×
  • Buscar
Publicidad

Parto con poco líquido amniótico

Parto con poco líquido amniótico

El líquido amniótico protege al bebé de golpearse o lastimarse cuando la futura mamá mueve su cuerpo y, además, le mantiene a una temperatura saludable. Asimismo, es este el que ayuda al bebé a moverse dentro del útero. Pero ¿qué pasa cuando hay poco líquido amniótico? ¿Cómo es un parto con poco líquido amniótico? ¿Qué consecuencias tiene?

Publicidad

Índice

 

Lo primero que debemos saber es qué es exactamente este líquido amniótico. El líquido amniótico se define como un líquido claro y ligeramente amarillento que rodea al bebé dentro del útero durante el embarazo y que está contenido en el saco amniótico. Mientras el bebé está en el útero flota en el líquido amniótico. La cantidad de líquido amniótico es mayor aproximadamente a las 34 semanas de gestación, cuando llega un promedio de 800 ml aproximadamente.
 

¿Qué pasa cuando hay muy poco líquido amniótico a la hora de dar a luz?

No te puedes perder ...

Y tambien:


Pues bien, si esto sucede en el parto podría pasar lo siguiente:

- si la cantidad de líquido es muy baja el feto podría estar comprimido dando lugar a deformaciones en algunos miembros como la nariz aplanada o la recesión del mentón

- es posible que los pulmones del feto no maduren con normalidad

 -también es probable que el feto no tolere el trabajo de parto, por lo que podría llegar a ser necesaria una cesárea

- es posible que el feto no crezca tanto

- el feto puede morir
 

¿Cuál es la cantidad normal de líquido amniótico en el embarazo?


La cantidad de líquido va aumentando en realidad a medida que el embarazo va avanzando y alcanzando a su vez su máximo de volumen entre 800 mililitros y un litro alrededor de las 32 y 36 semanas de gestación. Sin embargo, no todas las mujeres cuentan con el mismo volumen de líquido amniótico. De hecho, muchas pueden tener poco o bajo líquido amniótico. Eso significa que hay poco líquido alrededor del bebé en el útero durante el embarazo, o lo que es lo mismo en términos médicos, oligohidramnios, un volumen deficiente de líquido amniótico que se asocia a complicaciones maternas y fetales en medicina.
 

¿Qué causa la escasez de líquido amniótico?


En muchos casos, tal vez no pueda descubrirse la causa de la escasez de líquido amniótico, aunque las causas pueden incluir:

- un problema de salud como bien puede ser la presión arterial alta

- un problema con la placenta

- algunos medicamentos

- un problema con los riñones o el aparato urinario del bebé
 

¿Qué puedo hacer para aumentar el líquido amniótico?


Tener un bajo nivel de líquido amniótico significa que hay poco líquido alrededor del bebé en el útero durante el embarazo por lo que existe mayor probabilidad de que el feto pueda golpearse o lastimarse cuando la futura mamá se mueva. Sin embargo, hay forma de aumentarlo. ¿Quieres saber cómo?
 

1. Haz un estricto reposo.

2. Hidratación intravenosa.

3. Administración de antibióticos y otros medicamentos que posibiliten el aumento del líquido.

4. Toma de abundante líquido.

5. Consumo de verduras y frutas jugosas como el melón, la naranja o la mandarina.

¿Cómo sé yo si ya no tengo líquido amniótico?


Existen una serie de síntomas y signos de pérdida de líquido amniótico y son:

- la ropa interior se moja, pero el líquido no tiene ni olor ni color

- la ropa interior se moja más de una vez al día

- se produce una disminución de los movimientos del bebé en el útero cuando ya hubo una pérdida mayor de líquido
 

¿Cómo se trata el oligohidramnios?


Lo cierto es que cuando la futura mamá está cerca del final del embarazo es posible que no necesite tratamiento. Dependiendo, de hecho, de la causa del bajo nivel de líquido amniótico y de lo cerca que se esté del parto el médico en algún caso podría querer provocar o bien inducir el trabajo de parto e incluso es posible también que el médico pida a la futura mamá que beba más agua. También se le pueden dar líquidos a través de una aguja intravenosa en una vena y, además, el médico o ginecólogo probablemente la verá con más frecuencia que si de un embarazo completamente normal se tratara.

Es totalmente necesario, de hecho, un seguimiento frecuente y detallado de la evolución del bebé y de la cantidad de líquido amniótico y una forma también de minimizar sus riesgos es a través del reemplazo del líquido perdido con otro similar. Dicha transacción se conoce como amnioinfusión. Y tengamos en cuenta siempre que, cuando la salud del bebé o bien la de la madre estén en riesgo, lo más probable (y seguro) es que se trate de realizar el parto lo antes posible.
 

Una vez es expulsado el líquido amniótico ¿cuánto tiempo puede durar un bebé dentro del útero hasta ser expulsado?


En los casos más normales del embarazo no se debería tardar más de unas horas. Sin embargo, cabe destacar que, en algunas ocasiones, en donde aún se conserva una gran parte de líquido amniótico (y siempre dentro del hospital), la mujer puede esperar entre 48 horas y tres semanas antes de tener a su bebé.

Pero eso sí, una insuficiencia prolongada en la cantidad de líquido amniótico durante el embarazo puede causar algunos problemas en el desarrollo del bebé y, como no se suelen presentar demasiados síntomas, lo más importante es detectarlo cuanto antes y dar a luz antes de que la situación pueda complicarse. 


Fuente:

Johnson JM, Chauhan SP, Ennen CS, Niederhauser A, Magann EF (2007). «A comparison of 3 criteria of oligohydramnios in identifying peripartum complications: a secondary analysis». Am. J. Obstet. Gynecol. 197 (2): 207.e1-7; discussion 207.e7-8. PMID 17689653. doi:10.1016/j.ajog.2007.04.048.

Boyd, Roland L; Brian S Carter. «Polyhydramnios and Oligohydramnios». Infectious Diseases. eMedicine.com. 

Fecha de actualización: 04-10-2020

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.