• Buscar
Publicidad

Causas y síntomas de la Gingivitis úlcero necrotizante aguda (GUNA)

Causas y síntomas de la Gingivitis úlcero necrotizante aguda (GUNA)

La GUNA es una infección gingival que causa necrosis de la papila interdental, sangrado espontáneo, dolor y halitosis. Si no se trata rápidamente, puede extenderse y transformarse en una periodontitis úlcero-necrotizante aguda (PUNA) con destrucción del soporte óseo dental.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la gingivitis úlcero necrotizante aguda?

La GUNA es una enfermedad más habitual en personas con un sistema inmunológico debilitado (por ejemplo, debido a VIH/sida o fármacos inmunodepresores), lo que facilita la invasión bacteriana que causa la infección gingival (de las encías). No es una enfermedad contagiosa.

La infección de gingivitis está causada por una proliferación anómala de las bacterias que con frecuencia se encuentran, de forma inocua, en la boca. La escasa higiene bucal, junto al estrés físico o emocional, una dieta deficiente o la falta de sueño aumentan las posibilidades de sufrir este problema.

Los síntomas principales de esta infección de odontología son:

- Dolor

- Inflamación de las encías

- Sangrado gingival

- Halitosis

- Ulceración y necrosis de las papilas interdentales (la parte de la encía que se encuentra entre dos dientes contiguos y que se extiende de la mitad a un tercio hacia el borde del diente) con la aparición de cráteres gingivales

- Sensación de mal sabor de boca o sabor metálico

- Excesiva salivación

- Sensaciones anormales en los dientes afectados

- Fiebre

- Pérdida de apetito

- Fatiga general

Estas lesiones aparecen sobre todo en la zona anterior mandibular aunque también pueden encontrarse sobre dientes parcialmente erupcionados, zonas de extracciones, dientes malposicionados o dientes con bandas de ortodoncia.


¿Cómo se trata la GUNA?

El diagnóstico suele realizarse solo con observar el mal aliento y el aspecto de la boca y las encías. Si las encías no responden rápidamente al tratamiento, los dentistas pueden hacer otras pruebas para descartar otras causas.

Existen diversos tratamientos según la extensión de la enfermedad y su gravedad, aunque muchas veces se combinan varios de ellos:

1- Raspado y alisado radicular. Permite la eliminación de los restos de tejido necrótico.

2- Control de placa bacteriana. Es importante establecer una higiene bucal adecuada para evitar recidivas en el futuro y evitar la acumulación de bacterias en la boca. Lavarse los dientes después de cada comida, cambiar el cepillo de dientes cada dos meses o usar hilo dental son algunas medidas a seguir.

3- Clorhexidina. Algunos expertos emplean este antiséptico para controlar la placa en las zonas más localizadas o agua oxigenada, ambas en concentraciones bajas para no dañar la boca.

4- Eliminación de los factores retenedores de placa. Todos aquellos factores que puedan hacer que se acumule la placa deben ser eliminados para evitar infecciones futuras y mejorar la higiene bucal.

5- Antibióticos. Generalmente es necesario administrar antibióticos para acabar con las bacterias causantes de la infección.

6- Cirugía. En algunas ocasiones es necesario recurrir a la cirugía para corregir los cráteres interdentales que deja la GUNA o defectos más severos que pueden aparecer si desemboca en PUNA o necrosis. Pero hay que tener mucho cuidado para no eliminar demasiado tejido sano.


Glosario

Halitosis

Definición:

También llamada mal aliento. Puede ser leve cuando solo ocurre al despertarse y antes de lavarse los dientes, o severa, cuando ocurre como síntoma de alguna otra enfermedad. Puede ser consecuencia de la descomposición bacteriana de restos de comida, células, saliva y sangre que se encuentran en la cavidad bucal.

Síntomas:

En el aire de la boca se pueden hallar 400 compuestos volátiles y más de 300 bacterias que producen el mal aliento. La gingivitis, la mala higiene diaria, hemorragias y una serie de factores que dan lugar al deterioro de la salud dental como caries y ausencia de piezas dan como resultado acumulación de residuos que llevan al mal aliento. Otra causa, es la ulceración debida a la diabetes, herpes, cirugías orales, cáncer bucal, consumo de tabaco y alimentos fuertes como ajo, cebolla, repollo...

Tratamiento:

Correcta higiene bucal que incluya al menos tres cepillados diarios, uso de hilo dental, enjuague bucal, cepillado de lengua y mejillas y visita al especialista cada 6 meses (como mínimo). En los casos en los que hay infección se aconsejará también el uso de antibióticos.

Fuente:

National Institute of Dental and Craniofacial Research: https://www.nidcr.nih.gov/health-info

Fecha de actualización: 29-10-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×