No sabía que estaba embarazada y doné sangre

No sabía que estaba embarazada y doné sangre
comparte

Durante el embarazo, siempre y cuando no sea de riesgo, podemos llevar una vida de lo más “normal” y hacer de todo pero ¿también podemos donar sangre?

 

No sabía que estaba embarazada y estoy sangrando

No sabía que estaba embarazada y estoy sangrando

Pensabas que ese sangrado que habías comenzado a tener era la regla, que se había adelantado o retrasado, pero resulta que es diferente del sangrado menstrual normal y empiezas a pensar que puede ser otra cosa. En ese momento caes en que mantuviste relaciones sexuales sin protección cerca de tus días fértiles, por lo que es posible que estés embarazada y estés sufriendo un aborto… ¿O no?

Lo cierto es que existe mucho recelo respecto a la donación de sangre por parte de mujeres embarazadas. Es por ello que prácticamente todos los hospitales e instituciones como la Cruz Roja recomiendan no hacerlo. Esto se debe a que el feto tiene la necesidad de mantenerse fuerte con las reservas de hierro de la madre y otros nutrientes por lo que el solo hecho de donar sangre significaría una baja importante en las mismas, que incluso podría provocar problemas como la anemia y acrecentar síntomas como el mareo.

A pesar de que aún no hay estudios determinantes que confirmen esto al 100%, se ha transformado en una regla a seguir de manera estricta por muchos profesionales de la salud.

Durante el embarazo no se recomienda donar sangre ya que, aunque el volumen de sangre aumenta durante el mismo un 50%, lo hace justamente para cubrir las necesidades de nutrientes y oxígeno del feto, por lo que donar sangre podría suponer un peligro para el bebé.

Y es que al donar sangre se puede producir una disminución de hierro en el organismo y, como consecuencia, aumentar el riesgo de ferropenia y anemia, algo muy común durante el embarazo y que puede ser peligroso si no se detecta a tiempo ya que la pérdida de hierro conlleva la de eritrocitos y, como consecuencia, menos oxígeno y nutrientes para el bebé. Además, podría provocar un parto prematuro.

Por eso durante el embarazo se realizan análisis de sangre en cada trimestre para, entre otras cosas, controlar los niveles de hierro. Es también por esto que no se debe donar sangre durante el embarazo ni en los 6 meses posteriores al parto ya que la mamá debe recuperarse de la sangre perdida durante el mismo.

Sin embargo, las mujeres gestantes que se encuentren en sus primeras semanas tienen una posibilidad más viable de donar su sangre en caso de necesidad, siempre y cuando cuenten con la aprobación de su médico. Al inicio del embarazo, es más factible evitar la complicaciones que esta acción les podría acarrear tanto al bebé como a la madre y que si bien no suelen ser de gravedad, siempre es mejor mantenerlas a raya.

No obstante, si has donado sangre en las primeras semanas de embarazo, antes de saber tu estado, no te angusties, simplemente coméntalo con tu médico para que valoren tus niveles de hierro y si fuera necesario, recomendarte algún suplemento.

¿Es tan grave tener anemia durante la gestación de un bebé?

La respuesta es sí. El modo en el que una anemia puede afectar a el embarazo dependerá del tipo de anemia que se pueda tener. En los casos leves, es probable que no haya nada de qué preocuparse, pero si se padece una anemia severa por deficiencia de hierro puede afectar la manera en que crece el bebé y aumentar el riesgo de parto prematuro.

La anemia adquirida por algo tan concreto como donar sangre puede ser de hecho un riesgo, de la misma manera que la anemia genética puede aumentar las posibilidades de complicaciones tanto para la madre como para el bebé, de modo que es importante recibir una buena atención prenatal durante todo el embarazo:

Al menos se necesitan una cantidad de 18 mg de hierro al día para que el embarazo se desarrolle bien, de modo que si no los obtenemos de manera natural, es decir, por la cantidad de hierro que hay en nuestra sangre y en nuestro organismo, es posible que el médico nos suministre algún suplemento vitamínico.

Con este suplemento, y una dieta en la que se aumente la ingesta de hierro que aportan alimentos como las legumbres por ejemplo o determinados pescados, se podrá conseguir equilibrar esa cantidad de hierro y con ello superar la anemia.


Fuentes:

- Preguntas frecuentes sobre la donación de sangre. Por Cruz Roja http://www.donarsangre.org/puedo-donar-si/

Redacción: Cristina Rodríguez

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×