×
  • Buscar
Publicidad

Embarazo e infección de orina

Embarazo e infección de orina

El embarazo predispone a la mujer a las infecciones urinarias debido a los cambios hormonales y los cambios anatómicos propios de la gestación que favorecen el crecimiento de bacterias.

Publicidad

Indice

 

Impacto de la infección de orina en la mujer

Las infecciones urinarias son un problema de salud mucho más frecuente en la mujer que en el hombre. Entre 15 y 20% de las mujeres han presentado una infección a lo largo de su vida y en muchos casos suelen ser recurrentes presentándose en todo el tracto urinario, desde los riñones, la vejiga o la uretra.

Las infecciones urinarias representan una de las complicaciones médicas más frecuentes en el embarazo, siendo el origen de importantes complicaciones, tanto para la madre como para el bebé.

Se pueden presentar acompañadas o no de sintomatología. Una infección urinaria que no desarrolla síntomas se conoce como bacteria asintomática. Sin embargo, si ésta no es tratada se convertirá en cistitis (inflamación de la vejiga) y otras veces puede desencadenar una pielonefritis (infección en los riñones).

No te puedes perder ...

Estoy embarazada y tengo diabetes

Estoy embarazada y tengo diabetes

Como mujer debes estar al pendiente de tu salud antes de concebir un embarazo. Es muy importante, por ejemplo, que estés muy segura de que tus niveles de glucosa son adecuados porque si no tu bebé podría tener complicaciones de salud. Sin embargo, si tienes diabetes y estás embarazada no debes alarmarte, simplemente hay ciertos cuidados que debes llevar a cabo.

 

Y tambien:

 

Riesgos de las infecciones urinarias en el embarazo

Muchas mujeres embarazadas pueden padecer una infección urinaria. Si es leve puede interferir con el crecimiento del bebé y provocar recién nacidos con bajo peso, aumento en la presión arterial (eclampsia), anemia e infección del líquido amniótico. Si no es detectada y se agrava, las complicaciones posibles también aumentan tanto para la madre como para el bebé.

 

Recomendaciones para prevenir las infecciones urinarias en el embarazo

Lo aconsejable es prevenir las infecciones urinarias durante el embarazo. De este modo puedes:

• Beber por lo menos dos litros de líquidos al día.

• Diferentes estudios han demostrado que consumir diariamente 2 vasos de jugo de arándano ayuda a reducir el riesgo de infecciones urinarias gracias al poder antiadherente de sus antioxidantes.

• Reducir o eliminar el consumo de cafeína y alcohol.

• Consumir arándanos rojos. Diferentes estudios han demostrado los beneficios del este fruto en la prevención de la cistitis.

• Aumentar el consumo de fuentes de vitamina C que también se encuentra en el zumo de arándano.

• Desarrollar el hábito de orinar en el momento en el que tienes ganas y vaciar completamente la vejiga.

• Orinar antes y después de las relaciones sexuales.

• Cuidar la higiene íntima.

• Elegir ropa interior de algodón y evitar pantalones muy ajustados.

También es vital estar al pendiente de cualquier síntoma que pueda hacerte pensar que tienes una infección urinaria, como dolor o ardor al orinar, deseo de continuar orinando o urgencia para orinar, dolor en la parte baja del vientre, etcétera.

Consulta a tu médico lo antes posible para evitar alguna complicación y, sobre todo, recuerda que la prevención es el mejor tratamiento para cualquier enfermedad.


Fuentes: Innatal, "Infecciones de orina durante el embarazo" https://inatal.org/el-embarazo/los-sintomas/molestias-genitales-y-urinarias/74-infecciones-de-orina-durante-el-embarazo.html

 

Fecha de actualización: 10-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.