• Buscar
Publicidad

Embarazo sin anticuerpos de rubéola

Embarazo sin anticuerpos de rubéola

Durante el embarazo tenemos que maximizar las precauciones para asegurarnos de que tanto nosotras como el futuro bebé vamos a estar en un buen estado de salud. Hay algunas infecciones como la rubéola que pueden suponer un peligro durante el embarazo si tu cuerpo no tiene anticuerpos para combatirla.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la rubéola y cómo se extiende?


La rubéola, también conocida como sarampión alemán, es una infección que causa síntomas leves similares a los de la gripe además de un característico  sarpullido en la piel. Solo aproximadamente la mitad de las personas infectadas con rubéola tiene estos síntomas. Otros no presentan síntomas y es posible que ni siquiera sepan que están infectados.

Algunos síntomas de la rubéola son:

- Fiebre leve

- Ojos rojos

- Dolor muscular o articular

- Dolor de cabeza

- Nariz que moquea

Articulo relacionado: Embarazo con cáncer

- Glándulas inflamadas

La rubéola es común en muchos otros países, en España está controlada, aunque aquellas personas que viajen al extranjero pueden contraerla y traerla de vuelta al país.

La rubéola suele ser leve con síntomas similares a los de la gripe seguidos de una erupción. La erupción suele durar unos 3 días.

La rubéola es causada por un virus. Es muy contagioso y se transmite por el aire a través de la tos o el estornudo de una persona infectada. Es por eso que, si sospechamos que alguna de las personas que se encuentran en casa tiene rubéola, debe desinfectarse todo.
 

Mujeres embarazadas y rubéola


La rubéola puede convertirse en una seria amenaza para aquellas mujeres que estén embarazadas, especialmente durante el primer y segundo trimestre.

Si una mujer tiene rubéola durante su embarazo, algunos riesgos tales como los siguientes aumentarán:

- Aborto espontáneo: esto es cuando un bebé muere en el útero antes de las 20 semanas de embarazo.

- Mortinato: esto es cuando un bebé muere en el útero después de las 20 semanas de embarazo.

- Parto prematuro: es el nacimiento que ocurre demasiado temprano, antes de las 37 semanas de embarazo.

 - Síndrome de rubéola congénita (SRC): esta es una afección que ocurre cuando una madre le transmite la rubéola a su bebé durante el embarazo. Puede hacer que un bebé nazca con uno o más defectos congénitos, incluidos problemas cardíacos, microcefalia, problemas de visión, problemas de audición, discapacidad intelectual, problemas de huesos, problemas de crecimiento y daño al hígado y al bazo.
 

Embarazo sin anticuerpos de rubéola


Como hemos visto, la posibilidad de que una madre pase la rubéola al feto es muy probable.

Por ello, antes de quedarte embarazada debes asegurarte de que eres inmune al virus, bien porque ya lo has pasado y tu organismo ha fabricado anticuerpos, o bien porque te pusiste la vacuna.

No está recomendado quedarse embarazada si eres consciente de que no tienes anticuerpos de rubéola. Con la simple acción de ponerte una vacuna estarás protegiéndote a ti y a tu futuro bebé.

Si no estás segura de si durante tu infancia fuiste vacunada o pasaste la rubéola, díselo a tu médico y este mandará que te realicen análisis de sangre para averiguarlo.

Si descubres que no eres inmune a la rubéola, esto es lo que puedes hacer para ayudar a proteger a tu bebé en cada momento:

- Antes del embarazo: ponte la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR). Espera 1 mes antes de intentar quedarte embarazada después de recibir la inyección.

- Durante el embarazo. Puedes hacerte la prueba para asegurarte de que eres inmune a la rubéola. Si no lo eres, no se recomienda la vacuna MMR durante el embarazo. Pero hay cosas que puedes hacer para ayudar a prevenir la infección por rubéola como mantenerse alejado de cualquier persona que tenga la infección e informar a tu médico de inmediato si has estado en contacto con alguien que tiene rubéola.

- Después del embarazo: ponte la vacuna MMR después de dar a luz. Estar protegido de la infección significa que no se la puedes transmitir a tu bebé antes de que reciba su propia vacuna aproximadamente a los 12 meses. Así también te asegurarás, en el caso de tener otro embarazo, de que no se la pasas al próximo bebé. 


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×