• Buscar
Publicidad

Cómo cuidar a un niño con rubéola

Cómo cuidar a un niño con rubéola

La rubéola es una infección que afecta mayormente a los pies y a los ganglios linfáticos, y está provocada por el virus de la rubéola, aunque esta no debe confundirse con el virus que provoca el sarampión.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la rubéola?

La rubéola es una infección que mayormente se va a dar en adultos jóvenes que no se han vacunado contra esta determinada infección, mucho más que en la población infantil, que además suelen ser un blanco bastante fácil en cuanto a enfermedades e infecciones se refiere. Por eso las vacunas son importantes, pero ¿cuál es la vacuna que ayuda a prevenir que el niño se contagie de rubéola? La triple vírica MMR ¿Habéis oído hablar de ella?

La rubéola, conocida también como el sarampión alemán, es una enfermedad que es causada por un virus, por tanto, una enfermedad viral y también contagiosa. La infección de esta suele ser generalmente leve, con fiebre y algo de sarpullido. Sin embargo, cuando una mujer que está embarazada se infecta podría llegar a tener un aborto espontáneo o incluso el bebé llegar a padecer algún defecto de nacimiento grave.

La vacuna MMR protege al niño de la rubéola que se trata en realidad de una enfermedad o infección bastante grave como podrían ser el sarampión y las paperas. Asimismo, evita también que el bebé o el niño transmita la rubéola a la mujer embarazada, y evita que al niño le salga un sarpullido o presente fiebre al padecer un episodio de dicha enfermedad.

Sin embargo, lo que sucede es que todavía hoy muchos papás y mamás se preguntan si es peligrosa la vacuna MMR o si es en realidad segura, especialmente para los más pequeños, y deben saber que sí. La vacuna MMR es muy segura y eficaz para prevenir la rubéola, las paperas o el sarampión. Es cierto que al igual que sucede con otros medicamentos con las vacunas puede suceder lo mismo, es decir, que pueden llegar a tener algunos efectos secundarios, pero hay que saber, por norma general, que los niños que se vacunan de la MMR no suelen tener después ningún efecto secundario.

Además, si se producen estos suelen ser muy leves como la fiebre, el sarpullido, el dolor o la hinchazón. Los efectos secundarios muy graves en realidad suelen ser bastante infrecuentes. Algunos de los más típicos que se incluirían dentro de ellos sería la fiebre alta que puede causar convulsiones.

 

Síntomas típicos de la rubéola

Aunque por norma general la rubéola dure entre dos y tres días en los niños, lo cierto es que hay una serie de síntomas típicos que indican que realmente se está padeciendo rubéola.

- sarpullido que comienza en la cara y se extiende al resto del cuerpo

- fiebre baja

Y, antes de que aparezca el sarpullido, tanto los niños mayores como los adultos podrán sentir algunos síntomas como estos:

- inflamación de los ganglios

tos, moqueo o secreción nasal, y ojos rojos

- dolor en las articulaciones

El periodo de incubación de la rubéola es entre diez y veintitrés días, y el periodo de contagio entre uno y dos días previos a la aparición de la erupción hasta seis o siete días.

 

Entonces ¿es grave?

Por norma general como ya veíamos la rubéola en los niños no es demasiado grave sino más bien una enfermedad leve. Las complicaciones no son comunes, pero esta sí podría ser más peligrosa para el bebé durante su gestación. Dicha enfermedad se propaga cuando una persona infectada tose o estornuda.

 

¿Se puede tratar en casa?

Al ser una enfermedad muy leve (sobre todo en el caso de los niños) lo cierto es que sí se puede tratar en casa. Es importante controlar la temperatura corporal del niño y llamar al pediatra si se le sube demasiado la fiebre, o si los síntomas que se han descrito anteriormente parecen mucho más graves en el niño. Para poner fin o bien mitigar esas molestias se le puede administrar al niño un paracetamol o ibuprofeno, pero se debería evitar el uso, por ejemplo, de aspirinas, y que descanse en la cama todo el tiempo que este necesite.

 

¿Cómo se diagnostica?

Lo cierto es que la erupción cutánea de la rubéola puede ser bastante similar a muchas otras erupciones virales y es por ello por lo que los médicos suelen confirmar la rubéola con un análisis de laboratorio. Es posible, por tanto, que al niño se le realice un cultivo de virus o un análisis de sangre. Gracias a ellos se puede detectar la presencia de anticuerpos contra la rubéola en la sangre.

Recordemos finalmente que la rubéola es una enfermedad viral y por tanto contagiosa. Por ello, resulta fundamental aplicar la vacuna triple viral (MMR) que evita la transmisión de la enfermedad.


Glosario

Triple Vírica

Definición:

Es una vacuna conjunta contra tres enfermedades infecciosas muy comunes entre los más pequeños: sarampión, rubéola y paperas. Se inyecta en dos dosis, una entre los 12 y los 15 meses, y la otra entre los 3 y los 6 años.

Síntomas:

Ninguno.

Tratamiento:

Ninguno.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×