×
  • Buscar
Publicidad

¿En que semana baja el bebé?

¿En que semana baja el bebé?

La última fase del embarazo viene marcada por algunos cambios, a menudo muy molestos para la embarazada. Al final del embarazo notará como disminuye la presión sobre su diafragma y estómago. También puede que sienta más ganas de orinar. Se debe al descenso del feto, uno de los primeros avisos o síntomas de que el parto está cerca.

Publicidad

Índice

 

¿Cuándo se encaja el feto?

Hacia el final del embarazo, aproximadamente en la semana 30 de gestación, más o menos en el octavo mes, la mujer puede notar el abdomen más bajo. Se debe a que la cabeza del feto desciende hasta el punto más bajo de la pelvis, colocándose para recorrer el canal del parto. Se dice, entonces, que el feto está encajado.

Desde el punto de vista de la medicina, se produce el encajamiento cuando la parte más ancha de la cabeza del bebé ha superado el estrecho superior de la pelvis y la parte más grande de la cabeza ha entrado a la pelvis.

Si se trata del primer bebé, es probable que se encaje entre las semanas 34 y 36 del embarazo. Pero hay bebés que solo se encajan en la pelvis una vez que empieza el trabajo de parto. No te preocupes si tu bebé aún no está encajado cuando empiece el parto. En la mayoría de los casos esto no es un problema, ya que gracias a las contracciones pronto se irá moviendo hacia abajo. 

La posición cefálica se da cuando la cabeza es la parte que se presenta en el estrecho superior de la pelvis y constituye la forma de presentación más frecuente. Y de nalgas, que es cuando el polo podálico es el que se presenta en la pelvis, es la siguiente presentación más común. En ambas posiciones se puede producir el encajamiento, aunque nos referimos primero a la cefálica por ser la más habitual.
 

Síntomas del encajamiento del bebé

No te puedes perder ...

¿En qué semana hay más riesgo de aborto?

¿En qué semana hay más riesgo de aborto?

La interrupción y finalización prematura del embarazo de forma natural es algo que preocupa a todas las mujeres que van a ser mamás. Aunque no es lo habitual, sí se puede dar el caso, especialmente antes de la semana 8 de gestación.

Y tambien:

El principal síntoma del encajamiento o aligeramiento del bebé es una mayor presión en la zona pélvica. La embarazada se sentirá más molesta al caminar e incluso puede notar algunos calambres leves. Como el bebé se encuentra ahora en la zona más baja, presiona la vejiga. De ahí que a partir de ese momento la embarazada tenga la necesidad de ir a orinar con más frecuencia.

Por otra parte, al alejarse de la zona superior del tórax y del diafragma, se puede notar la tripa más baja y una mejora en la respiración, así como menos problemas de empacho o ardor de estómago.


¿De qué depende que el bebé se encaje?

Por otro lado, hay que saber que a pesar de que se encaje más temprano, eso no significa que se dará a luz antes de tiempo, pero sí existen algunos factores que podrían afectar cómo y cuándo se encajará el bebé: 

Si el bebé se encuentra en el útero en la posición posterior, o sea, con su espalda hacia tu espalda. En ese caso es más difícil que se encaje y podrías tener un parto más difícil. Tu médico podría recomendarte algunos movimientos y posiciones para ayudar a que tu bebé se voltee.

Si el bebé tiene espacio para moverse. Esto puede ocurrir cuando tienes mucho líquido amniótico o si ya has tenido otro bebé antes. A veces, en lugar de colocarse en la posición vertical, el bebé se acomoda horizontalmente (posición transversal) o en diagonal (posición oblicua). Si tu bebé se encuentra en una de estas posiciones es menos probable que se encaje en la pelvis antes de que empiece el parto.

Durante el último mes del embarazo, lo ideal es que acudas al ginecólogo al menos una vez a la semana. En estas visitas el médico comprobará si el feto está ya encajado mediante un examen interno y una palpación externa del abdomen, donde se puede llegar a notar también la cabeza del bebé, o mediante valoración ecográfica.

Si el bebé no se ha colocado boca abajo en la semana 36 se puede intentar una versión cefálica externa para darle la vuelta. Esta maniobra funciona en el 70% de las veces, permitiendo un parto vaginal sin problemas. No es una maniobra peligrosa, pero sí dolorosa para la mamá ya que se realiza sin anestesia.


Fuentes: Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón. SEGO.

Fecha de actualización: 18-01-2021

Redacción: Edgar Corona

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.