×
  • Buscar
Publicidad

Recuperación tras el parto con fórceps

Recuperación tras el parto con fórceps

Cuando el parto se prolonga demasiado y el bebé no consigue salir al exterior es necesaria la intervención médica para conseguir que el nacimiento termine lo más rápido y mejor posible. Cuando el niño ya se encuentra en la salida pélvica el método más empleado es el parto asistido con fórceps.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es y cuándo se utiliza el forceps en un parto?

 

El fórceps es un instrumento de obstetricia que consta de dos brazos metálicos articulados que finalizan en unas pinzas redondeadas con las que se engancha la cabeza del bebé para ayudarle a su expulsión. El médico introduce el fórceps en la vagina de la madre y con firmeza, pero sin emplear la fuerza, debe agarrar la cabeza del niño que gracias a las contracciones del útero materno y a los movimientos del doctor, nacerá.

El uso de este aparato se encuentra restringido a casos de urgencia que requieran el nacimiento inminente, cuando al cabo de las horas la madre no consigue terminar de expulsar al bebé, cuando hay agotamiento materno o cuando por problemas cardiacos no pueda hacer grandes esfuerzos.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Consecuencias y recuperación del parto con fórceps

 

El uso del fórceps no está exento de peligros y puede dañar a la madre, al bebé o a ambos. En los últimos años su uso se ha visto mermado porque muchos médicos prefieren realizar cesáreas para evitar posibles riesgos.

Los problemas causados por el uso de este instrumento no suelen ser duraderos si se emplea con conocimiento. Las contraindicaciones más frecuentes en las madres son los posibles desgarros en el cuello uterino, esfínter anal, perineo o en la vagina. También puede haber dificultades a la hora de orinar o en las relaciones sexuales.

Cuando se trata de un parto asistido siempre será necesario realizar una episiotomía, que consiste en una incisión de entre uno y tres centímetros para evitar desgarros mayores. Tras el parto es necesario dar puntos de sutura que tardarán varias semanas en cicatrizar. Aunque puede ocurrir en todos los partos, en los asistidos es más común que se produzca un desgarro alrededor de la episiotomía que dañe el esfínter anal, lo que puede provocar incontinencia fecal o flatulencias. Los partos prolongados también pueden provocar pérdidas de orina y molestias en los músculos de la zona.

Las molestias o problemas que sufra la madre irán desapareciendo durante el proceso de recuperación en el que será muy importante realizar ejercicios de suelo pélvico para fortalecer los músculos. Los masajes con aceite de rosa mosqueta o de almendras también ayudaran a dar mayor elasticidad al tejido cicatrizado.

En cuanto al recién nacido, puede presentar contusiones leves, hematomas o pequeños desgarros que suelen desaparecer a los pocos días. El riesgo de que sufra consecuencias más graves es bastante bajo si el fórceps se usa con cautela y en los casos en los que el niño se encuentra en la posición adecuada.

En los partos asistidos con fórceps es la madre la que tiene más probabilidades de sufrir algún tipo de daño, aunque en muy raras ocasiones de carácter permanente. 
 

¿Cómo puedo prepararme para un parto con fórceps?


Antes de que el profesional que está siguiendo tu parto te indique el uso de este aparato, podría probar otras formas de estimular el avance del trabajo de parto. Por ejemplo, podría ajustar la anestesia para que los pujos sean más eficaces. Para que las contracciones sean más intensas, otra opción puede ser la administración de un medicamento intravenoso, normalmente una versión sintética de la hormona oxitocina.

También puedes preguntar a tu profesional médico sobre el uso de otras alternativas al fórceps, como puede ser la ventosa o realizar una cesárea.

Si aún no te han administrado anestesia regional y el procedimiento no se practica por motivos de urgencia (como puede ser la disminución de la frecuencia cardíaca del bebé), es probable que el profesional de salud te administre una anestesia epidural o intradural. Un miembro del equipo médico te colocará un catéter con el que eliminarás la orina. El profesional de la salud también puede hacer una incisión en el tejido que se encuentra entre la vagina y el ano para facilitar el parto del bebé.

 

¿Qué puedo esperar cuando llegue a casa después de un parto con fórceps?


Si durante el parto con fórceps te han realizado una episiotomía o sufres un desgarro vaginal, la herida podría dolerte algunas semanas. Si tu desgarro es muy intenso puede que necesites más tiempo para curarte.

Piensa que estas molestias irán desapareciendo con el paso del tiempo. En cambio, si el dolor empeora, tienes fiebre o detectas algún signo de infección debes ponerte en contacto con tu médico.

Si no puedes tampoco controlar las deposiciones (incontinencia fetal), consulta a tu profesional de la salud.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.