×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal no sentir ganas de comer durante el embarazo?

¿Es normal no sentir ganas de comer durante el embarazo?

Estás en la espera de un bebé y, a menudo, tienes poco apetito, lo cual es muy normal debido a los cambios en el organismo, en las hormonas, el malestar y las náuseas en el embarazo que se sienten en momentos puntuales y obligan a dejar de comer. Pero esto debe evitarse, ya que puede resultar peligroso que las gestantes dejen de alimentarse puesto que puede provocar daños en el feto. 

Publicidad

Causas

 

Las causas pueden ser variadas: el estado anímico, alguna molestia como el estreñimiento o incluso una pequeña infección pueden ser algunas de ellas. 


Otra de las principales causas está en el aumento de la denominada hormona HCG que, además de provocar náuseas y vómitos, genera pérdida de apetito durante los primeros meses del embarazo. De igual manera, esta pérdida de apetito también puede estar relacionada con el aumento del nivel de la progesterona, la hormona que retarda el proceso de la digestión.


Esto también dependerá del trimestre de gestación en el que se encuentre la mujer. Si se desarrolla durante el primer trimestre, puede que los vómitos y otros trastornos que el propio embarazo origina al principio sean la causa principal.

 

Durante el segundo trimestre de embarazo, sobre todo entre el cuarto y el sexto mes, la pérdida de apetito suele ser causada por la ralentización del sistema digestivo debido a la presión del útero en la parte inferior del intestino, así como a la presión del feto en el abdomen, lo que reduce el espacio disponible para los alimentos por ello, a pesar de que la mujer coma poco, se sentirá saciada e incluso pesada y no deseará comer nada más.

No te puedes perder ...

Dolor de riñones en el embarazo

Dolor de riñones en el embarazo

Entre las molestias y afecciones que surgen en el embarazo, el dolor de riñones es uno de los más frecuentes. No pocas mujeres embarazadas se quejan de este malestar, que se sufre especialmente por la noche o al final del día, a partir del segundo trimestre.

Y tambien:

 

También las altas temperaturas, como la conocida astenia primaveral, harán que no tengan ganas de comer, tan sólo de beber, para refrescarse. De este modo, aunque la hidratación también tiene un papel muy importante, se deberán considerar alimentos que también refresquen, como las frutas o las ensaladas, ricas en nutrientes y que no dan sensación de pesadez.

 

¿Qué se puede hacer?


Existen algunos consejos que son muy útiles para prevenir la inapetencia durante el embarazo como, por ejemplo, no comer demasiado en una sola vez, más vale hacer pequeñas ingestas para que así no sientas saciedad, o propiciar las ganas de comer con ejercicio también es una técnica que puede funcionar  ya que esto hará que te sientas cansada al terminar y no notes las náuseas.


También el probar varios tipos de alimentos puede servir para que el apetito sea estimulado.


Si el problema por el que la mujer embarazada deja de comer es por estreñimiento y sentirse hinchada todo el tiempo, lo que se debe hacer es intentar consumir más alimentos con fibra que le proporcionen los nutrientes necesarios para poder ir al baño.


Se debe considerar adoptar una dieta lo más equilibrada posible, evitando saltarse las comidas. La pérdida de peso y la desnutrición son dos riesgos para la salud de la madre y del futuro bebé. En caso de que el apetito desaparezca en la recta final del embarazo, lo más aconsejable es comer menos pero más veces al día, aproximadamente cada tres horas. 


En cuanto a qué alimentos son mejores o no, conviene evitar los huevos, los alimentos grasos y picantes, dando prioridad a una dieta rica en vegetales de hojas verdes y alimentos ricos en fibra. Respecto a las bebidas, lo mejor es tomar agua, infusiones o zumos naturales, evitando las bebidas gaseosas o azucaradas que llenan demasiado el estómago, sobre todo antes de las comidas.


Fecha de actualización: 23-07-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.