×
  • Buscar
Publicidad

¿Puedo tener un parto normal con infección urinaria?

¿Puedo tener un parto normal con infección urinaria?

Aproximadamente un 10% de las mujeres embarazadas padece infecciones urinarias, lo que puede suponer un riesgo tanto para la madre como para el bebé. Las principales consecuencias son un parto prematuro, bajo peso al nacer o afección en las vías urinarias o al riñón.

Publicidad

Por norma general, las mujeres entre los 20 y 50 años son más propensas a sufrir una infección urinaria –cistitis–  que los hombres debido a su anatomía. Está producida por la irrupción de microorganismos en el sistema urinario –uretra, vejiga y riñón–. Asimismo, es una de las enfermedades más comunes del embarazo puesto que, durante el período de embarazo, se originan una serie de cambios en el organismo de la mujer que pueden elevar el riesgo de padecer una infección renal.


La cistitis ocurre debido a los altos niveles de la hormona progesterona que provocan que los músculos de la vejiga, de los uréteres y de la uretra se relajen. Igualmente, influye que el útero cada vez esté más grande y, como consecuencia, los uréteres se pueden comprimir y dificultar el paso de la orina. Otro de los factores que intervienen es que en el transcurso del embarazo, cuando el feto va creciendo, va ir presionando más la vejiga, lo que dificulta vaciarla por completo cuando orinas.


Dicho de otra forma, todos los cambios mencionados anteriormente hacen que el pipí tarde más tiempo en pasar por las vías urinarias, lo que da más tiempo a que las bacterias se multipliquen. Además, si está presente el azúcar en la sangre –diabetes– suelen ser más comunes estas afecciones.

No te puedes perder ...

El parto inducido

El parto inducido

Aunque lo ideal siempre es un parto natural, en el que el bebé escoge el día y la hora en qué nacer, algunas veces se hace necesario provocar el parto por medios artificiales, y en función de la salud de la madre o el niño, se programa, tras una decisión médica, una fecha para llevarlo a cabo.

Y tambien:


Normalmente, el médico te tiene que hacer análisis para detectar si tienes bacterias en el sistema urinario aunque no presentes ningún síntoma en cada trimestre de la gestación. Si el análisis resulta negativo, la posibilidad que contraigas esta afección es muy baja. En cambio, si el resultado es positivo, recibirás un tratamiento con antibióticos para erradicarlo. No te preocupes por ello, hay muchos antibióticos totalmente seguros en el embarazo que no afectarán al desarrollo de tu bebé.


Síntomas de la infección de orina


- Orina con mal olor

- Dolor o ardor en el momento de hacer pipí y durante las relaciones sexuales

- Tener ganas de orinar frecuentemente aunque haya poca orina en la vejiga

- Molestias en la pelvis o dolor en la parte inferior del vientre


Riesgos de la infección de orina en el embarazo


Si no tratas correctamente esta afección, corres el riesgo de desarrollar una infección en los riñones durante la gestación. La más grave es la pielonefritis, que puede desencadenar un parto prematuro u otras complicaciones, como el bajo peso del bebé.


Por eso, es importante que se realicen periódicamente análisis de orina a la embarazada y que se trate en cuanto haya un diagnóstico positivo.


Tratamiento


Si te detectan cistitis durante el embarazo, lo más común es que el médico te recete un tratamiento con antibióticos de vía oral durante una semana. Tras el tratamiento, se volverá a realizar un nuevo análisis para cerciorarse de que no quede ningún resto de infección. Si se repite, seguramente necesites una dosis baja pero continua de antibióticos para impedir que se vuelvan a repetir.


Precauciones


- Vacía completamente la vejiga al orinar.

- Bebe más de dos litros de agua al día.

- Después de mantener relaciones sexuales, limpia el área genital correctamente.

- Utiliza ropa interior de algodón.

- No hagas duchas vaginales en el embarazo.


¿Y si tengo infección en el momento del parto?


Probablemente te preocupe qué le puede pasar al bebé si tienes cistitis en el momento de dar a luz. No debes preocuparte ya que la infección está en el aparato urinario, no el reproductor. Es decir, las bacterias causantes de la misma no se encuentran en el canal de parto por lo que el bebé no se contagiará al salir.

Y si el parto se adelantara, podría ser igualmente un parto vaginal, solo que habría que controlar al bebé si fuera muy prematuro. 


Te puede interesar:

Una de las primeras preguntas que se hace la futura madre es "¿cuánto tiempo de embarazo tengo?". Es muy importante conocer este dato para poder realizar un seguimiento riguroso y preciso del desarrollo del embarazo, acudir a las citas con el obstetra, etc.

Fecha de actualización: 23-06-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.