune que se caracteriza por la aparición de lesiones bulosas intensamente pruriginosas que suelen transformarse en unas semanas en ampollas o lesiones en forma de urticaria. Suele afectar a mujeres que ya han tenido más hijos y se localizan con mayor frecuencia en el abdomen, alrededor del ombligo.

El tratamiento más indicado son los corticoides y los antihistamínicos, que no afectan al bebé. Cuando termina el brote, suele quedar una cicatriz en la zona.

5- Erupción polimorfa del embarazo (PEP)

Es más habitual en las primíparas durante las últimas semanas de embarazo, sobre todo en aquellas con embarazos múltiples y un peso excesivo. Esta erupción comienza en el abdomen y provoca la aparición de pápulas muy pruriginosas que forman placas que se extienden por los glúteos y los muslos. Las lesiones suelen curarse en 4-6 semanas.

El tratamiento consiste en corticoides tópicos aplicados sobre las lesiones varias veces al día y antihistamínicos si el picor es insoportable.


Fuente: Cassinello, Modesta; Fournier, Sofía; García, Marián; Herrería, Gema; Riu; Inma; Las 100 preguntas del embarazo, Eau Thermal Avéne. 

 

Fecha de actualización: 19-10-2020

Redacción: Esperanza Pavón

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×