Parto con anestesia

Parto con anestesia
comparte

La madre es quien elige cómo le gustaría dar a luz a su hijo y el método que prefiere para aliviar el dolor, por eso es importante que conozca las alternativas que le ofrece el hospital donde dará a luz, que le hablen de las ventajas e inconvenientes de cada opción y que la madre dé a conocer sus preferencias ya sea al ginecólogo o al hospital.

También se debe tener claro que, al final, la elección del método analgésico puede depender de factores como la fase del parto en la que se encuentre, la complejidad del mismo o cuál sea su umbral del dolor.


La anestesia permite un parto prácticamente indoloro, con la participación activa de la madre en el nacimiento del niño.

 

Anestesia epidural

 

¿Cómo funciona?


La epidural proporciona alivio constante en la parte inferior del cuerpo y a la vez permite que la madre se mantenga completamente consciente. Este tipo de anestesia disminuye sensaciones, pero no las bloquea por completo.


La anestesia epidural se administra a través de un catéter, un tubo muy delgado, flexible y hueco que se inserta en el espacio epidural que está justo fuera de la membrana que rodea la espina dorsal y el fluido espinal.

 

¿Cómo la aplican?

En primer lugar, la ginecóloga tendrá que asegurarse de que la futura mamá ha alcanzado una dilatación de 2 centímetros. Para su aplicación, es preciso estar sentada o acostada de lado, con la espalda arqueada y la cabeza inclinada hacia delante. A continuación, el anestesista realiza la punción para introducir la aguja epidural que permitirá la colocación del catéter epidural. Sólo sentirás un pinchazo. El catéter epidural, que es flexible y muy fino, se sitúa en la zona lumbar en el espacio que hay entre la segunda y la tercera vértebra.

Consecuencias del parto con ventosa

Consecuencias del parto con ventosa

La mejor manera de que el bebé venga al mundo es por vía vaginal y sin instrumentos de por medio, pero en algunas ocasiones, y cuando los médicos lo consideran estrictamente necesario, el uso de la ventosa obstétrica es necesaria para facilitar el parto


Después, se saca la aguja y el catéter epidural queda dentro para permitir que la anestesia pueda ser bombeada en su justa medida. Empieza a hacer efecto en un par de minutos. Su efecto completo dura entre 15 minutos y 2 horas dependiendo de la dosis administrada. La cantidad de medicación se regula según las necesidades de la mujer a medida que progresa el parto.

 

Primero se administrará una "dosis de prueba" de la medicación para asegurarse de que la epidural se ha colocado correctamente y, si no hay problemas, te suministrarán la dosis completa. 


Una vez inyectada la epidural, se monitoreará constantemente el ritmo cardiaco del bebé. También controlarán la tensión arterial de la madre, aproximadamente cada cinco minutos durante un rato, para asegurarse de que no esté causando efectos adversos. 

En general, la medicación administrada por la epidural es una combinación de anestesia local y narcótico. La anestesia local bloquea las sensaciones de dolor, tacto, movimiento y temperatura, y el narcótico calma el dolor sin afectar la capacidad de mover las piernas. Empleados de forma conjunta, proporcionan un buen alivio del dolor con menos pérdida de sensación en las piernas y con una dosis total menor que la que necesitarías si se empleara solo uno de los dos medicamentos. 

 

Ventajas de la epidural


- No afecta las facultades mentales de la madre, ella estará consciente durante todo el parto


- La madre sentirá las contracciones en forma de presión o tensión muscular y un adormecimiento ligero en piernas y nalgas, pero no perderá su movilidad. 


- Mejora el suministro de oxígeno al bebé. 

- Elimina el esfuerzo que debe realizar el corazón durante el trabajo de parto y permite respirar con facilidad.

 

Desventajas o riesgos de la epidural


- Bajada de la presión arterial. Para evitarlo, la madre deberá estar bien hidratada con suero. 


- Pérdida de la capacidad para pujar; la monitorización durante el parto permite al ginecólogo avisar a la madre de la llegada de una contracción para que puje. 


Dolores de cabeza, que suelen manifestarse cuando la aguja pasa del espacio epidural al intradural y pueden durar hasta una semana.

- Pérdida de sensibilidad en la vejiga. Si aparece dificultad temporal para orinar, se puede colocar una sonda. 


- Escalofríos, que se llegan a sentir durante el trabajo de parto y después del mismo. 


- Dolores en la zona de la punción debido a que la aguja atraviesa varias capas de músculo.

 

¿Puede la epidural afectar al bebé?


Los estudios más recientes indican que la epidural no tiene un efecto negativo en el recién nacido (esto de acuerdo al puntaje de APGAR, la cual es una evaluación que se le hace a los recién nacidos inmediatamente después del parto). 


De hecho, algunas investigaciones muestran que los bebés a cuyas madres se les administró la anestesia epidural tuvieron una mejor puntuación en el examen APGAR que los bebés cuyas mamás experimentaron partos prolongados sin la ayuda del epidural. 
 

Otros medicamentos para aliviar el dolor durante el parto


La epidural no es la única medicación que puede ayudar a la mujer a controlar el dolor y la tensión durante el trabajo de parto. Otros son:


- Bloqueo espinal: se inyecta en la parte lumbar de la columna a través de un catéter, permite aliviar el dolor, aunque sólo dura 2 horas como máximo. 


- Combinación de bloqueo espinal y anestesia epidural que ofrece un alivio más rápido del dolor y puede continuarse durante el parto. 


- El bloqueo nervioso: una inyección que insensibiliza ciertas áreas del cuerpo (vagina o el perineo). 


- Analgésicos por vía endovenosa o mediante una inyección. 


 

 


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Redacción: Edgar Corona

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×