Estoy embarazada y muy nerviosa ¿eso es malo?

Estoy embarazada y muy nerviosa ¿eso es malo?
comparte

Hasta ahora muchos de nosotros ya sabíamos que, si la mujer embarazada bebe alcohol o fuma, puede afectar negativamente a la salud del bebé que lleva en su vientre. Pero hoy en día, gracias a las últimas investigaciones, se sabe que la forma en que el bebé se desarrolla en la matriz depende mucho no solo de lo que su madre consuma, sino también del estado emocional que presenta durante el embarazo. Si te sientes desbordada o pasas un mal momento personal te preocupará sobremanera cómo puede afectar tu situación nerviosa y tu ansiedad al pequeño que tienes en tu interior. Lo peor es que además esto intensifica el estrés.
 

No te puedes perder ...

El concepto de estrés ha evolucionado en las últimas décadas. Actualmente se acepta que se trata de una respuesta automática de nuestro organismo para adaptarse a determinadas situaciones. Un nivel moderado de estrés es algo natural y adaptativo, pero cuando el estrés se mantiene en el tiempo con cierto grado de intensidad puede causar daño tanto a la salud física como mental.


Algunas situaciones de la vida pueden favorecer la aparición de estrés. En el caso del embarazo, hay algunos momentos que pueden ser fuente de preocupación para la madre, como las diferentes pruebas médicas a las que tiene que someterse y la espera de sus resultados, los temores por el parto, por la posibilidad de que el bebé sufra algún daño, por los cambios corporales, etc.


Las emociones tienen el poder de intervenir directamente en nuestra salud. Si estás embarazada y estás atravesando por un momento difícil emocionalmente, es probable que estés angustiada por cómo los nervios y el estrés pueden afectar a tu bebé, por lo que es indispensable que antes de sumar una preocupación más intentes buscar ayuda y soluciones para propiciar la calma.


Investigaciones médicas han estudiado cuáles son los efectos de los nervios y las emociones negativas durante el embarazo y han demostrado que el estrés crónico, la depresión y los nervios pueden traer efectos secundarios negativos durante la gestación.

Los nervios afectan al embarazo aumentando la posibilidad de parto prematuro. Esto se debe a que durante una crisis o episodio prolongado de nervios el organismo libera mayor cantidad de cortisol, sustancia responsable de activar el estrés en el organismo. El exceso de esta sustancia durante el embarazo también se relaciona con complicaciones en el parto y el bajo peso del bebé al nacer. Sin embargo, en los estudios la mayoría de las mujeres que tuvieron altos niveles de cortisol no presentaron parto prematuro.


La posibilidad de tener un aborto espontáneo también se ha relacionado con la manera en que afectan los nervios al embarazo. Se ha demostrado que cuando la mujer está en las primeras semanas de embarazo y atraviesa un momento difícil en su vida como la muerte de un familiar, aumentan las probabilidades de que sufra un aborto.


También afectan los nervios al embarazo ocasionando posibles problemas en el desarrollo intelectual del bebé. Todo lo que hacemos durante el embarazo puede incidir en la salud, desarrollo y capacidades futuras de nuestro hijo. Ya sabemos que el exceso de cortisol no es la excepción.


Los problemas emocionales y de conducta en el niño también pueden considerarse una manera de cómo afectan los nervios al embarazo. Investigaciones han demostrado que existe una relación estrecha entre tener un embarazo nervioso y los niños hiperactivos y con problemas de atención. Asimismo, se ha comprobado que cuando una madre tiene un embarazo tranquilo y saludable emocionalmente, el recién nacido duerme más horas y es menos irritable.


Sentirse estresada y nerviosa es muy común al principio del embarazo, sobre todo en mujeres primerizas. Sin embargo, cuando un evento mayor es desencadenante de un embarazo nervioso es recomendable comentárselo al especialista para que evalúe herramientas que ayuden a calmar la ansiedad y a disminuir el estado nervioso.


Si hablando con tu médico no has encontrado ayuda ni solución a tus nervios, entonces es recomendable que visites a un psicólogo o buques cualquier ayuda emocional. Desahogarte, hablar sobre cómo te sientes, expresar tus miedos, distraerte y enfrentar positivamente los momentos más difíciles es de gran ayuda para disipar los nervios y evitar que estos afecten a tu embarazo o la salud de tu bebé. 


Durante los nueve meses de embarazo son habituales los controles que se realizan a la madre y al feto: control del peso, la amniocentesis, ecografías, etc. Pero es por lo anterior que ahora los doctores empiezan a despertar una atención mayor sobre el nivel de estrés que presenta la mujer embarazada. Si la madre sufre de estrés o de ansiedad de manera continuada, puede predecir que en un futuro su hijo pueda sufrir de problemas como déficit de atención, hiperactividad, y tal vez también de problemas de conducta. Se ha visto que los niveles de la hormona del estrés cortisol, que prepara el cuerpo para confrontar lo que percibe como peligro, puede afectar tanto a la madre como al hijo. Así que te recomendamos hacer ejercicio, yoga, salir a pasear, y en algunos casos auditor con un psicólogo para que te ayuden a disminuir tu nerviosismo.


Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan "¿cómo saber el color de ojos de mi futuro bebé?" y la respuesta no es sencilla ya que el bebé será producto de la combinación al azar de los genes de los progenitores y su resultado no se sabrá hasta el nacimiento. Eso si, si se analizan los rasgos de los padres y más aún aquellos en los que coinciden es probable que el bebé también los herede.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>