×
  • Buscar
Publicidad

Dolor de coxis durante el embarazo

Dolor de coxis durante el embarazo

El dolor de este pequeño hueso situado al final de la columna vertebral es frecuente en el embarazo, impidiendo a quien lo padece estar sentada durante largos periodos de tiempo.

Publicidad

Indice

 

¿Por qué es habitual el dolor de coxis durante el embarazo?

El coxis es el último hueso de la columna vertebral y normalmente es inmóvil. Sin embargo, en la gestación, con las modificaciones de la curvatura de la columna, queda más expuesto y además, se hace móvil, para facilitar el paso del bebé a través del canal de parto en el momento de dar a luz. Esa mayor movilidad facilita las lesiones en el hueso y la zona puede resentirse seriamente.

Asimismo, el dolor puede que se deba probablemente, como otras tantas cosas que ocurren en el embarazo, a la acción hormonal. También a los cambios posturales. Durante la gravidez especialmente a lo largo del último trimestre, el peso de la barriga somete al cuerpo a posturas no del todo idóneas, que afectan principalmente a músculos, huesos y articulaciones.

No te puedes perder ...

Las dietas vegetarianas durante el embarazo

Las dietas vegetarianas durante el embarazo

Desde el momento en que te enteras de que estás embarazada,  debes poner especial cuidado y atención a la alimentación. Para permitir un desarrollo normal del bebé es fundamental aumentar tanto la calidad como la cantidad de calorías que ingieres. Esta atención en tu alimentación durante el embarazo, y también durante la lactancia, es especialmente importante para las mujeres vegetarianas.

Y tambien:

Este dolor, además, es más común en segundos embarazos. En estos casos la molestia podría tener su origen en traumas obstétricos, es decir, en lesiones previas durante gestaciones o nacimientos anteriores, como por ejemplo, la producida por la cabeza del bebé en el coxis a su paso por el canal del parto. Esta dolencia suele acusarse especialmente los días posteriores a haber dado a luz.


¿Cómo es el dolor de coxis?

El dolor varía desde una leve molestia a un dolor agudo en la parte superior de las nalgas que puede extenderse a la zona inferior de la espalda y a las caderas, y que se desencadena o se agrava sobre todo al sentarse, tumbarse, ponerse de pie o realizar ciertos movimientos. Aunque el dolor depende también de quién lo padezca y de la etapa en la que se encuentre el embarazo.
 

¿Qué hacer en estos casos?

Desafortunadamente este dolor tiene difícil tratamiento. Si bien, depende de su gravedad, por lo que la solución va desde infiltraciones pasando por masajes y fisioterapia hasta la cirugía en los casos más severos. No dudes en consultar a tu ginecólogo si este dolor te preocupa o te impide hacer una vida normal. Además, puedes tomar estas medidas:

- Muévete de forma frecuente. Mantente activa y haz ejercicio.

- Evita estar sentada largos periodos de tiempo.

- Corrige tu postura al sentarte. Hazlo despacio y cuidadosamente apoyándote previamente en las manos. Asegúrate de que el asiento no es demasiado duro, si no, trata de usar un cojín. Siéntate en posición recta, con el cuello recto y la espalda levemente curvada.

- Al levantarte de un asiento o incorporarte de la cama, inclínate hacia delante y arquea la espalda mientras te levantas.

- Al dormir acuéstate boca abajo o de costado.

Masajea la zona suavemente para calmarla.

- Aplícate calor en la zona para aliviar las molestias. Utiliza una almohadilla eléctrica o date un baño caliente.

- Tómate un analgésico (paracetamol).

El problema suele mejorar tras dar a luz, al cabo de 4 o 6 semanas.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una calculadora que arroja como resultado el peso normal en el embarazo, según el mes de gestación. Este dato es importante porque adquirir más peso del preciso puede acarrear problemas de salud tanto a la madre como al bebé.

Fecha de actualización: 19-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.