×
  • Buscar
Publicidad

Estoy embarazada, ¿puedo hacer sentadillas?

Estoy embarazada, ¿puedo hacer sentadillas?

Las sentadillas son un movimiento funcional que realizamos todos los días, por lo que durante el embarazo no debería haber problema alguno, siempre y cuando el doctor no indique lo contrario o marque alguna fecha límite para hacerlas.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Durante el embarazo es normal que tu cuerpo tenga muchos cambios, los cuales te pueden hacer sentir algo incómoda al principio hasta que te acostumbras a ellos, puesto que al ser tan rápidos nos podemos sentir muy diferentes.

 

Lo anterior puede ser un factor del deseo de seguir haciendo ejercicio durante el embarazo, debido a que al notar estos cambios tan notorios y rápidos queremos tratar de mantenernos fuertes y no perder la figura.

 

Otro factor por el que se hace ejercicio en el embarazo es porque se tenía el hábito desde antes, por lo que no se quiere perder ese estado de salud que aporta el movimiento, ahora que se necesita más que nunca.

 

De cualquier forma, hacer ejercicio es recomendable durante el embarazo debido a las siguientes razones:

 

1.- Te mantiene activa. Hacer ejercicio fortalece tu sistema cardiovascular y respiratorio, logrando que no te sientas cansada, además de mantener tus músculos fuertes y tonificados.

 

2.- Te prepara para el parto. Tendrás mayor resistencia, fuerza y energía para cuando llegue el parto.

 

3.- Disminuye molestias. Dependiendo del ejercicio que hagas vas a fortalecer músculos que pueden doler por las posturas que se toman en el embarazo, además de que al estirar también se alivian estas molestias.

 

4.- Reduce la probabilidad de complicaciones. Este hábito reduce la probabilidad de tener preeclampsia.

 

5.- Controla tu peso. Es normal subir de peso en el embarazo, pero haciendo ejercicio evitas ganar más peso de lo recomendado al mantener inactiva.

 

6.- Te mantiene con buen ánimo. Hacer ejercicio libera hormonas que mantienen un buen estado de ánimo.

 

 

¿Puedo hacer sentadillas en el embarazo?

 

Ciertamente no todos los ejercicios y deportes se deben hacer durante el embarazo, puesto que uno que sea extremo puede poner en peligro a la embarazada y su estado, por ello es

bueno conocer qué tipo de ejercicios o movimientos se pueden hacer para obtener los beneficios mencionados.

 

Uno de los factores principales a la hora de elegir un ejercicio es que lo puedas hacer en un estado de seguridad, mientras desarrollas las capacidades que hacerlo aporta a tu cuerpo.

 

En el caso de las sentadillas no debe haber problema alguno mientras no las hagas en exceso, además de hacerlas de la manera funcional adecuada y bajo un programa que realmente te mantenga saludable.

 

No debes preocuparte por realizar este tipo de ejercicio, debido a que realmente lo haces todo el tiempo, desde que te sientas a comer, al ir al baño, al ver la tele, para descansar o en la consulta del doctor, siempre estás realizando este movimiento.

 

Para hacer una sentadilla correctamente te dejamos los siguientes pasos:

 

- Párate completamente erguida y con la vista hacia enfrente y un poco arriba

 

- Abre los pies a la altura de los hombros y con las puntas ligeramente hacia afuera

 

- Baja la cadera hacia atrás sin perder la alineación de tu columna

 

- Sube los brazos a la altura de los ojos mientras vas bajando

 

- Las rodillas deben continuar la misma línea de la punta de tus pies

 

- Detente justo cuando la cadera pase por debajo de la altura de las rodillas

 

- Mantén el peso en los talones todo el tiempo y sube de la misma forma en que bajaste

 

- Si notas molestias o dolores, para.


Fecha de actualización: 19-04-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.