Estoy embarazada y tengo miedo

Estoy embarazada y tengo miedo
comparte

Durante el embarazo es normal que tengas miedo e inquietudes por tu salud, la del bebé, su desarrollo o incluso por el parto. Lo mejor para superar tus miedos es estar bien informada, cuidarte y confiar en ti, seguro que todo va bien.

Desde el momento en que te enteras de que estás embarazada, hasta que nace tu bebé, serán muchas las emociones distintas que experimentarás, tanto buenas como malas, relacionadas con la gestación y el nacimiento del bebé. Por una parte, sentirás alegría, felicidad, emoción… y, por otra, tendrás que hacer frente a emociones menos positivas como inquietud, preocupación, nervios o miedo. Esto es algo normal que les ocurre a todas las embarazadas ya que tener un hijo es algo maravilloso, pero también asusta por todas las responsabilidades que acarrea.


Además, en el primer trimestre es normal tener cierto miedo por la posibilidad de sufrir un aborto espontáneo. Debes saber que la mayoría de los abortos se producen en las primeras semanas de gestación, a veces incluso sin llegar a saber que estás embarazada, y que se deben a malformaciones cromosómicas del feto que impiden su desarrollo. Por lo tanto, si estás ya de 8 semanas y una ecografía te ha confirmado que todo va bien y el corazón late, debes estar tranquila ya que lo más probable es que todo siga su curso normal. A medida que pasen las semanas el riesgo de aborto disminuye.

Estoy embarazada y tengo diabetes

Estoy embarazada y tengo diabetes

Como mujer debes estar al pendiente de tu salud antes de concebir un embarazo. Es muy importante, por ejemplo, que estés muy segura de que tus niveles de glucosa son adecuados porque si no tu bebé podría tener complicaciones de salud. Sin embargo, si tienes diabetes y estás embarazada no debes alarmarte, simplemente hay ciertos cuidados que debes llevar a cabo.

 


Pero no solo la posibilidad de sufrir un aborto da miedo, sino que seguro que antes de cada prueba y revisión sientes un poco de temor ante la idea de que algo vaya mal, sobre todo en pruebas tan importantes como la ecografía de las 12 y las 20 semanas. Debes estar lo más tranquila posible y pensar que todo va a ir bien ya que eso es lo más posible. Incluso si detectan algún problema, lo más probable es que desaparezca solo con el tiempo o que se pueda tratar sin crear grandes complicaciones. Las anomalías extrañas y las malformaciones graves son muy raras.


No obstante, para acabar con tus miedos, es importante que acudas a todas las pruebas y revisiones y que preguntes a tu ginecólogo o matrona todas las dudas que tengas para que no llegues a casa asustada por algo que ha comentado el médico y que puede no ser nada.


Además de los miedos causados por la preocupación del desarrollo del feto, es normal que, a medida que se acerque el final del embarazo, sientas miedo del parto, algo desconocido que causa dolor y que no sabes cómo va a transcurrir. Y es que es imposible saber a ciencia cierta cómo se va a desarrollar un parto, pero si el bebé está bien colocado, has tenido un buen embarazo y no presentas ningún problema, lo normal es que todo vaya de maravilla. Y si surge alguna complicación, confía en el equipo médico que seguro que sabrá solventarla sin riesgos para ti ni para tu bebé. En los países con un buen sistema sanitario es muy raro que haya problemas graves en el parto como la muerte del bebé o de la madre, por lo que no debes ni siquiera plantearte esta posibilidad. Si hace falta y algo va mal, te realizarán una cesárea para sacar al bebé y, aunque no sea lo que deseas de primeras, lo importante es que el bebé nazca bien.


Debes confiar en tu cuerpo y en tu capacidad de dar a luz y no asustarte por el dolor. Es cierto que las contracciones de parto duelen mucho, pero puedes prepararte para soportarlas de diversas maneras y, si llegado el momento no aguantas más, siempre puedes recurrir a la epidural para dejar de sentir ese dolor tan intenso. Actualmente la epidural se administra de tal manera que puedes sentir las piernas, moverlas e incluso notar las ganas de empujar para estar lo más activa posible en el parto. Pregunta a tu obstetra todas las dudas que tengas sobre el parto, sus fases, cuánto suele durar, la epidural, qué complicaciones pueden surgir… para que tengas todo claro. La información es la mejor arma para luchar contra el miedo.


Por otra parte, es importante que acudas a las clases de preparación al parto para que te enseñen cómo respirar y empujar y puedas resolver tus miedos e inquietudes con la matrona que imparte los cursos, además de compartirlos con otras mamás en tu misma situación. Los miedos compartidos son menos miedos.


Por último, puede que los miedos que sientes en estos meses tengan que más con el hecho de convertirte en madre y la responsabilidad que se te viene encima. Es cierto que tener un bebé implica muchas responsabilidades, no solo a nivel de cuidados (alimentarlo, bañarlo, dormirlo), sino también de educación. Criar a un niño para que sea un adulto responsable, feliz, amable, valiente… puede resultar muy complicado, pero es más sencillo de lo que parece. Las claves para una buena educación son, básicamente, dos: darle todo el amor del mundo y educarle con el ejemplo. Si tú eres responsable y feliz, tu hijo también lo será. No debes intentar ser un padre o madre perfecto, tan solo estar ahí para tu hijo y proporcionarle todo el amor y el apoyo del mundo.


Confía en tu capacidad para ser una buena madre y no te preocupes por lo que pasará cuando sea adolescente, debes ir paso a paso, resolviendo esos conflictos que surgen en la educación a medida que aparezcan. Seguro que lo haces mucho mejor de lo que piensas, y además no estás sola, cuentas con tu pareja, tus familiares o amigos para resolver tus dudas y dar lo mejor a tu pequeño.


Así que fuera esos miedos, confía en ti y disfruta del embarazo, seguro que todo irá genial.

 

TodoPapás ha desarrollado www.charlasmatronales.com, un completo programa de formación gratuito de preparación al parto y primeros días del bebé para ayudarte en esta nueva etapa que seguro esperas con emoción…y algo de vértigo. Un curso que va dirigido a embarazadas como tú, y que busca apoyar a todas y cada una de las futuras mamás para acompañaros durante el embarazo, pero, sobre todo, para prepararos para el parto y afrontar el cuidado de vuestros bebés en los primeros días.

 

 

 


Fuente:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×