• Buscar
Publicidad

¿Cuál es el tratamiento del oligohidramnios?

¿Cuál es el tratamiento del oligohidramnios?

El oligohidramnios hace referencia a la poca cantidad de líquido amniótico en el embarazo, una alteración que afecta a menos del 10% de las mujeres embarazadas, aunque solo son diagnosticadas alrededor del 5%. Pero ¿cómo se trata el oligohidramnios?

Publicidad

Índice

 

¿Cuál es la cantidad adecuada de líquido amniótico?

El líquido amniótico es el fluido que rodea al feto durante la gestación. Se encuentra en el interior del saco amniótico y tiene la función de proteger al feto durante todo su desarrollo, desde el inicio del embarazo hasta el nacimiento del bebé.

Una cantidad anormal de líquido amniótico es indicativa de alteraciones fetales o problemas en la madre que pueden poner en riesgo el embarazo y, por ese motivo, es importante medir el volumen de líquido amniótico en las ecografías. Una poca cantidad de líquido amniótico se conoce como oligohidramnios, mientras que una excesiva cantidad de líquido amniótico se denomina polihidramnios.

Lo que hay que saber es que la cantidad de líquido amniótico varía a lo largo de la gestación. En promedio, el saco amniótico contiene unos 30 ml de líquido a las 10 semanas, 100 ml en la semana 14, 200 ml en la semana 16 y alcanza su máximo en la semana 34, con unos 800 ml de líquido amniótico. Una vez pasada ya la semana 36, la cantidad de líquido amniótico disminuye gradualmente hasta llegar a los 600 ml en el final del embarazo, pero nunca debe llegar a desaparecer.

El oligohidramnios suele darse en el último trimestre, sobre todo si la mujer embarazada se pasa ya de la fecha de parto, aunque también puede aparecer en cualquier otro momento durante la gestación. Por norma general, las consecuencias del oligohidramnios son más graves si aparece en los dos primeros trimestres que en el tercero.

Articulo relacionado: Bronquiolitis en bebés

Sin embargo, lo bueno de todo esto es que la mayoría de las mujeres embarazadas con oligohidramnios consiguen desarrollarse con normalidad y sus bebés nacen completamente sanos.
 

¿A qué se debe el oligohidramnios?

No siempre es posible averiguar fehacientemente cuál es la causa exacta del oligohidramnios, aunque los motivos principales de la disminución de líquido amniótico son:

- Embarazo postérmino. Cuando el embarazo se prolonga unas dos semanas más de la fecha aproximada de parto.

- Ruptura prematura de las membranas (PROM). El saco amniótico se rompe antes del parto y parte del líquido amniótico puede escapar. La mujer puede notarse estas pérdidas en la ropa anterior.

- Alteraciones en la placenta. Como el desprendimiento prematuro de placenta que puede impedir que la sangre y los nutrientes suficientes lleguen al feto y este deje de producir orina.

- Problemas maternos. Preeclampsia, hipertensión crónica, deshidratación, diabetes, lupus, etc.

- Embarazo múltiple. Al producirse el síndrome de transfusión intergemelar en el que uno de los gemelos tiene muy poco líquido amniótico mientras que el otro genera demasiado.

- Alteraciones fetales. Malformaciones congénitas que afectan a los riñones y vías urinarias, restricción del crecimiento fetal, muerte fetal, etc.

- Medicamentos. Los fármacos que contienen inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, como el captopril para tratar la hipertensión, también pueden provocar oligohidramnios.
 

Signos y síntomas del oligohidramnios

El oligohidramnios en sí tiende a no causar síntomas maternos aparte de una sensación de disminución de los movimientos fetales, aunque el tamaño uterino puede ser menor que el esperado. No obstante, los trastornos que causan o contribuyen con el oligoamnios pueden originar síntomas, que además pueden ser levemente distintos en cada embarazo. Estos incluyen:

pérdida de líquido amniótico. Esto puede deberse a la rotura del saco.

- que no se vea suficiente líquido amniótico en la ecografía

- el útero es más pequeño de lo esperado para lo avanzado del embarazo
 

Diagnóstico del oligohidramnios

El oligohidramnios puede sospecharse si el tamaño del útero es menor de lo esperado para las fechas o si los movimientos fetales están disminuidos o bien en base a hallazgos ecográficos incidentales. Sin embargo, las estimaciones cualitativas del volumen de líquido amniótico tienden a ser subjetivas. Si se sospecha de oligohidramnios, el líquido amniótico debe evaluarse cuantitativamente utilizando el índice de líquido amniótico.

El volumen de líquido amniótico no se puede medir directamente de forma segura, excepto tal vez durante el parto por cesárea. Por lo tanto, el exceso de líquido se define indirectamente utilizando criterios ecográficos, por lo general el ILA.

El ILA es la suma de la profundidad vertical del líquido medida en cada cuadrante del útero. Los rangos normales del ILA oscilan entre > 5 y < 24 cm; valores ≤ 5 cm indican oligohidramnios.
 

Tratamiento del oligohidramnios

El oligohidramnios es un volumen deficiente de líquido amniótico que se asocia con complicaciones maternas y fetales y su tratamiento consiste en hacer un control más exhaustivo del embarazo. Las mujeres tendrán que hacerse varias ecografías para asegurarse de que el feto crece al ritmo adecuado.

Otras indicaciones para tratar la falta de líquido amniótico son beber mucho líquido, controlar las patadas y la actividad del bebé y hacer reposo parcial o absoluto. Todo esto dependerá de lo avanzado que esté el embarazo y de si existen otras alteraciones asociadas o no.

Si la mujer, por ejemplo, se encuentra es un estado avanzado de la gestación, es muy probable que le induzcan el parto, sobre todo si se confirma que hay sufrimiento fetal.

Una técnica novedosa que puede ayudar a mantener los niveles de líquido amniótico durante el parto es la amnio-infusión.

La amnio-infusión consiste en introducir un catéter a través del cuello uterino y bombear una solución salina hacia el saco amniótico de forma constante. Con esto se reduce el riesgo de compresión del cordón umbilical y se aumenta la probabilidad de tener un parto natural.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×