Parto respetado

Parto respetado
comparte

Traer al bebé al mundo en unas condiciones dignas, en las que se respete el protagonismo de la madre y su capacidad para hacerlo son algunas de las pautas para llevar a cabo un parto respetado.

En 1994, en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, celebrada en El Cairo, es una de las primeras veces en que se habla de salud reproductiva. Este principio, hoy declarado un derecho humano, es definido por la Organización Mundial de la Salud como “un estado general de bienestar físico, mental y social, y no de mera ausencia de enfermedades o dolencias, en todos los aspectos relacionados con el sistema reproductivo y sus funciones y procesos”.


Es decir, se establece el derecho de las personas de decidir con libertad y autonomía sobre su vida reproductiva, sobre cómo y cuándo llevarla a cabo y sobre el acceso a información básica para poder decidir libremente y participar de forma activa en su propio bienestar.


Introducía, además, un concepto muy importante: “bienestar mental y social”, además del físico. Este matiz, en cambio, es un punto que en muchos países de Occidente aún está por ser conquistado. En este sentido, en 2004 nació la Semana Internacional del parto Respetado, celebrada este año 2016 entre el 16 y el 22 de mayo con el lema de este año: Mi decisión, mi cuerpo, mi bebé.

No te puedes perder ...

La 25ª semana de embarazo

La 25ª semana de embarazo

Tu bebé cada vez se parece más a un recién nacido y ya pesa cerca de 800 gramos. Mientras que él crece, tú cada vez te encuentras más pesada y menos ágil, ten cuidado con las posibles caídas; no uses zapatos de tacón alto ni hagas movimientos bruscos.


Pero ¿qué es un parto respetado? Como base y en pocas palabras un parto respetado es aquel que respeta el protagonismo de la madre en su propio parto y el equipo médico respeta su voz a la hora de elegir cómo traer al bebé al mundo.


Para concretar más, vamos a ver algunos derechos que tienes como madre para tener un parto respetado:


- Ser informada. Tienes derecho a conocer cualquier actuación relativa a tu salud. Cualquier técnica o procedimiento que se considere necesario para ti debe serte informado: una cesárea, una episiotomía...


- Decidir y dar o no consentimiento. Por tanto, cualquier procedimiento tiene que ser consentido previamente por ti después de haber sido informada debidamente. Esto sique el fundamento ético de que toda persona tiene derecho a decidir sobre su propio cuerpo y salud. Este consentimiento informado puede hacerse por escrito en procedimientos que puedan suponer un riesgo y puede ser revocado en cualquier momento.


- Elegir. Tienes derecho a optar, entre las opciones clínicas, por aquella que consideres oportuna. Ya sea la postura en la que prefieres dar a luz, deambular o estar tumbada en la cama, recibir o no la epidural…Lo único que limita esto es que la opción elegida no esté disponible (por ejemplo, si tú quieres dar a luz en agua, pero el hospital no cuenta con instalaciones para ello) y la buena praxis.


- Protección de tu dignidad. Tienes derecho a hacer prevalecer tu dignidad sobre el interés exclusivo de la sociedad o la ciencia. Es decir, si en tu parto están presentes residentes de matrona o de ginecología, o se aplican procedimientos para enseñar, debes autorizarlo previamente tú. Esto incluye aquellos centros que sean universitarios.


- Aceptar o rechazar un protocolo médico. El hecho de que exista un protocolo establecido de, por ejemplo, parto por cesárea para aquellos niños que nacen de nalgas, no limita que tú puedas pedir un procedimiento alternativo o sólo intentar la cesárea en caso de que no haya otra opción. La existencia de un protocolo no obliga al uso del mismo.


Te puede interesar:
"¿cómo saber la fecha de parto?" es una de las primeras preguntas que se hace la mujer cuando se entera que se ha quedado embarazada. Y es muy sencillo! Simplemente hay que añadir 280 días al primer día de su última regla.


Fecha de actualización: 17-05-2016

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>