• Buscar
Publicidad

Causas de la corangiosis placentaria

Causas de la corangiosis placentaria

La placenta es un órgano fundamental en el desarrollo del embarazo ya que es el encargado de suministrar los nutrientes y el oxígeno al feto, así como de eliminar sus desechos, entre otras muchas funciones. Cualquier problema en la misma, por lo tanto, puede ser muy grave.

Publicidad

Indice

 

Articulo relacionado: Causas de la tartamudez en niños

La placenta en el embarazo

La placenta comienza a formarse pocos días después de la fecundación a partir del trofoblasto, separándose del mismo. Esta masa celular placentaria se aleja del embrión y se adosa al útero materno, manteniéndose unida al feto a través del cordón umbilical.

Por lo tanto, la placenta está formada por un componente materno (que es una transformación de la membrana o mucosa uterina) y otra parte de origen fetal (del trofoblasto).

El lado materno es la parte más externa, en contacto con la pared uterina, llamado placa basal y consta tanto de tejido embrionario como materno. Está formado por la decidua basal y consta de vellosidades a través de las cuales circula la sangre materna con sustancias necesarias para el desarrollo del feto y productos de desecho.

Mientras que el lado fetal está formado por la placa coriónica con los distintos componentes placentarios. Al crecer el saco coriónico en la semana 8, las vellosidades relacionadas con la decidua capsular se comprimen y disminuye el riego sanguíneo, produciendo una zona desnuda llamada corion calvo. 

La sangre impura que hay dentro del feto es enviada gracias a los latidos del corazón a través de las dos arterias umbilicales hasta la placenta, donde se dividen infinidad de veces hasta formar capilares diminutos bañados por la sangre materna. En estos capilares o vasos sanguíneos se intercambia la sangre feto-materna en fracciones de segundos. Después, la sangre purificada es enviada de nuevo a través de la vena umbilical con todo lo que el bebé necesita.

Además de estas funciones de nutrición y oxigenación, la placenta también sirve para eliminar los desechos del feto, producir hormonas que permiten el desarrollo del embarazo como la Gonadotropina Coriónica Humana (hCG), esconder el sistema inmunológico del bebé a la madre para que el sistema de esta no lo rechace ni lo vea como un intruso, proteger al bebé de bacterias y sustancias dañinas así como de golpes, etc.

Por lo tanto, la placenta es fundamental para el correcto desarrollo de la gestación y el feto y si hay algún problema en la misma (envejecimeinto prematuro, desprendimiento, etc..), puede incluso causar la muerte fetal.
 

La corangiosis placentaria

Es una enfermedad muy rara de la placenta que provoca la hipervascularidad vellosa capilar (mayor número de vasos sangúneos de lo normal) de la placenta. Se relaciona con la hipoxia fetal -falta de oxígeno al bebé- por lo que, si no se diagnostica y trata a tiempo, puede causar la muerte intraútero del feto.

Las causas principales de la corangiosis este problema son la diabetes gestacional no tratada, maduración vellosa retrasada, preeclampsia, infección placentaria y algunas trisomías (21, 18 y 13). También se ha asociado con nudos de cordón y abruptio placentae.

No suele causar síntomas aunque puede provocar sangrados vaginales. La forma de diagnosticarlo será mediante una ecografía Doppler en la que se distinga un aumento en el grosor placentario o hiperplacentosis que traduce el edema del órgano.

Una vez detectado el problema, será necesario hacer un estudio en profundidad de la placenta y del feto para valorar si es necesario recurrir a cirugía o adelantar el parto si el feto ya es viable. Dependiendo del estado del feto, de las semanas de gestación y de la gravedad se adoptará una mediada u otra. 

Lo más importante en este caso es acudir a todas las revisiones para ir valorando el estado del feto e intentar evitar un parto prematuro que pueda acarrear diversas complicaciones al feto. No te preocupes y confía en tu profesional de medicina.


Glosario

Hipoxia

Definición:

Es un trastorno en el cual el cuerpo por completo (hipoxia generalizada), o una región del cuerpo (hipoxia de tejido), se ve privado del suministro adecuado de oxígeno. Es muy frecuente al bucear o escalar una montaña, pero también se produce a veces al dar a luz si el bebé se queda sin oxígeno. Esto puede producirse por diversos motivos: alteraciones de las funciones de la placenta, si se ajusta el cordón umbilical alrededor del cuello, etc.

Síntomas:

Dolores de cabeza, fatiga, náusea, inestabilidad, y a veces incluso ataques y coma. La hipoxia severa induce una decoloración azul de la piel (las células sanguíneas desoxigenadas pierden su color rojo y se tornan color azul o rojo oscuro).

Tratamiento:

El pronóstico depende del grado de la lesión cerebral hipóxica, el cual se determina por el tiempo que el cerebro haya estado sin el suministro de oxígeno. La mayoría de los pacientes que tienen una recuperación completa experimentan un breve momento de inconciencia. Cuanto más tiempo permanezca el paciente inconsciente, mayor será la posibilidad de que se presente la muerte o la muerte cerebral y menor la probabilidad de una recuperación significativa.Las complicaciones de la hipoxia cerebral pueden ser: estado vegetativo prolongado, en el cual se pueden preservar las funciones vitales básicas como la respiración, la presión arterial, el ciclo de sueño-vigilia y la capacidad de abrir los ojos, pero el paciente no está consciente ni responde al ambiente. El tratamiento dependerá de la causa que haya motivado la falta de oxígeno. Lo principal es garantizar la reanimación cardiopulmonar.

Fuente:

Corangiosis placentaria como causa de mortalidad perinatal. Gallo, José Luis; Navarro, M; Martínez de la Ossa, R; Sotelo, R; Perales, E. Prog. diagn. trat. prenat. (Ed. impr.); 18(1): 37-40, ene.-mar. 2006. ilus Artigo Espanhol | IBECS (Espanha) | ID: ibc-054142

Fecha de actualización: 19-11-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×