Estoy embarazada y rechazo a mi marido

Estoy embarazada y rechazo a mi marido
comparte

Durante el embarazo es normal que te sientas diferente debido a los cambios hormonales, físicos y emocionales que se viven de manera tan intensa y tan rápida en estos meses. Por eso, no es raro encontrar mujeres que experimentan cierto rechazo hacia su marido y que no soportan estar mucho rato con él. No debes preocuparte pero sí hablarlo con él y buscar una solución para que esto no estropee vuestra relación.

El embarazo es una etapa maravillosa… casi siempre. Algunas mujeres sienten una revolución hormonal, física y emocional tan fuerte que les cambia por completo, haciendo que se conviertan en personas diferentes, siempre molestas e irritables ya que están cansadas, con náuseas, dolores y otras molestias. Esta irritación, generalmente, se paga con el marido ya que, en cierta forma, es el “culpable” de todo lo que le pasa. Rara vez se echa la culpa al bebé que crece dentro, el responsable de todos los males es el marido, quien además es quien suele estar más a mano. Por eso, no es raro ver cómo algunas mujeres embarazadas se enfadan más a menudo que antes del embarazo. Estos cambios de humor son normales y suelen ocurrir sobre todo al principio y al final del embarazo, aunque pueden darse durante toda la gestación o no aparecer en ningún momento.

 

Además de enfadarse con más facilidad o echarse a llorar sin ningún motivo, también es normal que las embarazadas se irriten ante comportamientos o gestos que antes les gustaban. Por ejemplo, es posible que hasta ahora nunca le hubiera molestado la forma de comer de su marido, y ahora la encuentre insoportable. Esto sucede porque todos los sentidos de la mujer están más alerta: distingue y le molestan olores en los que antes no reparaba, sonidos o gestos. Por eso, es frecuente que de repente la colonia de tu marido te huela fatal o que sus caricias te incomoden.

Síndrome de Alienación Parental

Síndrome de Alienación Parental

¡Mis hijos me odian!...“Llevaba tiempo proponiéndole a mi marido que nos separáramos ya que nuestra relación no funcionaba. Pero él nunca quiso aceptar la separación y amenazaba con quitarme a mis hijas. Al final, lo está consiguiendo, las niñas no quieren estar conmigo y he tenido que irme de casa porque no soportaba ver cómo me rechazaban”

 

También es habitual que la libido caiga, sobre todo en las primeras semanas de embarazo, y que por lo tanto no tengas ganas de hacer el amor con tu pareja. Las náuseas, el cansancio y el miedo a hacer daño al bebé o a sufrir un aborto te cortan y te hacen rechazar a tu marido, quien se siente feliz de vuestro embarazo y tiene ganas de hacer el amor contigo. Pero cuando se acerca todo feliz y sonriente para darte un beso, tú le apartas y le dices algo como “Déjame en paz que estoy muy cansada”. Eso hace que tu marido ponga una cara de pena total, pero aun así sigues sin ganas de que te toque, lo cual te frustra y te molesta ya que no quieres hacerle sufrir ni sentirte irritada a todas horas con él, pero no puedes evitarlo.

 

Como decíamos, es algo normal debido a los cambios hormonales, las molestias físicas y las sensaciones encontradas que experimentas en estos meses (miedo, alegría, angustia…), pero no debes permitir que se convierta en tu día a día sin hacer nada ya que puedes acabar provocando discusiones y enfados con tu marido. Para evitarlo, sigue estos consejos:

 

1- Habla con él claramente, con sinceridad y total confianza de lo que te pasa y lo que sientes. Aunque te dé vergüenza decirle lo que sientes en estos momentos hacia él, es mejor que se lo expliques y le hagas ver que tus sentimientos no han cambiado, simplemente estás atravesando una etapa complicada, pero todo pasará.

 

2- Procura reducir el estrés y la ansiedad de tu vida para estar más tranquila y relajada y que no te moleste todo. Habla con tu médico acerca de tu embarazo y resuelve todas tus dudas, lleva una vida tranquila y duerme lo suficiente, haz ejercicio para reducir el cortisol de tu sangre –la hormona del estrés- y aumentar las endorfinas –las hormonas de la felicidad.

 

3- Haz mindfulness o meditación, respira hondo y practica yoga para controlar tus impulsos y tus enfados y no pagar todos tus disgustos y problemas con tu pareja.

 

4- No te centres solo en el bebé y el embarazo, dedica tiempo a tu pareja y a pasar tiempo juntos sin hablar del bebé. Podéis salir a cenar, ir al cine o tener una cita romántica.

 

5- Si no te apetece mantener relaciones sexuales, no estás obligada pero recuerda que no es malo para el bebé y que incluso puede ser bueno para ti y ayudarte a sentir más relajada y más cerca de tu pareja. El segundo trimestre es un buen momento para el sexo en el embarazo, incluso hay mujeres que dicen tener mejores orgasmos, así que pruébalo. Además, el sexo no es solo la penetración, hay muchas otras cosas que se pueden hacer.

 

6- Si ya tenías problemas con tu marido antes del embarazo, puede que este no sea la causa de tus rechazos. Piensa bien en tus sentimientos hacia tu pareja, en si todavía le quieres o no y si te resulta atractivo. Puede que la causa de tus rechazos no sean los cambios hormonales del embarazo, sino un cambio más profundo en tus sentimientos que debas analizar para ver si debes seguir con él o no. El hecho de que estés embarazada no implica que tengas que seguir con alguien si no le quieres o si no se porta bien contigo, por ejemplo. Aunque para el bebé es bueno que sus padres estén juntos, es aún mejor que ambos sean felices y que el ambiente familiar no esté cargado de problemas y discusiones.


 

 


Fuente: Blott, Maggie (2008), Tu embarazo día a día, Ed. Cúpula

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar