• Buscar
Publicidad

Embarazo y hemorroides

Embarazo y hemorroides

Durante el embarazo existe un aumento de la vascularidad y relajación de los tejidos de la pelvis y cierto grado de obstrucción venosa (por el aumento del tamaño del útero), los cuales hacen muy frecuente la presencia de la enfermedad hemorroidal, sobre todo durante los estadios tardíos de la gestación.

Publicidad

Índice

 

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son vasos sanguíneos hinchados en y alrededor del ano y la parte inferior del recto que causan picor o prurito, dolor y, a veces, sangrado al defecar. El sangrado es de un rojo intenso y puede asustar mucho. Pero, a diferencia de los sangrados vaginales, una hemorragia rectal no significa que el bebé esté en peligro.

Existen dos tipo de hemorroides, las internas y las externas. Las primeras son cojines vasculares localizados en el canal anal, que se agrupan en tres masas submucosas dentro de la circunferencia anal y se cree que contribuyen a la continencia anal.

Las hemorroides externas, por su parte, se localizan un poco por fuera del orificio anal y están recubiertas de piel, no de mucosa, y su presencia no implica una enfermedad mientras no se presenten síntomas significativos, como sangrado, prolapso, dolor o ardor.
 

¿Por qué aparecen las hemorroides en la gestación?

Las hemorroides son muy frecuentes en el embarazo debido al aumento de la vascularidad y la relajación de los tejidos de la pelvis, a la vez que se produce cierto grado de obstrucción venosa por el aumento del tamaño del útero. Además, el estreñimiento, una enfermedad digestiva muy común en el embarazo, y la compresión de las venas de la zona debido al crecimiento del útero en el último trimestre de embarazo hacen que sean muchas las mujeres que llegan al parto con hemorroides (entre un 30-40% de gestantes tiene este problema). Otras las desarrollarán tras dar a luz debido a la presión de los pujos en la fase del expulsivo.
 

¿Cómo se tratan las hemorroides?

Generalmente, las hemorroides se tratan con cremas y, en casos graves, cirugía. Pero la situación se complica en las mujeres embarazadas, pues el tratamiento de las hemorroides internas problemáticas durante el embarazo depende del grado de la enfermedad y los síntomas asociados, pero siempre será necesario efectuar un examen proctológico completo para establecer el grado de desarrollo de las hemorroides y descartar otra patología anorrectal.

Asimismo, se advierte que todas las hemorroides no complicadas, no importa su grado de expansión, se pueden tratar con una dieta alta en fibra, que a su vez ayuda a prevenir el cáncer de colon, además de ablandadores del bolo fecal (psillium o metilcelulosa), baños de asiento y cremas tópicas.

También debes beber mucha agua y hacer ejercicio de manera regular para evitar el estreñimiento y agravar el problema. Eso sí, nada de bicicleta, ya que puede aumentar el dolor y la inflamación.

Otros consejos para aliviar las molestias de las hemorroides en el embarazo son:

- Date baños de asiento con agua fría o aplícate en la zona compresas frías empapadas en hammamelis, una planta antiinflamatoria que reduce el ardor. También puedes aplicarte paños calientes o alternar calor y frío para desinflamar la zona.

- Usa un papel higiénico suave y o toallitas de baño especiales para personas con hemorroides. Recuerda no frotar  y limpiarte con cuidado.

- Empapa una compresa con manzanilla fría y aplícala en la zona unos 10 minutos 3 veces al día.

- Usa ropa interior de tejidos naturales como el algodón que permitan las transpiración.

- Evita estar sentada durante mucho tiempo. Sentarse ejerce presión en las venas del ano y el recto. Cuando puedas, acuéstate sobre el lado izquierdo. Si debes estar sentada mucho tiempo por el trabajo, haz descansos frecuentes o siéntate en una almohada para hemorroides.
 

¿Se pueden prevenir las hemorroides?

Aunque la aparición de las hemorroides depende de algunos factores que no se pueden evitar, como la genética, sí que hay muchas cosas que puedes hacer en estos 9 meses para evitar su aparición:

- Sigue una dieta rica en fibra para evitar el estreñimiento y mejorar el tránsito intestinal. Fruta, verdura, legumbres, cereales integrales… Si tu proveedor de medicina lo ve necesario, puedes tomar un suplemento de fibra.

- Intenta ir al baño todos los días a la misma hora, aunque no tengas ganas.

- Bebe muchos líquidos, sobre todo agua, y mastica bien los alimentos, comiendo lentamente y sentada.

- Procura no estar mucho tiempo sentada.

- Realiza ejercicios de kegel para mejorar la circulación del suelo pélvico.

- Haz ejercicio de manera regular y controla el aumento de peso.
 

¿Y si las hemorroides aparecen tras el parto?

En el caso de las hemorroides posparto, que suelen ser las más distendidas y dolorosas, el reposo en cama, la administración de analgésicos-antiespasmódicos suele ser suficiente para resolver el problema.

Lo importante es no auto diagnosticarse y acudir al médico para comprobar si la presencia de sangrado en las evacuaciones es realmente consecuencia de las hemorroides o sugieren el desarrollo de un cáncer colorrectal.


Glosario

Prurito

Definición:

Es un hormigueo o irritación incómoda de la piel que provoca el deseo de rascarse en el área afectada.

Síntomas:

Sensación continua de picor.

Tratamiento:

Según la causa se tratará de una forma u otra. Existen cremas para aliviar los picores.

Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/pregnancy-week-by-week/expert-answers/hemorrhoids-during-pregnancy/faq-20058149

Fecha de actualización: 30-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×