El embarazo no siempre es mágico (no te sientas mal por sentirte así)

El embarazo no siempre es mágico (no te sientas mal por sentirte así)
comparte

Cuando ves anuncios de embarazadas o hablan de embarazos en las películas parece que todo es mágico y maravilloso: todas las embarazadas salen con una tripita monísima, son felices notando a su bebé dentro, están encantadas de la vida y todo les va bien. Sin embargo, la realidad no siempre es así.

En la vida, nada es totalmente maravilloso, y mucho menos el embarazo ya que son 9 meses llenos de cambios, dolores, molestias, inquietudes e incertidumbres. Y si bien es cierto que hay muchísimos momentos mágicos a lo largo de estos 9 meses, como notar su primera patada o verle su carita en una ecografía, también habrá otros momentos en los que estés harta y deseando que acabe.


Asimismo, no todo será tan bucólico ni mágico como lo pintan en las películas y series, la vida suele ser mucho más cruda.


1- Cariño, estoy embarazada


En las películas en el anuncio suele ser algo precioso y emocionante. La mujer compra una camiseta que pone “Vas a ser papá” o lo escribe con vaho en el baño o cualquier otra idea de este estilo. En la vida real, la mujer se levanta por la mañana temprano, hace pis en el palito y corre a enseñárselo al marido todavía dormido soltando gotitas de pis por todas partes.


2-  La ropa de maternidad


Las tripas de las películas suelen ser falsas y del tamaño que convenga a estilismo, con lo que ellas siempre van monísimas. En la vida real, aunque la ropa premamá ha mejorado mucho en los últimos años, al principio no se sabe si estás embarazada o gorda y, en las últimas semanas, te pongas lo que te pongas pareces una mesa camilla. Aprovecha los meses intermedios en los que al tripita es más bonita para lucirla.

No te puedes perder ...

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

¿Problemas de tiroides? Los cambios hormonales y ciertas enfermedades pueden dar lugar a desórdenes de la glándula tiroidea en el embarazo, que provocan graves complicaciones tanto para la madre como para el feto si no se lleva un control adecuado


3- Náuseas, vómitos, gases, acidez…


… y un largo etcétera de molestias y dolores, sin contar las contracciones finales, que harán que no te sientas nada feliz ni encantada de la vida. En esos casos, tu cara irradiará de todo menos belleza y alegría.


4- Comprar cositas para el bebé


En las pelis van a una súper tienda preciosa y arrasan con todo. En la vida real, pides prestado todo lo posible o que te lo regalen los amigos y familiares para gastarte lo menos que puedas. Además, si bien es cierto que es muy divertido comprar zapatitos, ropita o elegir la cuna, lo es menos el decidirse por la mejor silla para el coche o el sacaleches más rápido.


5- Preparando su habitación


Seguro que siempre has deseado estar con tu pareja en la luminosa y espaciosa habitación de tu bebé pintando las paredes de azul o rosa mientras os reís y os miráis con cara de embobados. En la vida real, suerte si tienes una habitación para tu hijo en la que puedas decorar mínimamente, pero estarás demasiado cansada para pintarla, sin contar con montar la cuna, el cambiador, la cómoda, lavar toda su ropa y ordenarla… ¡Puff!


6- Las ecografías


Sí, efectivamente ver su carita y saber el sexo de tu bebé es un momento maravilloso, pero seguro que eres incapaz de disfrutarlo ya que las ecografías de la semana 12 y 20 son cruciales para saber si todo va bien y el bebé no tiene ningún problema ni malformación, por lo que estarás tan nerviosa escuchando lo que dice el médico que no tendrás tiempo ni de ver su carita.


7- Llega la hora de decirlo al jefe…


Por muy agradables que sean tus jefes y responsables a la hora de aceptar que sus empeladas tengan niños (un derecho), siempre se teme el momento de decir a tus jefes que estás embarazada y te cogerás la baja en unos meses, por lo que tendrán que cubrir tu puesto mientras tanto.  


8- Restricciones alimentarias


No solo es que no puedas comer chorizo o carne cruda, son muchas las cosas que hay que tener en cuenta cuando estás embarazada, sobre todo si comes fuera de casa: no se pueden comer ahumados, ni patés, ni pescado crudo, ni ensaladas…  Vamos, que mejor no salgas a comer a un restaurante.


9- Depilarse y otros problemas de belleza


Las mujeres de la televisión siempre están guapas, hagan lo que hagan. Pero lo cierto es que en las últimas semanas de gestación no puedes cortarte las uñas de los pies ya que no llegas con la tripa, ni depilarte bien ciertas zonas ya que es imposible que te veas, con lo que no digamos pintarte las uñas de los pies.


10- Pataditas dolorosas


Las primeras patadas son mágicas, pero llega un momento que el hecho de que un bebé de más de 2 kilos no pare de moverse dentro de ti puede resultar doloroso. Te presiona en las costillas, te despierta por las noches y te aplasta la vejiga. Como tengas un bebé movidito, olvídate de descansar.


Recuerda que nada en esta vida es perfecto ni como nos lo enseñan en las películas, pero desde luego que puede ser maravilloso, al menos una parte.


Te puede interesar:
La combinación de nombres perfecta existe y es la que más gusta a los padres. La selección del nombre de un bebé es una tarea que en ocasiones puede ser dificil pero el resultado, sea el que sea, siempre será el que más guste a los padres.


Fecha de actualización: 10-07-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>