Estoy embarazada y estreñida, 15 consejos para evitarlo

Estoy embarazada y estreñida, 15 consejos para evitarlo
comparte

Lamentablemente, el estreñimiento es un trastorno digestivo muy común en los meses de embarazo debido al aumento de ciertas hormonas que enletecen la digestión y a la presión del útero sobre el estómago. El problema es que el estreñimiento puede causar dolor abdominal, gases, hinchazón, distensión, dolores de cabeza, sensación de fatiga o almorranas. Por eso, debes seguir unos consejos desde el comienzo de la gestación para evitar este trastorno digestivo.

En cuanto el óvulo es fecundado, el organismo comienza a segregar una serie de hormonas para conseguir que el embrión se implante en el útero, crezca y se desarrolle de manera adecuada. Una de estas hormonas es la progesterona, causante de que todos los músculos del cuerpo, incluidos los del intestino, se relajen. Esto provoca que la comida se mueva más despacio y las digestiones sean más lentas y pesadas, lo que puede causar trastornos como el estreñimiento o el ardor. Además, el cuerpo absorbe más nutrientes y agua de los alimentos ingeridos para satisfacer las necesidades del feto, por lo que las heces se vuelven más duras y secas.

 

Por otra parte, el aumento del tamaño del útero hace que todos los órganos de la zona se vean comprimidos y con menos espacio, lo que ralentiza aún más las digestiones, aumentando el estreñimiento.

 

Por último, los suplementos de hierro que con frecuencia se toman en estos meses también pueden dificultar el tránsito intestinal.

No te puedes perder ...

Síndrome de Alienación Parental

Síndrome de Alienación Parental

¡Mis hijos me odian!...“Llevaba tiempo proponiéndole a mi marido que nos separáramos ya que nuestra relación no funcionaba. Pero él nunca quiso aceptar la separación y amenazaba con quitarme a mis hijas. Al final, lo está consiguiendo, las niñas no quieren estar conmigo y he tenido que irme de casa porque no soportaba ver cómo me rechazaban”

 

Todo esto hace que el estreñimiento, es decir, evacuar las heces poco a menudo y que estas sean duras y secas y salgan con dolor, sea muy común en el embarazo. No se debe confundir con una regularidad intestinal más espaciada, es decir, no eres estreñida solo por hacer caca cada 4 o 5 días, sino que las heces, además, deben ser duras y secas y salir con dificultad.

 

Si eres estreñida de manera habitual es probable que este problema aumente en el embarazo. Y si no lo eres, puede aparecer, por lo que es conveniente que desde las primeras semana sigas estos consejos para evitarlo:

 

1- Sigue una dieta rica en fibra. La fibra ayuda a tu organismo a trabajar mejor, así que incluye en tu dieta a diario alimentos con mucha fibra como la fruta (especialmente ciruelas, kiwis y frutas secas como orejones), que debes consumir con piel ya que en este se encuentra gran parte de la fibra (recuerda lavarlas bien para evitar la toxoplasmosis o la listeriosis); frutos secos; verduras; legumbres; y cereales integrales.

 

2- Bebe mucha agua ya que la falta de líquido hace que la digestión sea más lenta y las heces más duras. Puedes ingerir también infusiones, caldos, sopas, zumos… Unos 2,5 litros al día en total.

 

3- Evita verduras que provoquen flatulencia como la col, la coliflor, las alcachofas, las coles de Bruselas, los puerros o el pimiento, así como frutas astringentes como el plátano.

 

4- Sustituye alguna toma de leche por derivados lácteos con bífidus, como los yogures.

 

5- Añade aceite de linaza a tus platos para aumentar el contenido en fibra.

 

6- Bebe un vaso de agua tibia en ayunas para favorecer el tránsito intestinal.

 

7- Existen muchos remedios naturales que ayudan a combatir el estreñimiento y evacuar, como tomar compota de manzana con ciruelas para desayunar, tomar ciruelas pasas remojadas durante la noche en agua o beber un café solo con agua templada.

 

8- Sustituye el azúcar por miel.

 

9- El aceite oliva virgen favorece el paso de las heces por el intestino. Además, estimula el sistema digestivo. Tómate una cucharada de aceite de oliva nada más levantarte.

 

10- Realiza las comidas siempre a la misma hora, comiendo despacio y masticando adecuadamente.

 

11- Acude al baño regularmente, es mejor tener un horario fijo para sentarse un rato aunque no tengas ganas. Establecer una rutina te ayudará en unas semanas a ir al baño de manera regular.

 

12- Date unos masajes suaves en la tripa para favorecer el trabajo del intestino.

 

13- Haz ejercicio de manera regular. Andar, practicar pilates o yoga o nadar ayuda a regular las digestiones y fortalecer los músculos intestinales, mejorando el tránsito intestinal.

 

14- No tomes laxantes a no ser que sea necesario y consultando siempre antes a tu médico.

 

15- Aunque resulte un tanto extraño, intenta colocarte de cuclillas sobre un orinal para hacer tus necesidades. Esa postura endereza el recto, relaja el músculo puborrectal y ayuda a evacuar.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>